SLIDER

martes, 2 de marzo de 2021

DIARIO DE UN GORDOCHEETOS #19



¿A Qué Juego Quieres que Juegue? #17 terminó, y lo cierto es que quedé bastante contento con cómo ha ido la cosa. Muchos sabréis ya que uno de los ganadores, Kula World, no será jugado tras haberlo probado durante un par de horas. Tendréis un texto entero al respecto, pero no está de más recordar que, aunque únicamente ha ocurrido dos veces en toda la historia, no estoy obligado -esto es una obviedad- a jugar a los juegos. Para los que sí pasan el corte, estoy especialmente contento por cómo están funcionando los directos de Twitch.


Han sido semanas de molestaros con encuestas por Twitter y me sabe mal, pero estoy bastante contento con la decisión de haber llevado las encuestas allí y haberme dejado de votos ambiguos y un mayor sacrificio. Cada vez que hago un AQJQQJ siento que puede ser la última, pero siempre me sorprendéis con la cantidad de juegos propuestos, y de alguna forma, es una manera de recordarme a mí mismo por qué sigo escribiendo El BLoJ. A todos los que habéis participado, de cualquier forma, un millón de gracias.


No es lo habitual, pero hay sitio en estos microanálisis del Diario de un Gordocheetos que suelen ir a juegos más pequeños y desconocidos para títulos con más nombre de los que, simplemente, no hay mucho que decir más allá de lo que una mera imagen o el simple título sugiere. Es el caso de Wreckfest.


He jugado bastante a Wreckfest, un juego de carreras, en teoría de choques, que bebe de los grandes clásicos del género. Es justo lo que esperas de él, pero a la misma vez hace una extraña apuesta por la simulación que no entendí del todo. Wreckfest es un juego que puede ser espectacular gracias a circuitos maliciosamente ingeniosos, pero no deja de definirse como un juego de choques donde no quieres chocarte. Nunca me sentí empujado a ello por culpa de una mala gestión de la simulación, incluso quedando bastante impresionado con la cantidad de elementos visuales que trae el juego, en forma de partículas y de restos que quedan desperdigados por el circuito. Entretenido, pero eché de menos más vena arcade y, desde luego, unos menús mucho más rápidos. Tampoco tiene la mejor de las interfaces.


Con mi salto a Game Pass Ultimate estoy probando por primera vez la tecnología de juego en la nube. Bueno, probé el GeForce Now, pero son servicios distintos. En cualquier caso, tengo un móvil tremendamente patatero y va relativamente bien. Me da por ejemplo para prolongar mi droga con el Slay the Spire, y eso ya es motivo suficiente como para darle todo el amor del mundo. También he llegado a avanzar en la partida del Dragon Quest XI desde el móvil, y he pasado largas horas en el maldito casino de ese juego, siempre con el miedo en el cuerpo de que se pudiera caer la conexión y pierda todas esas fichas que tanto me costó ganar.


Este tipo de cosas son la verdadera next gen: poder estar jugando a un juego, que te venga el apretón y salgas con el móvil disparado hacia el water para poder seguir jugando allí, y que todo esté sincronizado para que no tengas que hacer nada extraño para poder cargar tu partida. ¡La verdadera next gen! Tengo especiales ganas de que llegue X Cloud a navegadores y por tanto poder jugar por cable y no por wifi, aunque ahí, la utopía del water se nos cae.


Hacía tiempo que no hacía un análisis de uno de esos juegos que tengo por Steam y que no sé de dónde ha salido. También hacía tiempo que no jugaba a un juego de encontrar objetos ocultos, muy de móvil. Uno de esos géneros que grita "subjuego" a viva voz pero que una vez has probado uno no hay manera de dejarlos. Prueba de ello fue terminarme este Mountain Crime: Requital de Alwar Stargaze en una sentada.


Quedé muy sorprendido de que se va tan bien un juego de este tipo y de 2011. Es un juego particularmente cuidado para lo que hay en el género, sin llegar a los niveles de Artifex Mundi, que combina secuencias clásicas de objetos ocultos con otros minipuzles. Mención especial para una interfaz cuidada y un diario que va recogiendo todo lo que va aconteciendo con un diseño de mapeado que también está por encima de lo que suelo ver o esperar en un juego así. Historia muy del montón, pero con un final que no te esperas, no por ser predecible, sino por el tono oscuro impropio también de un juego así.


No hay comentarios :

Publicar un comentario