miércoles, 1 de abril de 2020

SEA SALT - DAGON Y SUS MINIONS

I'a! Dagon! Los mares del kickstarter se abren ante ti.

Los malditos humanos no aprenden. Creen que con un par de sacrificios de vírgenes -nunca suelen serlo- y con entregar un par de corderos mal criados los dioses primigenios podemos perdonar sus arrogancias. Ha llegado la hora de resurgir de las profundidades, y comandar los ejércitos marítimos que sembrarán terror y recogerán sufrimiento a cada paso.



Ser una deidad con mal pronto tiene sus ventajas, y es que juegos como Sea Salt te permiten sacar tu vertiente más sádica. El juego de YCJY Games es un híbrido entre acción y estrategia, donde realmente nuestra función es más pasiva que activa. Dividido en distintos niveles prefijados pero con distintas rutas, iremos avanzando en un juego lineal donde nuestra mayor importancia reside en qué tipo de unidades queremos reclamar para nuestro ejército. A partir de ahí, no existen órdenes avanzadas que arrojen más profundidad a la estrategia, y aunque podemos jugar a aproximarnos de distinta manera a un mismo objetivo todo se resume en ejecutar una orden de atacar o reagruparse.

Es por tanto una estrategia algo extraña, a la misma vez que queda pobre como juego de acción. Matar unidades y destruir algunos objetos nos otorgará oro, el cual, llegado un punto, nos permitirá añadir una nueva unidad a nuestras filas. También ocurrirá cuando nos encontremos con pedestales. Cada unidad tiene sus propias stats y ataques, dividiéndose un poco en unidades pequeñas que se te conceden en lotes y que funcionan como enjambre y otras más importantes de única presencia de poderes devastadores.

Pronto entenderás que el éxito reside, más o menos, en el equilibrio, y digo "más o menos" porque aunque la variedad es abrumante la realidad es que una vez consigas un par de unidades fetiche el resto casi se olvidan. Además, antes de cada partida te tocará elegir al acólito, aquél que comandará el ejército, entre varios personajes desbloqueables con distintas habilidades.

Sobre el papel, suena soso. Sobre el mando, es mejor de lo que probablemente esperabas, pero a la misma vez está tan poco depurado que no puedo decir que sea el mejor juego que he jugado. Más bien todo lo contrario.


La sensación es de descontrol, de dar la orden de atacar y que las unidades actúen como tú quieres. Muchas veces éstas se dedicarán a atacar a un trozo de madera en lugar de al enemigo que tienes delante, otras se dispersarán y darán rodeos estúpidos por el mapa, provocando su muerte. En Sea salt tienes la sensación de que las escaramuzas son bastante aleatorias, y que haciendo lo mismo puedes acabar con diez unidades menos en lugar de con sólo un par. Si bien ir a lo loco sólo te otorgará derrota, tampoco podemos decir que Sea Salt requiera de una especial habilidad estratégica.

Lo mismo pasa con los jefes que cerrarán cada capítulo, y es que dependiendo de cómo llegues de unidades te resultará una batalla ridícula o injusta. Repetir todo el nivel hasta llegar a él no es una opción, porque el juego no da para tanto. Hilando con esto, el hecho de que empieces a desbloquear cosas interesantes justo cuando acabe el juego no es tampoco una buena noticia. Sea Salt no es tan bueno como para dedicarle rejugadas, a pesar de que parezca estar preparado para ello.

Con este panorama, Sea Salt es el típico juego de instalar, terminar y desinstalar. El típico 6, que como veis más abajo en la nota ha sido mermado. La razón es que tiene un aspecto técnico terrible. Mi partida se borró dos veces, y estamos hablando de un juego que puede durar unas cinco horas. Repito: dos veces tuve que empezar desde el principio por algún tipo de error en el guardado. Además, el sonido desapareció durante un tiempo en otra de mis partidas. A todo esto se le suman unidades que se quedan atoradas en un mismo sitio y algún percance más relacionado con, principalmente, la IA. Haberme encontrado con este maremoto de problemas en un juego tan corto me parece demasiado doloroso. Jugado, por cierto, con el Game Pass para PC. Desconozco si estos problemas están en otras plataformas pero raro sería que no.


A Sea Salt se le notan las carencias, y sobre todo la falta de presupuesto. He jugado a muchos juegos así que han sacado buena puntuación, por lo que éste no es un problema sino un dato. Me gustó mucho su ambientación y sobre todo su oscuridad, sin tener reparos a la hora de mostrar bebes ejecutados por tus propias garras y conseguir, aunque sea mediante esos píxeles tan gordos, hacerte sentir un ente temido capaz de arrasar poblaciones como si de una peste se tratara. También está bien presentado, con buenos textos y lore.

No creo que Dagon quedara muy contento con este pequeño homenaje, pero tampoco creo que le haga despertar de su sueño para aniquilar a los responsables.


2 comentarios :

  1. Buena reseña, en sus primeros niveles lo encontré un juego muy entretenido, nada necesariamente complejo, aunque deje de jugarlo cuando quede algo atorado en un nivel, tampoco es que insistiera demasiado. Como bien mencionas todo es bastante aleatorio y al final el resultado de los niveles no siempre tiene que ver por como juegues. De momento no me ha tocado el error que mencionas en Xbox One, también vía Game Pass. Veré si lo retomo durante estos días, que se nota que no es un juego muy extenso.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, el juego dura poquito, lo suficiente como para que sus errores no florezcan demasiado xD.
      Sobre los bugs, yo lo jugué en cuanto lo subieron a Game Pass, así que no sé si lo habrán actualizado en algún momento.
      Gracias por tu comentario!

      Eliminar