SLIDER

martes, 26 de octubre de 2021

THE FALL

Thriller sci-fi indie en una aventura gráfica camuflada.




Desarrollado por Over the Moon y lanzado en 2014, The Fall es uno de esos juegos independientes con cierto renombre. Quizá por esto esperaba algo más de un título que me dio alegrías puntuales en chispazos de creatividad y poco más. Uno de esos juegos donde la premisa brilla más que la ejecución, y donde cuestiones como la ambientación y el diseño quedan por encima de una jugabilidad mejorable.


El estudio canadiense, al cual sólo le conocemos esta creación y su secuela de 2017, nos propone un thriller sci-fi donde encarnamos a una IA unida a un traje que protege a un humano que habita dentro y que no presenta consciencia tras un grave accidente. Así, con un menú que nos recuerda las directrices básicas de la IA, tendremos que buscar como objetivo constante el llegar a un centro médico donde puedan tratarle antes de que fallezca. Nuestro traje, y por ende la IA, tiene asignadas una serie de habilidades especiales que nos permitirán avanzar por un mundo hostil que ofrecerá algunos enfrentamientos directos con armas y algunas fases de plataformas, pero que se centra sobre todo en la aventura gráfica con un giro a la hora de presentar su exploración e inventario.



Estas habilidades mencionadas vienen bloqueadas de serie, y es en su desbloqueo cuando el juego brilla en creatividad. Básicamente la IA que controlamos intenta forzar situaciones para que se cumplan sus directrices y entonces el traje pueda desbloquear esas habilidades. Por ejemplo, podemos forzar una situación peligrosa para el traje que le obligue a entrar en conflicto con sus directrices de salvaguardar la vida del humano en todo momento, de manera que desbloquee la habilidad que le permita salvar su vida. Esta búsqueda de cómo ir desbloqueando las habilidades no se presenta como una estructura libre, y no deja de ser parte del desarrollo lineal de la historia, pero se ve como algo totalmente fresco el hecho de estar buscando objetivos contradictorios que activen partes especiales del traje.


Y todo esto se desarrolla, como digo, bajo una capa profunda de aventura gráfica, y es aquí, al bucear en su parte jugable, cuando nos damos de bruces con una propuesta demasiado incómoda para el jugador, que se verá sumido en una interfaz poco amigable y donde la exploración a lo largo de unos niveles tan oscuros y empobrecidos acaba por resultar poco atractiva. Tampoco ayuda el hecho de que los niveles son demasiado grandes, y la movilidad del personaje dista mucho de ser fluida. A veces nos vemos atascados por culpa de no saber dónde ir, en un juego que nos permite retroceder demasiado a zonas que ya no tienen interés alguno de cara al puzle al que nos estemos enfrentando, y que sí o sí habría que haber cerrado desde el concepto básico del lenguaje del videojuego. Las partes de acción, por su parte, son casi anecdóticas y prácticamente le sobran, pero son un buen cambio de ritmo que nos saca de lo plomizo que se vuelve a veces el juego.



The Fall es un juego irregular, con buenas ideas pero pobres ejecuciones. Un escenario más acotado, una interfaz más amigable y una movilidad y exploración más concreta hubieran ayudado a un juego que tiene chispazos muy plausibles, pero que no compensan todos los demás problemas de jugabilidad asociados.


2 comentarios :

  1. Todo el juego es así de negro? No oscuro, no... Negro!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Incluso más, y si lo juegas en una OLED ya ni te cuento lo que sacas de aquí.

      Eliminar