SLIDER

martes, 13 de noviembre de 2018

Telltale Texas Hold'em

Pues Texas Hold'em, ¿qué queréis que os diga?



En serio, ¿qué queréis que os diga? Voy a aprovechar estas líneas para preguntarle al mundo algo. ¿Cómo puntúas un juego así? ¿Qué estás puntuando? Llámale el Texas Hold'em, llámale la Brisca. ¿Cómo planteo yo el análisis? Lo estoy preguntando totalmente en serio. Por supuesto esta puntuación no es más que la valoración de mi diversión jugando al juego, pero eso no quita lo otro. Puedo valorar su interfaz, que es lo que voy a hacer, su "ambiente", sus gráficos si me apuráis, pero el juego es el juego, un juego de cartas, y Telltale Texas Hold'em no es más que una virtualización de un juego real.

En concreto, todos estos juegos y derivados del póker tienen más chicha. Los gestos de los rivales y su personalidad podrían dar lugar a verdaderos simuladores, pero ni este en concreto tiene la tecnología suficiente -ahora hablamos de ello- ni estos juegos tienen tantas ventas como para molestarse en dotarles de semejantes cualidades.

Vamos allá con Telltale Texas Hold'em.


Valor nostálgico para el juego de Telltale, y es que si mis fuentes no me fallan -las culpas a Wikipedia- estamos ante un juego de 2005 que supone el primer juego de Telltale. Un juego simplón, con música inexistente y, eso sí, varias líneas de diálogo para sus protagonistas. La interfaz es otra cosa, horrible incluso para 2005 pero salvable porque era el retro-Telltale, aquella compañía puramente indie que queríamos y que cambió y se villanizó una vez alcanzó el éxito con sus prácticas abusivas sobre sus empleados.

El juego no tiene gran desarrollo. Tu único objetivo es desplumar a los que se sientan a tu lado. Hacerlo te proclamará campeón del torneo. No se un torneo como tal, te enfrentarás en la misma mesa a cuatro rivales, los cuales no tienen ni un ápice de IA. Puede que se jueguen todas sus fichas teniendo simplemente una carta alta. Todo esto hace que la mejor estrategia sea la pura agresividad y que los faroles vayan y vengan como quieren.


No me interesa el mundo del póker, así que también dejo constancia aquí de algo que me llama la atención en las reviews de Steam. Son muchos los que aseguran que la atmósfera que se consigue es la de una partida de póker. Son muchos los que alaban las conversaciones entre los jugadores muy positivamente. En definitiva, parece que Telltale consiguió captar, incluso con su aire cómico, lo que hay detrás de una partida de póker.


Es un juego envejecido, de una compañía que voló más lejos incluso de lo que ellos mismos probablemente esperaban. Hoy este juego es un programa anecdótico, que sin duda cumple su función pero, como es evidente, existen unas cuantas opciones mejores.


No hay comentarios :

Publicar un comentario