SLIDER

sábado, 22 de mayo de 2021

KNOCKOUT CITY - ¿VA LA VENCIDA?

Quien no ha conocido el balonazo en toda la oreja en el recreo del colegio, a cualquier santo le reza.


Porque no todo iba a ser matarse con armas, Knockout City llega para recordar aquel deporte tan sano como es el balón prisionero. Desarrollado por Velan Studios y con Electronic Arts como editora -temblemos-, esta apuesta recién salida del horno viene a intentar ocupar un hueco que las compañías están intentando llenar de alguna manera, y que bebe directamente del éxito de juegos como Fortnite del que prácticamente copia la estructura como si de una plantilla se tratase.


Tras cuatro años de desarrollo, este Knockout City se autodefine como un "dodgebrawl" bastante interesante y accesible con las suficientes mecánicas jugables como para justificar su propuesta. Una idea que puede sonar tonta en el inicio por su planteamiento, pero que pronto da una sensación de pulido bastante interesante. Como siempre, y tal y como pasa con estos juegos nacidos como servicio, este análisis casi de día 1 es una foto estática del juego en este momento, y si al juego le va lo suficientemente bien raro será que lo que leas aquí tenga mucho que ver con lo que podrás leer en un futuro. Lo cierto es que, por muy buenas sensaciones que tenga con este balón prisionero Frankestein de títulos de éxito, le auguro un futuro algo gris.


Y es que no es el primer juego que nos deja estas sensaciones. Nos pasó con Bleeding Edge, juego que se me vino inmediatamente a la cabeza al ver Knockout City. Un juego que a mí me pareció bastante logrado pero que no supo mantener su ya de por sí escasa masa jugadora al no aportar nada más allá de lo que traía su esencia jugable. Nos pasó, o mejor dicho, Electronic Arts no dejó que nos pasara, con Rocket Arena, otro juego con ciertas buenas ideas pero que pecaba de inaccesible por una interfaz poco amigable y una sensación de descontrol continua, que Electronic Arts se encargó de rematar haciéndolo de pago para acabar regalándolo por todas partes ante la nula llegada de jugadores. Este Knockout City tiene un futuro más que incierto, y parece adoptar una estrategia híbrida, lanzándose como un juego multijugador gratuito durante un escaso tiempo de diez días para pasar a ser de pago posteriormente, pero quedando incluido en el catálogo de EA Play y por tanto también dentro del Xbox Game Pass Ultimate que incluye la suscripción a la plataforma de Electronic Arts.


Tras repasar lo incierto del futuro inminente de este Knockout City, hagamos un esfuerzo por descontextualizarlo y hablar de lo que nos ofrece. Por el momento, partidas 3vs3 y algunos modos adicionales con pocos mapas y pocas pelotas especiales, que vienen a funcionar como pequeños modificadores dentro de las propias partidas. Las sensaciones son buenas a pesar de que no me encontré muy cómodo con el mapeado de botones. Al tiro clásico, se le une un tiro curvo y un tiro bombeado con el fin de salvar objetos y posibles coberturas, por lo que las posibilidades son más de las que pueden parecer de primeras. Las esquivas y parrys funcionan bastante bien y serán los principales elementos diferenciadores a la hora de afrontar las batallas. Sin embargo, los jugadores tienden a embarullarse demasiado, y da la sensación de que podría mejorar un poco en una interfaz que no acaba de dar el suficiente feedback sobre todo lo que ocurre en pantalla. También necesita un pulido el tema de los colores de los equipos, mezclándose y confundiéndose con cierta facilidad entre la amalgama de trajes y accesorios personalizables -solo cambios estéticos- de cada uno de los personajes, aquí llamados granujas.


Me lo he pasado bien en mis todavía pocas partidas de Knockout City, no puedo negarlo. Es un juego que grita la puntuación que le he dado, pero que funciona a la hora de presentar algo fresco dentro de un género muy estancado. El problema es que es un juego al que le falta alma, que está hecho con plantilla y que parece más una hoja de cálculo que un proyecto ambicioso. Su diseño es cobarde, y bebe tan directamente de los juegos-servicio más exitosos dirigidos a un público tan concreto que uno siente que el juego podría haber dado un paso más de personalidad. Sin embargo, a pesar de las buenas primeras impresiones, siento que de alguna manera he visto en las primeras horas todo lo que el juego era capaz de enseñar, haciendo que tenga serias dudas de que aguante mucho más de un par de meriendas intensas.


Tengo la sensación de que Electronic Arts -y puede que alguna distribuidora más-, se está acercando a algo, pero creo que Knockout City no es ese algo. Se siente más como un paso intermedio que como un juego que haya llegado para quedarse. El tiempo lo dirá, y creo que más pronto que tarde.

No hay comentarios :

Publicar un comentario