SLIDER

miércoles, 24 de abril de 2019

Todo cambia para que todo siga igual

Los Battle Royale. Cocidos a fuego lento, casi en las sombras, para explotar y convertirse en un fenómeno social. Espera, yo esto ya lo he escuchado alguna vez.



Llegaba la tarde del viernes tras una larga semana en el instituto. Por fin tenías tiempo libre, y parte de ese tiempo lo dedicabas a estar con tus amigos. ¿Qué apasionantes aventuras te esperaban? Pues ningunas, porque tus amigos, los cuales ahora huelen un poco más a cerrado, deciden que la mejor opción es ir a cybercafés a plantar bombas. No, no es que tuvieras amigos anarquistas, es más bien que una cosa llamada Counter-Strike -¡1.6!, gritan de fondo- estaba por encima de tu amistad, y oye, si era necesario no verte durante varias semanas pues tampoco creas que era algo que les causara pesar.


Así que adaptarse o morir. Tú siempre habías estado en tu habitación jugando a tu ritmo, pero llega un día, después de haber intentado hacer múltiples intentos de jugar al Mario Party con tus amigos, en donde te miras al espejo y, ojeras y olor a rancio mediante, decides que va siendo hora de darle una oportunidad a esa cosa llamada Counter-Strike. Llamas a tus amigos y la respuesta te deja helado: "¿Counter-Strike? Qué dices tío, si yo llevo semanas siendo un orco de nivel 30". La gente seguía pegándose tiros por el Dust 2, sí, pero lo que estaba de moda ahora era elegir raza y hacerse con una montura legendaria. Había llegado el comehoras definitivo, había llegado el World of Warcraft, y con él el fin de millones de relaciones de pareja, amistad y familiares. Te asomabas con recelo y sólo veías inventarios enormes, números llenos de colorines y gente hablando de vender cuentas y chinofarmers. Pero ahí sigues tú, firme, mientras tu amigo te cuenta que su novia le ha dejado porque tenía ya cara de orco.


Pero todo evoluciona, y sin darte cuenta tus amigos se han comprado unas sillas que parecen de piloto de carreras, y llevan una extraña ropa de deporte cuando no han cogido una raqueta en su vida, Julio. Hablan casi que en coreano y tienen una velocidad de pulsar teclas absurda. Oyes no sé qué de héroes y caminos y te das cuenta de que esa cosa que tienen en la pantalla no es el WoW, ni es un juego de estrategia, es una cosa llamada MOBA que nunca has llegado a entender, y con la que sólo ves que tus amigos se pelean porque uno de ellos no ha lanzado su habilidad cuando debería. Para ti es lo mismo, barras de mana y vida y números por doquier.


Y así, ciclo tras ciclo, un nuevo género se alza victorioso amasando cada vez más número de jugadores. A día de hoy, los Battle Royale son la clave y, esto es nuevo, dentro de este mismo ciclo están existiendo subciclos. El primero -alguno saldrá con un juego de hace un siglo diciendo que fue el primero-, H1Z1, no ha tenido el reconocimiento que merece por ser el pionero. "La importancia de ser el pionero", recuerdo yo que estudié en mi carrera. Unos cojones. PUBG apareció, y a golpe de talonario enfocado no a la prensa, sino a influencers, consiguió alzarse como el rey de reyes, lo cual les dio para vivir unos meses tocándose el higo y no mejorando un juego que estaba roto desde su base. Epic Games, muy tunos y aprendiendo del propio PUBG gracias al pago de licencias (PUBG usa el Unreal Engine), sacaron el Fortnite, que a día de hoy es sin duda el fenómeno social por excelencia, yendo más allá del videojuego, y que es por el momento el juego que encabezaría la lista a la hora de ejemplificar este ciclo. Iría más allá y tendría que reconocer que Fortnite es el juego de la generación, nos guste o no. A día de hoy, mientras escribo estas líneas, Apex Legends se convirtió en una efervescencia puntual como Fortnite-killer, pero sus números ya se han reducido drásticamente.  Su season pass no ha ayudado precisamente. No digamos ya el PUBG, que se arrastra buscando las lentillas mientras anhela que alguien le levante.


Lo gracioso de todo esto es que existe un juego fuera del juego. Hay un maldito Battle Royale en la vida real que consiste en ver qué juego va a ser el que permanezca como estandarte de este ciclo. Porque todos son exitosos, pero dentro de 30 años los libros sobre videojuegos pondrán en su página correspondiente a este ciclo, la captura de pantalla de uno solo de estos juegos.

