lunes, 3 de diciembre de 2018

Naissancee

Caminando por los oscuros pasajes de tu alma, una luz distante ilumina tu camino que te llevará a un destino predeterminado. No importa lo que hagas o donde vayas, las redes de la telaraña que ya se ha tejido no pueden modificarse. Acepta tu camino, disfrútalo y siéntete parte del cosmos como un elemento más, con la insignificancia como meta pero la singularidad de tu persona por bandera. La hormiga que se deja vencer para proteger a la reina. El sonido de una gota de agua al impactar en un océano. Madre mía qué puto asco me estoy dando.



Bienvenido a la pretenciosidad extrema. Bienvenidos a uno de los peores walking simulators que jamás he jugado, y he jugado a más de un juego "existencialista" y "abierto" como pudieron ser Niko Through the Dream -buen juego- o Kairo -mucho más parecido a este Naissancee-. Walking simulators con un montón de metáforas para la libre interpretación de lo que va saliendo en pantalla. Un cuadro abstracto que en Naissancee dura unas tres horas y que se hace especialmente insufrible.


Insufrible... ¿por qué? Como digo, Naissancee no es tan diferente de un juego como Kairo, al cual incluso llegué a aprobar. El problema radica en su jugabilidad. Sí, sí, jugabilidad en un walking simulator. Preparaos para ver escenarios oscurísimos y enormes por donde merodearás sin tener claro el camino. La salida de esos laberintos no suele estar en el sitio más obvio, y ten por seguro que la oscuridad te acompañará todo el camino. Recorrerás desiertos gigantescos, estructuras poligonales aburridas donde de una punta a otra tardarás varios minutos. A esto se le une una extraña mecánica donde al correr tendremos que sincronizar la respiración para no cansarnos haciendo click rítmicamente. Enhorabuena Naissancee, tienes el honor de haber hecho un walking simulator incómodo.

Esto es lo que te espera en Naissancee

El juego tiene partes de plataformas, incluso de speedrun donde se requiere cierta habilidad. Todo esto es anecdótico y queda solapado por varias capas inesquivables de pretenciosidad infumable. Por supuesto, no esperes que se te dé explicación a todo lo que va sucediendo.

El desierto, la única nota de color

Tolero la pretenciosidad. Bueno, no, pero me he topado con ella varias veces y he sabido lidiar con ella. El verdadero problema de Naissancee es su pasión por perderte en escenarios abrumadoramente grandes, oscuros hasta el insulto, donde es muy fácil pegarse una caminata para comprobar que no hay absolutamente nada. Probablemente sea el peor juego que he jugado del género.


No hay comentarios :

Publicar un comentario