viernes, 20 de octubre de 2017

Evil Genome

Una enorme sorpresa.



Día 1 (Tiempo de juego - 1 hora): Me pasa algo con Evil Genome, y es que no sé con qué he de compararlo. Creo que es el primer juego chino que he jugado en mi vida, y creo también que es el primer metroidvania de bajo presupuesto que he jugado. Por todo ello, no sé muy bien cómo valorarlo. De momento, dentro de su sosez -potenciada por un apartado sonoro paupérrimo en voces y sonido-, me está gustando, pero ya he visto algunos detallitos en el sistema de combate que puede que lo conviertan en un juego muy irregular jugablemente.



(Tiempo de juego - 4 horas): ¡Está muy bien! Estoy gratamente sorprendido por el juego. Creía que iba a ser bastante más soso y que los combates iban a ser un poco frustrantes pero la verdad es que se mantiene a un muy bien nivel. Gráficamente reconozco que esperaba algo bastante peor.



Buenas noticias: el juego no se derrumba en ningún momento, y si llegas a ese punto donde estaba yo a las 4 horas, cuando llegues al final -sobre 10 horas me costó a mí- tus sensaciones serán igualmente positivas.


Evil Genome es un juego desarrollado por la compañía china Crystal Depths y lanzado en 2017 con un marcado género metroidvania. El juego se divide en diversas zonas en lugar de una macroestructura con mil accesos, pero estos niveles son lo suficientemente grandes entre sí como para ofrecer unos cuantos secretos y potenciar esa sensación de intentar alcanzar el 100 % desbloqueando todo.

Desgraciadamente, Evil Genome no es un juego que dé especial gusto completar. Más allá de contener una burrada de logros, su diseño de niveles está bien, pero las conexiones entre ellos son infames. Esto hace que ubicarse a lo largo del juego sea casi imposible, y no tenemos un verdadero mapa "global" donde poder mirar a dónde ir. Muchas veces, incluso nos veremos perdidos siguiendo el punto que marca la historia principal.


Aunque estoy empezando por lo malo, he de dejar claro que jugablemente está muy bien. No alcanza a ser una maravilla, no es tan suave y tan poético como Bayonetta -jamás pensé que iba a decir que Bayonetta es poético-, pero está muy bien. Contamos con un botón para disparar nuestra pistola, y otro para atacar con nuestra espada, además de habilidades especiales asignables a los gatillos. La mayoría de acciones consumen mana, pero todo está bastante equilibrado para que puedas realizar combos verdaderamente reconfortantes. Lo único que no está demasiado refinado es el botón de esquivar, que muchas veces hace lo que le da la gana.


Es uno de esos juegos que empieza siendo difícil y acaba siendo fácil. El ir encontrando mejor equipo es determinante para poder salir victorioso de las batallas, sobre todo aquellas contra grandes bosses que nos esperan. Sí, las batallas con bosses están muy pero que muy bien, tanto en espectacularidad como en mecánicas. Aunque hay algún "busto" clásico de estas generaciones, hay bastantes combates donde nuestra habilidad y memoria prevalecen.


Gráficamente se ve muy bien. Las capturas por una vez en este tipo de juegos no engañan. Eché de menos algunos efectos de luz, o quizá mapas un poco más variados, pero es ya pedirle un sobresaliente a algo que es bastante notable.


Pero basta de alabar y vamos a dar unos cuantos palos. Para empezar, la traducción es horrible, hasta el punto de que falta muchas veces información para resolver algunos puzles. Se ha invertido dinero en doblar voces y tampoco queda bien, pero la gente suele preferir dobladores a una traducción apropiada del texto. De hecho, el apartado sonoro en general deja mucho que desear, ya que al tema de las voces se le une un FX bastante por debajo de la calidad que muestra el título en otras facetas.

La historia es horrenda. También algo potenciado por la mala traducción, lo cierto es que en Evil Genome va a ser raro que te enteres de qué está ocurriendo. No es sólo que la historia sea mala en sí misma, es también que no existe una presentación que te motive a entenderla. El qué cuenta no merece la pena, pero el cómo lo cuenta tampoco. Además, el juego se esfuerza por crear su propio universo arrojándote una salvajada de textos que vas recogiendo durante el juego y que no te pueden importar menos.


A estos textos se les suman otros donde obtienes claves para abrir puertas. Al principio llevas control, pero cuando has terminado el juego tienes cerca de 100 notas que mezclan historia con códigos que además no se borran una vez los has desbloqueado. Esto es, si te encuentras una puerta a desbloquear, tendrás que probar todos los códigos que tienes -incluso los que ya has usado- a menos que sepas exactamente dónde estás, y como dije anteriormente, ubicarte en el mapa "global" del juego es imposible a menos que le eches 50 horas.

Como último punto negativo, Evil Genome tiene demasiados objetos inútiles. No me molesta tener un inventario lleno de armaduras, pero sí me molesta un poco tener como 50 mejoras disponibles y sólo poder equipar 3 a la misma vez. Hubiera preferido algo mucho más básico en tema de inventario, ya que pasamos demasiado tiempo en él entre equipar objetos y leer notas.

El árbol de habilidades de Evil Genome

Mala historia, mejorable inventario pero jugablemente bastante eficaz. Evil Genome es buen juego, de manera literal. Tiene las bases idóneas y la ejecución es muy buena, pero se pierde un poco con todo lo demás. El factor sorpresa de un juego que viene de la nada y que tiene este nivel también influye. Habrá que seguir de cerca a Crystal Depths.


4 comentarios :

  1. Yo hasta leer esto no conocía juegos chinos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo cierto es que últimamente me estoy topando con varios. Debe de haber una oleada de desarrolladores chinos emergente o algo así que está llegando a Occidente.

      Eliminar
    2. A mí, mientras que con esa oleada lleguen fideos instantáneos nuevos... bienvenidos sean!!! xD

      Eliminar