miércoles, 18 de noviembre de 2020

NEW SUPER LUCKY'S TALE

A Mario le sale cola. Bueno, ya tenía. O sea, me refiero a la del... bueno mira, que dentro análisis.


Aquí tenéis el videoanálisis. ¡Compartid!



New Super Lucky's Tale es un juego encantador en demasiados sentidos, y su única losa es su similitud con los juegos de cierto fontanero llamado Mario que os sonará un poquito. El propio título parece hacer un guiño directo, y no pretende esconderse de sus influencias. Los primeros minutos os dejarán la sensación de un juego facilón y conformista, tomando 1:1 las virtudes de los Super Mario pero con menos inspiración. Poco a poco el juego se irá expandiendo, y lo que al principio parecía un clon de Mario acaba convirtiéndose en una fiesta del género, donde juegos como Banjo Kazooie o Donkey Kong pasarán por tu cabeza en más de una ocasión. Contra todo pronóstico, lo que al principio parecía una aventura infantil de chistes básicos de desayuno de fin de semana acaba convirtiéndose en un juego con un carisma y un universo inesperados, que dejará como mínimo una sonrisa donde antes todo era escepticismo.


Antes de empezar, conviene aclarar que New Super Lucky's Tale no es más que una revisión del Super Lucky's Tale que apareció en 2017. También conviene mencionar que no jugué al anterior. La nueva versión permite, según leo, la cámara libre que seguro ha mejorado un montón el juego, rediseño de niveles e incluye los DLCs integrados en el propio juego.


New Super Lucky's Tale se explica fácil, demasiado fácil, y el único inconveniente para alguien que le hace un análisis es el de transmitir cómo se puede hacer un juego tan bueno con una base que nos lleva acompañando décadas. No es sencillo hacer un plataformas 3D que se sienta tan cómodo, que no se disperse y que acabe resultando abrumador o que sus mecánicas no acaben reventando los desafíos. Que se lo digan al Yooka Laylee, un juego impreciso que podría aprender mucho de este New Super Lucky's Tale, o a toda la cantidad de juegos de plataformas 3D que se peleaban por mejorar la accesibilidad con la llegada de los polígonos y los mundos tridimensionales en los 90. El verdadero mérito, lo difícil de New Super Lucky's Tale, es el hecho de conseguir un plataformas 3D tan complicado de hacer, y que tú al verlo sientas que el juego es tremendamente sencillo y básico.


Una aventura de fanfarria, con una cantidad justa de cosas que recoger que invita a completarlo en su totalidad para saborear cada uno de los rincones dispersos entre los diversos mundos que componen el juego. Niveles tremendamente bien diseñados, muy variados, interactivos, con considerables físicas en el escenario, objetos ocultos, banda sonora y sensaciones siempre novedosas. Ver el siguiente mundo, o si me apuráis el siguiente nivel, es una de las razones para seguir jugando al juego. Y en base a esto, New Super Lucky's Tale despliega todo su potencial. A los niveles de plataformas en 3D, que se alejan de lo laberíntico para apostar por pequeñas parcelas de juego como hiciera Super Mario 64, se le unen numerosos giros de género que pasan por niveles rapidísimos en dos dimensiones, fases de runner tremendamente inspiradas, batallas con bosses, minijuegos ocasionales o niveles de puzles, siendo estos últimos uno de los puntos negros del juego ya que acaban siendo demasiados y se tornan repetitivos en contraposición a toda la frescura que ofrece New Super Lucky's Tale durante su duración de alrededor de ocho horas para completistas.


Estamos ante un juego tan bueno, que uno es incapaz de dejar de jugar aunque no exista desafío alguno. Acabaréis el juego con un centenar de vidas en el bolsillo, pero no os habrá importado. Únicamente el mundo extra -anteriormente un DLC- donde tendrás que superar pruebas especiales, mira directamente al jugador más exigente presentando desafíos más complejos y retorciendo todavía más las mecánicas que habíamos visto con anterioridad. Nintendo haría bien en seguir de cerca a Playful Studios, porque es capaz de recoger en su juego todos los valores que conforman los principios de la gran N, y el potencial que demuestra con este juego no debe caer en saco roto. Si Mario no existiera, este juego sería completamente diferente. Bueno, si Mario no existiera, probablemente ahora mismo no estaríamos jugando a nada que se pareciera al mundo de los videojuegos hoy en día.


Queda claro que New Super Lucky's Tale no te va a complicar la vida. Ni siquiera se dedica a desbloquearte habilidades con el objetivo de que regreses a cada nivel a por cosas nuevas. Todo está desde el principio, y los niveles se pueden completar enteros en una sentada. Este empuje al completismo choca con esa ligereza a la hora de dejar pasar al jugador. Los requisitos para cambiar de un mundo a otro son ínfimos, y todo el juego parece una recopilación de contenidos extra. Esto, junto a su atmósfera, su humor y su puesta en escena, deja todavía más claro que New Super Lucky's Tale es un juego pensado para todo el mundo, para todo tipo de jugadores que van desde expertos que han devorado el género hasta poder llegar a ser el primer videojuego de alguien.



No hay comentarios :

Publicar un comentario