viernes, 7 de diciembre de 2018

Dead Effect

Un port de uno de los juegos de móviles más populares. Veamos qué tal le ha ido el salto a la gran pantalla.



Cuando empecé Dead Effect no podía creer lo que estaba viendo, un juego que parecía copiar el inicio de Unreal aunque pronto se destapaba como un festival de muerte y destrucción. Pronto Doom aparecía por mi cabeza mientras mataba oleadas de zombies que venían a por mí. Así que cuando terminé mi primera tanda me asomé a ver qué se opinaba del juego y descubrí con pavor que tenía muchas críticas. "Un juego con malos gráficos", "el sistema de desbloqueo de objetos no tiene sentido al dar el paso al PC", "una decepción de juego". No lo entendía en absoluto, y a día de hoy puedo llegar a entender algunas cosas pero desde luego mis sensaciones son diametralmente opuestas.

Porque sí, es un juego soso, eso he de reconocérselo. Estamos ante sucesiones de habitaciones infestadas de zombies que debemos aniquilar con una de las tres armas equipables: una pistola, un arma pesada que elijamos -escopeta, rifle de asalto, gatling...- y una especie de guantelete eléctrico capaz de freír la cabeza de quien esté delante. No hay más en Dead Effect y en ese sentido se le nota de donde viene. Más allá de desbloquear los logros y mejorar armas no hay grandes motivos de jugar una vez has terminado la campaña. Eso sí, diversos modos de supervivencia te esperan alargando más la vida del título.


Donde patino más es en los gráficos, criticados en esta versión de PC. No sé si es que tengo la suerte de no detectar lo que son "buenos gráficos" pero a mí me parece que Dead Effect va sobrado en este aspecto. Lo único que eché en falta fue un poco más de variedad de escenarios, pero por lo demás muy bien. Es más, no descubrí que era un port de un juego para móviles hasta que salí a ver las opiniones de la gente, por lo que habla mucho de lo bien que luce. Así que si encima sabes que es un port, a mí el trabajo visual me parece de mención. Lo que no luce tan bien son los menus e interfaz, que contrastan directamente con el buen hacer del juego.


De verdad que a veces no entiendo qué espera la gente. El mero hecho de que tengamos en PC un port ya es como para celebrarlo, y repito que no he visto carencias jugables ni visuales tras mis más de 10 horas jugadas. Más allá de la sosez Dead Effect hasta se preocupa de dar una historia que le otorga más cuerpo. Quizá es que me he levantado poco exigente.


No os equivoquéis, Dead Effect es un juego de 6 y es muy difícil que pase de ahí. Probablemente tendría más puntuación como juego de móvil, pero vaya, no creo que sorprenda si digo que no es la octava maravilla del mundo.


No hay comentarios :

Publicar un comentario