martes, 5 de enero de 2021

PRM 2020: GANADORES DE PREMIOS ESPECÍFICOS

Hace ya unos días de la publicación de los nominados a los PRM 2020, los premios que dan reconocimiento a lo mejor que ha pasado por El BloJ en ese año. En esta entrada publicamos los ganadores de todos los premios de categorías específicas, es decir, los premios menores pero igualmente importantes. Tendréis que esperar hasta la siguiente entrada para saber qué juegos se llevan los premios gordos: el GOTY 2020 (premio al mejor juego lanzado en 2020) y el GOTY EL BLOJ (premio al mejor juego que he jugado en 2020).


Sin más, aquí están los ganadores de los premios específicos.





Hablar de acción en 2020 es hablar de Doom Eternal. Un juego capaz de dejarte temblando por la descarga de adrenalina que supone superar cada uno de sus frenéticos niveles profundamente bien diseñados. Esos momentos de recogida de coleccionables y pequeños puzles plataformeros no son más que la parada necesaria para llegar con todavía más oxígeno a la siguiente reyerta. Obtuso y loco en el primer vistazo, tremendamente profundo y estratégico cuando te pones a los mandos. Doom Eternal no sólo es el mejor juego de acción de 2020, probablemente sea el mejor juego de acción de todos los tiempos.


Danganronpa V3 es más que una historia, es directamente un legado para la propia saga. El juego más valiente de la franquicia que mira a los ojos de sus jugadores y fans. V3 consigue, de nuevo con un reparto difícil de mejorar y repitiendo estructura jugable, mostrar todas las razones por las que Danganronpa es una de mis series de videojuegos favoritas.


Es curioso que los juegos multijugador siempre aparezcan en los PRM a pesar de que no me guste jugar online. De cuantos he jugado este año, tengo claro que Call of Duty: Warzone se lleva la palma. Una mejora sustancial del battle royale, y a día de hoy el juego que más me gusta jugar con amigos. Da igual lo manco que sea, me sigue viniendo el mono de vez en cuando. Tengo la sensación de que no va a ser la versión final de esta fórmula, pero tengo claro que no hay otro que lo haga hoy en día mejor.


Premiar la originalidad de un juego es cada vez más valioso, sobre todo cuando sale una tonelada de ellos cada día. Es por esto que, un juego donde manejas a un ganso que se dedica a hacer perrerías a los molestos y ruidosos humanos encaja perfectamente con la definición de lo que buscamos como un juego original. Untitled Goose Game de alguna manera profundiza en un género dentro de los videojuegos que no está nada explotado, el de la comedia, y lo hace con una naturalidad tan pasmosa que su escasa duración no es impedimento para recordarlo durante meses con una sonrisa.


No esperaba que Halo 3 fuera a tener un calado tan profundo en mí. El salto que se da desde los anteriores es tan grande que ni siquiera me importó haber llegado a él en las peores condiciones posibles. Esto es, llegando en PC con la Master Chief Collection donde tanto el primero como el segundo tenían un rebozado gráfico que hacía que llegar a Halo 3 suponga llegar a un juego técnicamente inferior. Bungie consigue que su tercera parte sea eterna gracias a dar con la tecla en términos de narrativa y sobre todo presentación. Sin duda, el mejor Halo hasta la fecha.


Streets of Rage 4 es un juego tan infravalorado que hasta yo mismo tengo la sensación de no estar valorándolo suficiente al dejarlo fuera de los candidatos a juego del año. Para aquellos que tenemos la trilogía de Mega Drive como las mejores entregas de un beat 'em up que se han hecho, Streets of Rage 4 no pueden ser mejores noticias, pero incluso aquellos que llegan a él sin saber nada encontrarán un adictivo juego del que es difícil desengancharse


Slay the Spire merece este reconocimiento, no por hora echadas, ya que hay alguno entre los nominados que lo supera con creces, sino por conseguir que vuelva a él en incontables ocasiones. Es el juego que más veces he reinstalado en este año, y también es el único juego que me ha hecho estar tan enganchado como para ponerme a bajarme a las 4 de la mañana en la cama, sucedáneos de juegos para móvil que intentaban imitar, sin éxito, la refinada y adictiva fórmula de este juego.


Sí, Superliminal no deja de ser un juego que bebe de los puzles en primera persona a lo Portal. Hay ya unos cuantos así y lo cierto es que han ido perdiendo fuerza, pero éste tiene algo distinto. El que tenga más calado o no dependerá de cómo lo enfoques tú mismo, porque su filosofía casi de taza de Mr. Wonderful puede incluso jugar en su contra, pero si conecta contigo, recordarás esos momentos con Superliminal de la manera más bonita posible.


Año tremendo para el que considero uno de los premios más importantes. Doom Eternal consigue alzarse con el premio gracias a hacerte sentir, en un género tan rígido como son los FPS, un verdadero asesino de demonios con un arsenal del que absolutamente nada sobra. Todas y cada una de sus armas son idóneas para las distintas estrategias que forman al jugador experto de Doom Eternal, y se integran de una manera tan sencilla y vistosa que si no has entrado en su juego es porque no has querido. Por si fuera colmo, al doble salto se le une un doble dash. No sabías cómo vivías sin el primero, tampoco sabrás cómo hacerlo sin el segundo.


