jueves, 14 de marzo de 2019

¿Por qué deberías jugar a Apex Legends?

Apex Legends ha llegado, ¿para quedarse? No seré yo el que se moje en un mundo tan cambiante, capaz de llevar a la cima a un juego como PUBG y dejarlo caer a casi un meme, y capaz de anunciar un juego como Apex Legends sin ningún tipo de propaganda y que éste ya se plantee como un Fortnite-killer.


Esto iba a ser un análisis normal de Apex Legends, pero ¿para qué? ¿Para qué hacer una foto estática de algo que cambia casi a cada pestañeo? Ya me pasó con PUBG, un juego al que le di un 7 y que a día de hoy difícilmente me llegaría al 5. Los juegos-servicio llevan ya tiempo con nosotros, y eso implica que cada vez que alguien empieza a leer un análisis del juego de turno deba asegurarse de la fecha en que dicho análisis fue escrito.

A día de hoy, mientras escribo estas líneas, no me cabe duda de que Apex Legends no es sólo el mejor battle royale que he visto, es también uno de los mejores juegos online que puedes jugar. También es verdad que vengo del PUBG, y que para mí Apex Legends ha sido como salir del mismísimo infierno para tocar el cielo. En el mismísimo tutorial ya veía que Apex Legends era una versión mejorada de todo lo que habíamos visto hasta ahora en términos de battle royale, e incluso en términos de cualquier FPS online.


Dicho pronto y muy mal, Fortnite valdría para niños y adolescentes hasta los 15 años, Apex Legends quedaría en una franja entre los 16 y los 25 y PUBG empezaría desde los 26 en adelante. Sé que es una definición bastante mala y está sujeta a mil matices, pero con ello quiero que en una frase entendáis por dónde van los tiros. Apex Legends, el juego que hoy tratamos, es un juego más arcade que bebe de juegos como Overwatch, y crea un universo que se aleja de esa simulación que ofrecía PUBG, pero a la misma vez se aleja de ese olor tan family friendly que lleva Fortnite, olvidándose de bailes -y espero que nunca lleguen- y separándose de ese apartado visual tan cartoon para quedarse con personajes caricaturescos pero en gráficos que buscan más la fotorrealidad, siempre desde un mundo de ciencia-ficción que permite llevar la inventiva a otro nivel sin las limitaciones de la simulación.


Es todo cierto, Apex Legends no es más que un Frankenstein que bebe de muchas cosas para formar un juego casi perfecto, y estáis leyendo a alguien que no soporta los juegos online y que además se le dan bastante mal. Sí, un Frankenstein pero al que le han metido una cantidad de mejoras que hacen que sea mucho más que una recopilación de buenas ideas. Respawn ha estudiado el mercado muy bien, y ha sabido añadir todas y cada una de las carencias para convertir a Apex Legends en un juego que, jugablemente, tiene lo mejor de todos los mundos, o mejor dicho, de los juegos de moda del momento.

¿Hay margen de mejora? Claro, en todos lo hay y sobre todo en estos juegos-servicio, pero realmente el juego está tan bien hecho como está que más que esperar novedades me preocupa más que puedan tocar cosas y que se le vaya de las manos. La aparición de nuevos personajes, el peligro de desvirtuación que corren con los pases de batalla o, simplemente ligeros ajustes en las armas pueden convertir a Apex Legends en un juego más a olvidar, en una moda del momento puntual como pudieron ser otros juegos como SCUM (no lo parece, sinceramente) o en un one hit wonder que no tenga más recorrido.


¿Por qué deberías jugar a Apex Legends? Siempre que te gusten los battle royale, me parece el más amigable con el jugador. Tras unas cinco-seis partidas sabrás lo básico y te habrás acostumbrado a las cosas nuevas, ponle diez-quince si es tu primer battle royale. Un sistema de ítems directamente diseñado para tontos, que te marca claramente qué es bueno/compatible y qué no, la posibilidad de que te resuciten una vez muerto, la acción mucho más agresiva y frenética que un mero 3PS, y sobre todo un sistema de comunicación que hace que quieras devolver esos 50€ que te has dejado en tu micrófono.

Y es que sí, esto es lo mismo, pero son dos cosas de las mencionadas las que marcan el aporte de Apex al género. Primero, la posibilidad de resucitar ayuda a mantener la tensión, y también a forzar el juego de equipo. Segundo, el sistema de comunicación es tan bueno y sencillo que es de esas cosas que hacen que te plantees cómo es posible que nadie lo haya hecho antes. Es más, el hecho de que de momento sólo se pueda jugar en equipos de tres personas parece una decisión voluntaria de Respawn con el único objetivo de que esta comunicación y ese sistema de marcado no pase desapercibido. En cualquier caso, como juego en equipo, rara es la vez que me he encontrado a gente que va a su bola abandonando el grupo, y voy más allá, ya sea porque el juego lleva poca vida, no me he encontrado en ninguna ocasión a alguien tóxico dentro del grupo. En cualquier caso, no nos engañemos, eso es una pura utopía que poco a poco se irá desangrando.


En definitiva, Apex Legends es la mejor versión del battle royale que he visto/jugado. Un equilibrio perfecto en el ritmo, en la acción, en la accesibilidad y en todo lo que le puedo pedir a un juego que además es gratuito. Tiene cosas malas, desde luego, partiendo de que EA está ahí y si existe alguna compañía capaz de destruir algo tan bien conseguido ésa es EA, pero, al menos mientras escribo estas líneas, soy incapaz de encontrarle grandes peros al juego, incluso nunca encontrándome cómodo en cualquier juego online.

No hay comentarios :

Publicar un comentario