jueves, 24 de diciembre de 2020

STAR WARS JEDI: FALLEN ORDER - HAZLO O NO LO HAGAS, PERO NO LO INTENTES

 Juego espectacular jugado he.



Respawn Entertainment ya rescató de alguna manera a Electronic Arts con aquel Apex Legends sacado por sorpresa, y EA le tiene que estar muy agradecida porque también la salvó de esa mala impresión que tenía Disney sobre ella tras el terrible lanzamiento de Battlefront II. Respawn demostraba que, en medio de un mundo que todavía tiene coletazos de las microtransacciones más sanguinarias para multijugador, se puede hacer un juego para un único jugador y que luzca como luce Fallen Order.


Star Wars Jedi: Fallen Order es un Frankenstein más, que solapa lo mejor de muchos mundos. Sí, de alguna manera puedes decir que es un Sekiro de Star Wars. Su base y apuesta jugable recuerda directamente a ese juego concreto de From Software, y la forma en la que trabaja con la muerte del jugador bebe directamente de los Souls, aunque mucho más fácil y menos exigente. Sin embargo, Fallen Order es uno de esos títulos que sirven para ensalzar todavía más la fuente de la que bebe, y por culpa de un trabajo menos preciso en jugabilidad y en sensaciones con el mando en general, es un juego que queda por debajo de sus influencias más directas. Estos controles se afean por culpa de una fijación de enemigos algo deficiente -un clásico ya de estos juegos- y una cámara que da bastantes más problemas de los deseados. A esta fórmula se le unen trozos de más juegos, desde la movilidad de un Titanfall hasta partes plataformeras que recuerdan incluso a la Ubisoft de Rayman por coincidir con escenarios selváticos en esos momentos.


Todo este batiburrillo de ideas se mezcla dentro de un entorno metroidvania presentado en cinco planetas distintos llenos de cofres, secretos y exploración. Una exploración especialmente satisfactoria por cómo está presentada, gracias a un mapa generoso que te suele guiar con acierto incluso dentro de lo complejo que es el diseño de niveles en alguno de esos planetas. Respawn ha apostado por la sencillez y ha dividido los datos de cada zona, de manera que en lugar de mostrarte un marcador general del número de cosas que te falta por desbloquear, lo hace en cada área dentro del planeta, haciendo que alcanzar el 100% sea algo especialmente agradecido, cosa que cada vez valoro más en un videojuego. Y esto es especialmente curioso porque la exploración es muy buena simplemente por estar tan bien planteada, y no por lo que encuentras en ella, porque a Fallen Order lo que le falta precisamente es una razón para la exploración, una recompensa auténtica. Cada uno de estos cofres te otorga cambios estéticos de tus personajes o de tu espada láser, como materiales y semejantes para cambiar el mango, cosa que, como intuiréis, tiene un efecto casi nulo incluso visualmente. Más interesantes son los secretos que otorgan mejoras de vida entre otras cosas. En conclusión, la exploración de Fallen Order es reconfortante por su planteamiento y porque jugablemente es un juego muy ágil, pero no por la recompensa en sí misma.


El juego tiene un acabado un poco endeble. Se nota que le ha faltado un poquito de desarrollo. No me he encontrado con bugs como tal, a pesar de que es uno de esos juegos que tiene más de un vídeo recopilatorio de ellos, pero sí lo he notado especialmente frágil, como que si te da por rascar la superficie vas a encontrar el cartón. Si que me he encontrado con muros invisibles, paredes atravesables y sin texturas y una sensación de que faltan transiciones en las animaciones del personaje. Como que le falta, técnicamente, más cohesión, más robustez. Esto no quita para que me haya quedado boquiabierto con cada una de las panorámicas que se abren ante nosotros en unos planetas en los que también he echado en falta más color, más presencia, más personalidad. Toda esta sensación de pequeña capa de pulido también se siente en la jugabilidad, en términos de fluidez de animaciones y sensaciones generales a los mandos.


Toda esta falta de precisión es en el fondo anecdótica, y es exigirle al juego unos estándares de calidad en refinamiento que ahora mismo están, por lo general, bastante por debajo de lo que ofrece Fallen Order. El único verdadero problema es que, en toda esta mezcla de juegos exitosos Fallen Order no aporta nada por sí mismo. Me recuerda en ese aspecto al Middle Earth Shadow of Mordor, aunque aquél sí que innovaba con el sistema Némesis, pero creo que se entiende el paralelismo al evaluar la forma en la que bebe de otros títulos. En el caso de Fallen Order, jamás supera a Sekiro en jugabilidad, ni jamás supera a Titanfall en sensaciones plataformeras. Digamos, que al igual que ahora decimos que Sekiro ha influenciado directamente a Fallen Order, no me veo dentro de un par de años jugando a un juego y escribiendo cosas como: "claramente influenciado por Fallen Order".


He de añadir, y esto lo considero bastante importante, que no soy fan de Star Wars. He visto las siete primeras películas y algún día me pondré al día, pero no me considero en absoluto fan. Me gustan sin más, pero no sé nada de su universo ni de su entramado. En ese aspecto, no pude disfrutar tanto de la historia, pero no os sintáis abrumados porque vais a disfrutar el juego igualmente tal y como me pasó a mí. Sí que he de decir que el final me gustó menos que el juego en sí, y que el principio es demasiado arrollador, en el sentido de que esa sensación de adrenalina tan espectacular no se vuelve a producir en todo el juego. Eché muy en falta momentos más frenéticos y épicos, porque Fallen Order apuesta por una exploración tranquila y relajada sin grandes altibajos.


Que no os abrume el hecho de que el juego es parte de una gran saga y dadle una oportunidad, porque es uno de los juegos que más me han sorprendido últimamente. Un ejemplo más de que a veces no hace falta una innovación para hacer un juego más que remarcable.

4 comentarios :

  1. Tal y como lo pones le tendré que dar una oportunidad. Al igual que a ti, he visto las películas (todas) y trocitos de la actual serie the mandalorian, pero seguro que muchos detalles se me pasarían por alto.

    Ahora, teniendo tu recomendación (o sello de calidad neojinero) lo pondré en mi lista de pendientes XD (que no para de crecer, todo sea dicho)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que te puede gustar. La pena es eso, que nos perdemos un poco entre nombres y cosas, pero no es tampoco muy exigente en ese aspecto. Digamos que en mi caso, la historia no fue en ningún momento un impedimento, pero sí que sentí que alguien que estuviera metido de lleno en el universo de Star Wars lo disfrutaría todaía más.

      Gracias por el comentario y feliz navidad! :D

      Eliminar
  2. "He visto las siete primeras películas"

    Si esa 7ma. es Rogue One,no es necesario ver nada más.


    Porque de hecho,NO EXISTEN SECUELAS.¿OK?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, no, tan sólo las "principales", es decir, mi última película de Star Wars fue El Despertar de la Fuerza.

      Eliminar