Que Danganronpa V3 se lleve el premio a la mejor aventura es pista suficiente para saber quién se iba a llevar la mejor historia. Lo cierto es que este año no he jugado a juegos con un fuerte componente al respecto, pero estoy convencido de que, de haberlas, tampoco se hubieran acercado al gigante que es Danganronpa V3 y sobre todo su final. Un juego que hace el más difícil todavía, sorprendiendo incluso a aquellos que íbamos con todas las señales de alerta encendidas. Un reparto a la altura de la saga redondea un juego que merece la pena ya sólo por su historia.


Si hay un juego que este año ha hecho avanzar a su propio género en términos de narrativa, ése ha sido Hades. Han habido intentos previos, muy dignos sin duda, pero este culebrón de media tarde en el inframundo ha sentado unos estándares que harán que los niveles de calidad de lo que veamos a partir de ahora van a estar bastante elevados. No es el qué, es el cómo.


Zagreo tiene buena culpa de por qué Hades sea tan bueno, y de por qué querrás llegar al centenar de horas en lugar de dejarlo en las veinte que ofrece de primeras. Zagreo es un fanfarrón de cuidado, con un enorme atractivo, y que gracias a un enorme reparto también de compañeros de obra se alza como el mejor protagonista posible para un juego así. Descarado y chulesco, aporta las gotas suficientes de comedia como para que este juego no sea una experiencia aburridamente violenta sin motivo.


Monokuma, nuevamente, gana su título a mejor antagonista por Danganronpa V3. ¿Qué esperabais? Es el maldito Monokuma, el antagonista de libro que se lleva de calle este título al cual quizá debamos cambiar el nombre a "Mejor Monokuma". La definición de antagonista en su máximo esplendor, que ni siquiera necesita estar en la mejor de sus formas como ocurre en la tercera entrega, para ganar el premio sin despeinarse. Uno más para Monokuma.


Pueden venir mil gansos, trescientas paradojas y siete mil giros argumentales que ningún juego ha logrado lo que ha conseguido Microsoft Flight Simulator: que veas tu casa reflejada en la pantalla. Bueno, todo esto hablando en términos del humano medio, porque si vives en un edificio representativo de alguna ciudad conocida quizá esta sensación para ti no ha sido la misma. Ni siquiera necesitas fotogrametría, ver un bloque con la forma que da a tu calle a escala real, es suficiente como para erizarte el cabello y sentir que los videojuegos han dado un paso más allá.


Si de potencia gráfica estamos hablando, Assassin's Creed Odyssey en PC se ve como un juego de la siguiente generación. Puede que su trabajo en los NPC no sea tan allá, pero el mapeado demuestra una potencia gráfica de las de frotarse los ojos. Una pena que todo quede tan pegado y tan poco carismático, pero al referirnos a potencia bruta, Odyssey se lleva todos los laureles.


Uno de los campos donde más brilla Hades, uno de los juegos del año. No es sólo esa pasión por el detalle enfermiza en cada uno de sus cuatro mundos, es también cómo ello conecta con los códigos de diseño de los personajes, los cuales ya de por sí emanan carisma y belleza por los cuatro costados. Tan simple como que si tuviera que comprarme un libro de arte de algún juego, iría de cabeza a Hades.


Vale que hay muy dignos competidores en esta categoría, pero el mero hecho de centrar su aventura en una parte tan concreta de la Moravia checa, y haberla ambientado casi a escala utilizando las rutas reales de senderismo junto a sus lugares más significativos, hacen que de esta suma de factores de juego de nicho salga la principal razón por la que deberías darle la oportunidad a este Someday You'll Return. Todavía recuerdo los parajes y sensaciones al caminar por sus senderos, tan relajantes como inquietantes.


Una cosa es que no me haya gustado demasiado Final Fantasy IX, y otra que esté sordo y no sepa valorar que Nobuo Uematsu compuso una de sus mejores bandas sonoras. De lo bueno, lo mejor. Perfectamente acorde con el empujón de nostalgia y el egocentrismo justificado de Final Fantasy IX, una banda sonora más ambiental que presencial, que me ayudó a pasar por el a veces mal trago que fue para mí una de las obras más queridas de Square.


El resto de nominados tienen un cuatrillón más de sonidos, pero Lonely Mountains: Downhill se asegura de que los pocos que tiene sean certeros como pocos. Las sensaciones auditivas de este juego van más allá de que te guste más su sonido o no, y acaban siendo tan increíbles que ni siquiera uno anhela una banda sonora. El apartado sonoro brilla como en ningún otro juego gracias a, como dije en su análisis, la mejor banda sonora posible para este juego: ninguna.

4 comentarios :

  1. Ojo cuidao ese empate entre Hades y Danganropa 3 👀

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bastante repartido todo!
      Mañana los GOTY, a ver si se desempata por algún lado ^^.
      Gracias por comentar Chato <3.

      Eliminar
  2. Buah todo el mundo tirandole rosas al Danganronpa, al final me lo voy a tener que jugar, porque aunque me encanta Hades, le echado ya un porrón de horas...

    Un saludo ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente sí. A mí en concreto las visual novels ni fu ni fa, pero los Danganronpa, más allá de que no son visual novels clásicas como tal, es casi una religión xD

      Eliminar