SLIDER

sábado, 23 de octubre de 2021

STICK IT TO THE MAN!

Mano loca: el videojuego.




Tengo pocas dudas de que Stick It to the Man! es un juego que le hubiera gustado firmar al propio Tim Schafer, y sé que esto son palabras mayores. Bajo una capa de humor absurdo y con una jugabilidad que coquetea con las plataformas pero que no deja de ser una aventura gráfica sin point & click, el juego de Zoink Games (Zombie Vikings, Flipping Death) bien podría haber sido un spin off en 2D de Psychonauts. Lecturas de mente, diálogos tremendamente inspirados, puzles que se resuelven desde el absurdo y una actuación de voz portentosa capaz de sacarte una carcajada por sí misma. Stick It to the Man! se queda incluso corto como juego independiente tal y como lo conocemos.




Lo cierto es que nos hemos ventilado el análisis en tan sólo un párrafo, pero si os fijáis estamos hablando del envoltorio, que en este caso pesa más que todo lo demás. No nos engañemos, la motivación para jugar a Stick It to the Man pasa por ver el siguiente diálogo desternillante o la siguiente resolución loca de un puzle, pero su componente jugable acaba penalizando un poco la experiencia final. Es como que Zoink Games se vio en determinado momento obligada a recordarnos que esto es un videojuego y no una película de animación inspirada, y por ello fuerza algunas partes bastante mejorables donde tendremos que escapar de unos guardias que nos matarán al primer contacto forzando a reiniciar el checkpoint. Estas partes llevan intrínseca una jugabilidad bastante deficiente, y aunque no son tan complicadas como para arruinarnos el juego, sí que nos harán resoplar cada vez que nos enfrentemos a una de estas.


En lo demás, estamos ante un juego muy amigable que presenta un original mapa donde se van marcando todos nuestros objetivos potenciales. El núcleo del juego pasa por ir recogiendo pegatinas -a efectos prácticos, objetos del inventario- que iremos pegando con nuestra mano loca a los diversos personajes y objetos para propiciar los acontecimientos. Si bien la resolución de los puzles pasa por lo absurdo en la inmensa mayoría de los casos, el hecho de tener marcados los objetivos y el tener inventarios muy reducidos y zonas relativamente acotadas hace que lo de "probar todo con todo" sea una cuestión de segundos que no resiente el ritmo a lo largo de las en torno a cinco horas de juego. En cuanto a la mano loca, no deja de ser algo anecdótico que lo único que hace es sustituir el clásico puntero de este tipo de juegos. Para que nos entendamos, una aventura gráfica de mando, pero que ni es aventura gráfica, ni es juego de plataformas. Stick It to the Man acaba siendo un juego agénero pero que a la misma vez tampoco es lo suficientemente original en lo jugable como para decir que sienta las bases de algo nuevo.



Desde su lanzamiento en 2013 ha pasado casi una década y sigue sintiéndose como algo fresco. No tiene pinta de que eso cambie. Mucha personalidad en diseño y ejecución y mis expectativas superadas en todo momento. Aunque algunas partes jugables juegan en su contra, tengo dudas de cómo se puede mejorar en todos esos aspectos donde brilla. Habrá que echarle pronto el guante a Flipping Death visto lo visto.




No hay comentarios :

Publicar un comentario