domingo, 5 de abril de 2020

BLEEDING EDGE - ¿HASTA DÓNDE PUEDE LLEGAR?

Echamos un ojo al que puede ser uno de los tapados del año, si la comunidad responde y la propia Ninja Theory da soporte y continuidad al juego.



Voy a quitarme la máscara rápidamente porque muchos sabréis que no daba un duro por este Bleeding Edge. Un juego que rompía con esa seriedad que arrastraba del grandioso Hellblade y se complicaba la vida metiéndose en, nada más y nada menos, que un clon de Overwatch enfocado exclusivamente al multijugador. Además, el anuncio de Hellblade II antes de que se lanzara el propio Bleeding Edge, me dio la puntillita final que necesitaba para ver a Bleeding Edge como un juego puntual que había sido abandonado por sus desarrolladores antes de engendrarlo. A todo esto, sumadle que Ninja Theory no era precisamente un estudio mastodóntico, al menos no antes de que Microsoft adquiriera el estudio y, aparentemente, haya inyectado una cantidad de dinero que habrá permitido codesarrollos.

Visualmente Bleeding Edge me parecía demasiado común, con ese toque cartoon y a la vez realista, heredero del cell shading, que recuerda a un estilo híbrido como puede tener por ejemplo Apex Legends. Es una impresión visual que no me decía nada al principio, pero por alguna razón, en cuanto empecé a ver sus animaciones ya en pleno tutorial, le empecé a ver el encanto tanto del portentoso diseño detrás de los personajes como del propio mundo en sí. Creo que desde el tutorial me cambió el chip, y desde ahí, hacia arriba.


También influirá, no nos engañemos, que lo estemos jugando desde el día de lanzamiento gracias al maravilloso Game Pass. Esto hace que, de alguna manera, todos aprendamos a la vez, y los primeros días se conviertan en una especie de prólogo donde se permite no saber jugar antes de que te empiece a caer la correspondiente lluvia de insultos por no hacer las cosas bien, y creedme, eso va a llegar, porque Bleeding Edge es in juego tremendamente equilibrado donde es imposible sembrar el caos, por bien que juegues, yendo a la guerra por tu cuenta.


No nos equivoquemos, aunque mi percepción haya mejorado mucho una vez me puse a jugar Bleeding Edge, y lleve varios días dándole con cierta obsesión, esto no deja de ser Overwatch melee. Tampoco parece que Ninja Theory se moleste en camuflar esto, abraza su naturaleza, se reconoce y no tiene complejos al respecto.

Ahora bien, lo que no esperaba era que hubiera una ausencia tan flagrante de mapas y sobre todo modos de juego. Ninja Theory no tardará en actualizar todo esto ya que Bleeding Edge es una apuesta por el juego-servicio con bastante descaro, pero me llama mucho la atención que de salida cuente con tan poco contenido. Es un juego que, como digo, llevo jugando ya algunos días desde el lanzamiento y empiezo a sentir que "ya me lo he pasado", ya me ha aportado todo lo que tenía que aportarme. Creo que es la primera vez que juego a un juego multijugador, y no pienso que necesito un centenar de horas para jugarlo debidamente.


Con todo esto, Bleeding Edge es una sorpresa agradable, sobre todo para alguien que no disfruta de los juegos multijugador online tanto. Puede que mi parecer haya cambiado en relación a lo que íbamos sabiendo de él, y también es cierto que, de no tenerlo en el Game Pass nunca hubiera ido a él, pero me sigue dejando dudas sobre el recorrido que tendrá el juego en el largo e incluso medio plazo.


Reacciones de la comunidad a Bleeding Edge. 

No hay comentarios :

Publicar un comentario