lunes, 24 de junio de 2019

TITANFALL 2

Brillante, aunque puede que haya llegado un poco tarde a él.



Si echáis un vistazo a los PRM 2016, en la categoría de "peor juego que no he jugado", encontraréis una medalla de bronce para Titanfall 2. Es lo que tiene cuando metes una categoría de puros prejuicios, y ya en su día muchos me avisaron de que estaba cometiendo un error. Por aquél entonces el lanzamiento de Titanfall 2 fue bastante malo, pasando de un juego AAA a un juego totalmente prescindible que podías encontrar bien barato a las dos semanas de su lanzamiento.

No he jugado a Titanfall porque no me gustan, casi nunca, los juegos online, y decidí casi obviar la existencia de Titanfall 2. Ha sido gracias a Origin Access que me he animado a jugarlo y, tal y como me avisabais es un juego que recomendaría a todo el mundo. Primero, lo que menos me gusta en general, tiene un online fascinante que jugué durante unas muy pocas tres horas. La movilidad es parte fundamental, y la respuesta de los controles es perfecta hasta el punto de que veo ahora juegos como Dying Light algo más toscos de lo que son.


"Si Apex Legends sirve para que alguien descubra Titanfall 2 bienvenido sea". También he leído muchas veces eso, y de nuevo hago pleno hasta el punto de que haber jugado Titanfall 2 me ha hecho bajar un poco la consideración que tenía por Apex Legends, o mejor dicho, pongo en duda la cantidad de trabajo que han hecho con el título gratuito de Respawn. Apex Legends es un juego redondo, y es sin duda la mejor versión a día de hoy de un battle royale, pero la cantidad de años que me parecía que tenía en desarrollo ahora me parecen menores y es que cada habilidad, cada movimiento y cada "sensación" no es más que un copia-pega de este Titanfall 2. Durante mi modo historia pude comprobar como cada uno de los poderes y características de las leyendas iban apareciendo en pantalla, bien en forma de arma, bien en forma de soldado enemigo o bien en forma de ataque de tu titán. Repito: Apex Legends me sigue pareciendo un juego muy bien hecho, pero tengo todavía más la sensación de ser una suma de recortes de Titanfall 2 junto a los recortes de lo mejor de cada battle royale en el mercado.


"La mejor campaña que existe". Era difícil llegar a tales expectativas, la verdad, pero sí que podría decir que es "una de las mejores campañas que he jugado". No me ha dado para tanto como al resto, lo siento, pero entiendo el fanatismo. Primero, porque es tremendamente divertido meterse en su mecánica arcade que convierte Titanfall 2 en un juego casi de plataformas -hay niveles enteros de pura habilidad en saltos- que combina los FPS con el Príncipe de Persia. Pararse a admirar los preciosos paisajes que nos acompañan debería estar multado, y es que no nos importa que el juego dure 5 o 6 horas, lo que nos importa en este FPS speedrun es aprovechar al máximo sus carreras por las paredes y su generoso doble salto, y no, no hablamos de un juego que delimita plataformas y FPS, hablamos de un juego que lo junta todo hasta el punto de que alcanza su cenit cuando te dedicas a correr por las paredes para ser inalcanzable de cara a los enemigos.

Tanto el diseño de niveles como las partes de pura plataforma juegan a favor de la enorme movilidad

Muy pocas cosas malas que señalar sobre Titanfall, salvo quizá el exceso de armamento que se traduce no sólo en cantidad de armas, sino en arsenal de titanes. Prácticamente en cada batalla con el titan desbloquearemos una configuración de "poderes" distinta, con cuatro ataques diferentes. Podemos elegir las anteriores pero no tienen tanto sentido porque las batallas están diseñadas para el arma recién desbloqueada. Todo esto, en un juego de como digo 5-6 horas se acaba convirtiendo en algo muy innecesario. El juego hubiera sido igual de bueno, o incluso si me apuráis mejor, con una única configuración de armamento para titan más genérica en lugar de tanta variedad que hace que pierdas el control y se convierta un poco en machacabotones.

La mayoría de las veces, menos es más

Lo que no esperaba por muchas advertencias que recibiera es que la maravillosa campaña tuviera un componente emocional tan bien llevado, y tampoco esa parte cómica tan arraigada. Durante todo el juego mantendremos conversaciones con nuestro titan donde podremos elegir diversas respuestas y se crea un vínculo verdaderamente fuerte con él incluso cuando el juego dura tan poco y hay tan poco lugar para razonar en medio de la orgía de saltos y disparos. De hecho la sensación de haberlo llevado bien argumentalmente -al menos la relación entre el titán y el piloto, porque lo demás...- se enfatiza cuando a pesar de su corta duración sientes empatía por los personajes.


Titanfall 2 es un gran juego que funciona en todo lo que propone. Aunque no he jugado apenas al online lo he hecho lo suficiente para darme cuenta de sus virtudes. Me lo pasé muy bien jugando el poco tiempo que lo hice incluso siendo mis primeras partidas, por lo que o la accesibilidad es muy buena o todos los jugadores de Titanfall 2 son malos -opto por lo primero-. Es sin duda un juego que merece la pena jugar por su campaña. Ya puedo decir eso de "si Apex Legends sirve para que alguien descubra Titanfall 2, bienvenido sea".


No hay comentarios :

Publicar un comentario