martes, 25 de agosto de 2020

ROCKET ARENA - EA CONVIERTE EN INACCESIBLE UN JUEGO MEDIOCRE

Rocket Arena no tenía mucho que decir, pero Electronic Arts se ha encargado de que su voz se ahogue todavía más en el océano.


Tenéis que tener clara una cosa: todos esos juegos masacrados por micropagos, pases de batalla, cajas de loot, modalidades pay to win y cualquier triquiñuela que ha acompañado a los últimos años de la industria no son ideas "brillantes" que un desarrollador desea meter en su juego. Conocemos varios de estos casos, varios juegos a priori buenos que a día de hoy sólo se recuerdan como ejemplo de prácticas que no debemos llevar a cabo. En la cúspide se encuentran juegos como Battlefront II, o secuelas de juegos como aquel Shadow of War. Juegos que, en el mejor de los casos, han reculado tras un clamor popular y han decidido eliminar todo su complejo estratégico sacacuartos para acabar siendo la versión que el juego tenía en mente. En otros casos, todo ha quedado en cosméticos y excusas para sacar un extra de dinero sin más. Sed plenamente conscientes de que el desarrollador no quiere su juego así, y es la distribuidora la que obliga al desarrollador a pasar por el aro, bajo la siempre eficiente estrategia del "o lo haces así o no hay juego". Es, al videojuego, lo que Alien 3 fue para David Fincher en el cine.


En una industria cambiante, donde las cajas de loot han ido perdiendo casi la totalidad de su fuelle gracias a amenazas gubernamentales y regulaciones antigambling, y donde de alguna manera se está empezando a humanizar al cliente, todavía quedan viejas glorias como Electronic Arts, capaces de succionar el alma del desarrollador.


Si habéis jugado a Rocket Arena, o simplemente sabéis un poco de él, os estaréis preguntando qué tiene que ver esto con el juego de Final Strike Games, porque su planteamiento no dista mucho de otros juegos de moda con una propuesta principal de pase de batalla como referente, tal y como hace Fortnite, del cual bebe tal y como demuestra su aspecto gráfico cartoon, su violencia edulcorada y la edad de esa voz que sale por el micro de tu compañero de equipo. El problema está en la estrategia, en la fagocitación del producto por parte de la distribuidora, en este caso Electronic Arts, que no tiene piedad con un juego que ya de por sí es bastante mediocre.


Rocket Arena es un juego aceptable, sin duda insuficiente comparado con otros títulos pero siempre y cuando fuera free to play tenía su público. No sólo eso, es que sabemos que el juego iba a salir gratis pero Electronic Arts decidió convertirlo en un juego de pago, y no sólo eso, sino cascarle 30€ de precio final. Poca broma con esto. Eso sí, lo tenemos en el Origin Access, motivo por el cual le he echado el rato suficiente como para parir este análisis, el cual, ya os adelanto, hubiera tenido las mismas exactas palabras si no lo hubiera jugado.


Por supuesto, el fracaso estrepitoso de salida se ha traducido en que Electronic Arts esté regalando códigos mediante promociones para intentar aumentar la base de jugadores. A día de hoy, mientras escribo estas líneas y tras haber pasado un mes desde su lanzamiento, puedes encontrar Rocket Arena a un precio de 5€ en la tienda oficial. Una rebaja del casi 85% tan sólo un mes de su salida. No hay que ser listo para saber que el juego adoptará pronto la modalidad de free to play, cosa que ya sabíamos durante el desarrollo del juego. Esta jugarreta ha convertido un juego mediocre en un juego inaccesible. Simplemente, para cuando el juego pase a su modo natural, será demasiado tarde para él. Si Rocket Arena tenía alguna oportunidad, el tren ha pasado ya, y queda muy claro que la culpa no ha sido del desarrollador, sino del distribuidor, como tantas otras veces.


Ahora me toca ser hiriente, porque voy a hablar un poco del juego, y bastante pena me da su situación como para encima ser cruel con él. No, no es un juego malo, y sí, no tiene nada que aportar. Me resulta incluso confusa su propuesta, apelar a algo tan oldschool y de jugadores hardcore como es el rocket jumping que tanto dio en aquellas partidas de cybercafe con el online de los Quake, y casualizarlo e infantilizarlo para adaptarse al devoramundos que es Fortnite cuya sombra todavía sigue influenciando géneros y sobre todo modelos de negocio. Más allá de esta idea, el juego tiene problemas para encontrar partida y sobrevive a duras penas gracias al crossplay.


Una vez el juego en pantalla, todo se resume a lucecitas y poderes. Pensad en Rocket Arena como una pequeña base del rocket jumping de Quake junto con personajes de Overwatch y sus respectivos poderes bajo una capa visual cartoon a lo Fortnite, con algunos problemas a la hora de equilibrar personajes y problemas derivados de los primeros meses de un juego de este estilo, pero que dudo se vayan a solucionar dada la escasa masa jugadora capaz de proporcionar el feedback necesario. Huele un poco mejor el juego cooperativo que ofrece, y algunos modos especiales que van más allá de matarse sin más, pero le falta imaginación por los cuatro costados también en ese aspecto.


Hay que ser claro, si Electronic Arts no hubiera metido mano el juego podría haber rozado el aprobado o incluso alcanzarlo, pero al final el producto es la suma de todo y no podemos obviar su precio como elemento diferenciador. Probablemente en el muy corto plazo todo esto tenga menos sentido porque ya será free to play, pero como digo, para entonces será muy tarde para Rocket Arena.


4 comentarios :

  1. Interesante. Es la primera vez que oigo hablar del juego y seguramente la penúltima. La última será cuando pongan la máquina de marketing a funcionar para promocionar el free to play.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues tu comentario es el mejor reflejo de que algo ha fallado en este juego. Un juego como este, dedicado al juego-servicio, como mínimo debería sonarle a la gente.
      Tendrá un boost de atención al convertirlo en free to play que se evaporará en cuatro días.

      Gracias por tu comentario!

      Eliminar
  2. Lo he visto muchas veces en el GAME por 10€ o menos la verdad, no fue hasta que lo vi a ese precio que supe de su existencia y empece a informarme de él, es triste que haya quedado así y como la decisiones empresariales pueden empañar el propio desarrollo de un juego, pero en fin, quizás le de un tiento si es que lo llegan a poner Free to play.

    Gran articulo como siempre ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que cae free to play. Resiste cualquier tendencia a hacerte con él, que tampoco estás perdiendo nada.

      Eliminar