lunes, 2 de julio de 2018

Tom Clancy's Ghost Recon Wildlands

¿Es que no hemos aprendido nada en todo este tiempo?



Hubo una época no muy remota, donde el tamaño de tu mapa determinaba la nota final de tu juego. Era una época donde la influencia de GTA en su salto a las tres dimensiones tras el lanzamiento de GTA III fue capital, y donde un montón de juegos empezaban a llegar ante lo que se catalogaba como género "sandbox" que nos acompañó durante -demasiados- años. Esa definición fue remodelándose y a día de hoy la etiqueta correcta es la de "mundo abierto".

Pensaba sinceramente que habíamos aprendido de los errores del pasado. Mapas enormes, en la misma proporción que el vacío que habitaba en ellos. Copia-pegas de escenarios hasta más allá de donde alcanza la vista. Texturas repetidas sin un final para otorgar una sensación de libertad y horas vacías conduciendo de un sitio a otro. Reciéntemente tuvimos en El BloJ el caso más clamoroso: Just Cause, y sinceramente pensaba que nunca iba a ver nada igual.

Just Cause (2006)

2017. Bienvenidos a Wildlands.

No salgo de mi asombro tras comprobar que Ubisoft ejecutó en Wildlands todos los problemas de una generación pasada en pleno 2017. Las similitudes con Just Cause en cuanto a mapeado son evidentes. Wildlands ofrece extensiones de terreno de kilómetros que sí, hacen que tu primera partida sea cojonuda y te den ganas de irte de acampada a un monte, pero que cuando llevas un par de horas más rezarías por ver algo que cambie entre tanto barro, vegetación y tierra. Es como pedirte una pizza y que te venden los ojos para comértela. El primer bocado te está sabroso, pero al tercer bocado te empiezas a encontrar con la masa y pronto te das cuenta de la verdad: te han dado una pizza que sólo tiene ingredientes en el centro y el resto es pura masa. Un animal salvaje por aquí, un asentamiento por allá y un río de cuando en cuando. Como Just Cause, no es que Wildlands esté exento como tal de localizaciones, es más que el tamaño del mapa es tan absurdo que todo lo que no sea vegetación y follaje en general supone un 5% de todo lo que hay en el mapa.


Así que la cosa deja de ser divertida cuando Wildlands presenta un mundo abierto tres veces más grande que el de GTA V, repleto de montes de alturas mareantes con conexiones por carretera muy deficientes. Ir de un punto a otro puede suponer un viaje de mucho tiempo en coche serpenteando continuamente montañas para bajar a sus faldas. Es por ello que los coches se dejan en un segundo plano y el helicóptero acaba siendo la opción más lógica de transporte. Kilómetros y kilómetros desaprovechados para ver Wildlands desde el cielo.

Esto es Wildlands en su mayoría, y la verdad es que no creo que sorprenda a nadie.


Pero recordemos que es un juego también, y que vaya, le falta mucho por pulir pero no es tan malo en las distancias cortas. Wildlands consigue meter un sistema de sigilo que The Division pedía a gritos. No está programado como tal y por ello más de una vez serás detectado por mucho que te esfuerces, pero yo y mis amigos conseguimos echar por tierra campamentos enteros de enemigos sin despertar la más mínima sospecha. Un dron que sobrevuela la zona para marcar los objetivos y un buen puñado de silenciadores acabarán siendo vuestros mejores amigos.


Es ésa y no otra la única cooperación que encontrarás en Wildlands. Cooperación de micrófono, de pensar en tácticas y de ser los ojos de tu compañero cuando está en situaciones comprometidas. Porque si le quitas a Wildlands eso, lo que te queda es un mero juego de tiros que, no nos engañemos, funciona muy bien, aunque no tan divertido como The Division por tener este último uno de los mejores sistemas de coberturas unido a una gran IA que he visto en un juego de acción. Se sigue teniendo buen gusto por los tiros, se siguen dando un montón de efectos de balas, cristales rotos y posibilidades "violentas", y por supuesto unos gráficos enormes aunque estén basados en ver los mismos tipos de escenarios una y mil veces.


Yo firmaría por tener peores gráficos y a cambio tener otras cosas más cuidadas, como por ejemplo la historia: no tuve ni idea de lo que estaba pasando ahí en ningún momento. Tras una breve introducción todo desemboca en un maldito mapa lleno de mil iconos que perseguir sin ningún tipo de contexto ni continuidad lineal.

¿Wildlands es divertido? No, no lo es. ¿Jugar con tus amigos a Wildlands es divertido? Sí, sí que lo es, pero ten claro que los divertidos son tus amigos y no el juego. A pesar de que siempre apuesto por el sigilo, tengo muy claro que The Division es mucho mejor juego que este Wildlands. Puede -muy probable- que vuelva a él, cuando a mí y a mis amigos se nos haya olvidado todo lo malo que tiene el juego.


4 comentarios :

  1. Actualmente lo estoy jugando gracias a un primo que me presto su copia. El juego es entretenido, pero como tu dices, para jugarlo con amigos. Aunque debo admitir que estoy jugando y se me hace un poco pesado. Mi problema principal con el juego son las misiones de historia, que no pasan de ser los típicos recados malos que cualquier rpg tiene.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es el principal problema de Ubisoft y sus mundos abiertos, hacen un envoltorio y se olvidan de meter diversión en él y además descuidan la historia. Una introducción "profunda" y luego un montón de misiones sin alma.

      Pero vaya, como digo, con amigos todo gana.

      Eliminar
  2. Lo de que lo divertido son tus amigos me ha llegado al corazón <3 la verdad es que tengo este juego en buena estima, voy a probarlo en unas horas (tarda la vida descargar 60gb) gracias al free weekend y después de leerte la verdad que a poco que sea decente me gustará xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El maravilloso Ivan *_*

      ´No sé si durante un "free weekend" vas a poder captar sus problemas. Las primeras horas son buenas, hasta que te das cuenta de que el juego está tremendamente vacío.
      En cualquier caso, lo dicho, si es con amigos raro será que no lo paséis bien.

      Eliminar