Cuando pestañeéis, el siguiente ciclo llegará con un nuevo juego de un nuevo género, y entonces, todo volverá a cambiar para que todo siga igual. Y todo volverá a pareceros nuevo, y todo os parecerá que es imbatible, pero ese fenómeno volverá a caer. No estoy descubriendo la pólvora, pero a veces parece que perdemos la perspectiva.

8 comentarios :

  1. Yo lo siento mucho pero cuando a mi me dicen battle royal lo primero que me viene a la mente es Takeshi Kitano riéndose por dentro mientras piensa en cómo va a morir cada uno de sus alumnos de la peor clase.

    En cuanto a los juegos, no he jugado a casi ninguno. Probé el WoW pero no me enganchó lo suficiente como para pasar el mes gratuito que regalaban (y eso que teníamos amigos que nos podían "ayudar" a subir rápido y obtener equipo).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo ni siquiera probé el WoW, y al Counter jugué esporádicamente. A los Battle Royale sí que he jugado más, salvo Fortnite, aunque más por culpa de mis amigos que otra cosa. Si no fuera porque ellos querían jamás creo que hubiera jugado a PUBG. A día de hoy, sólo juego a Apex Legends pero muy esporádicamente.

      Eliminar
  2. Es patético. Parece que he pasado por la vida sin jugar la juego que tenía que jugar. Porque jugué al WoW como quince minutos. Al Counter Strike sí, un poco más, pero ya al Global Offensive. Al Fortnite como media hora y del Apex me aburrí en el tutorial y lo dejé. Ya eso de acercarme a un Moba, ni de coña.

    Eso sí, el ver cómo triunfan muchísimo y luego se la pegan me resulta bastante más interesante y divertido, además de tener la curiosidad de qué será lo siguiente.

    Al fin y al cabo en el juego más hardcore también han habido modas como los plataformas, las aventuras gráficas, los juegos de coches, los juegos de instrumentos musicales, los fps y ahora los juegos de mundo abierto. Todos reinados más o menos largos y con mucha curiosidad por saber cuál será el género que reine en la próxima generación.

    Saludos fremen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, yo no llego a esa crueldad de disfrutar viendo cómo se la pegan, pero entiendo lo que dices. Es muy fácil hartarse del juego de moda de turno. Creo que el que más me cargó fue el WoW. No llegué a pillarle manía, pero uf, qué pesadez. Ahora con los battle royale ha coincidido el tema del streaming, pero si llega a existir el streaming como hoy, uf, TERRIBLE XD.

      Sobre el resto, fíjate que no sabría decirte a día de hoy qué genero reina en los juegos "single player", por llamarlo de alguna manera. Se me viene a la mente el rogue-like, pero pertenece a lo indie casi exclusivamente. ¿Juegos de toma de decisiones quizá? También gran presencia de metroidvanias, pero de nuevo en el mundillo indie.

      Eliminar
    2. No lo dudes: Juegos de mundo abierto. Casi todos los juegos AAA son juegos de mundo abierto. Solo por mirar el año pasado: Spiderman, AC Odyssey, Just Cause 4, Fallout 76, Darksiders 3, Forza Horizon 4, Red Dead Redemption 2, Monster Hunter World, Conan Exiles, Pillars of Eternity II, Final Fantasy XV, Sea of Thieves, Far Cry 5, Ni No Kuni 2.

      Cada uno es de un género y otro, pero todos tienen un componente de mundo abierto muy importante y lleva años sucediendo por lo que yo al menos identifico esta generación con los juegos de mundo abierto.

      Eliminar
    3. Supongo que llevas razón, es solo que los juegos de mundo abierto nos llevan acompañando tanto tiempo que me cuesta creer que no ha habido cambio xD.

      Eliminar
  3. No he jugado a ni uno solo de los juegos del artículo, ni siquiera 15 minutos. Ni siquiera me parece que esto del Battle Royal sea algo nuevo, counter strike ya tenía una base muy similar, y me parece el mejor de los juegos mencionados en el artículo, visto desde fuera.
    Sigo pensando que la mejor forma de jugar con amigos es en la misma casa con el pes, el Wii Party o con juegos arcade, ya sea de conducción, lucha o el maravilloso overcooked.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que no nos engañemos, si sacáramos el porcentaje de gente que juega a este tipo de juegos en relación al total de los que juegan a videojuegos, nos sorprenderíamos.

      Eliminar