lunes, 30 de octubre de 2017

A Witch's Tale

Delirios de grandeza.



Hit Maker (Blade Dancer, Dragoneer's Aria) sacaron en 2009 tras algún retraso este A Witch's Tale, un juego ambicioso que vuelve a demostrar que el gameplay es mucho más importante en un juego que cualquier otro aspecto. La primera impresión es muy buena gracias a un apartado visual muy llamativo y a un sonido muy por encima de lo que se nos tiene acostumbrado en Nintendo DS. El propio diseño del juego, con inspiraciones burtonianas, ya es un punto muy a favor para un juego que luego se derrumba por sí mismo. Las imágenes hablan por sí solas, pero la realidad es bastante hiriente.


Son varios los RPG que existen en Nintendo DS, y la verdad es que la mayoría son bastante buenos. A Witch's Tale desgraciadamente no lo es tanto por presentar un sistema de combate tremendamente lento, aburrido y repetitivo incluso por encima del estándar de un JRPG clásico. Me gustó que se apostara por el stylus al 100 % siendo obligatorio su uso, pero me hubiera gustado más interacción en unos combates que se resumen en introducir los comandos deseados y nada más. Encima, es uno de esos juegos donde tienes un montón de personajes donde elegir, cosa que ya he dicho en más de una ocasión que odio dentro de este género.

El reparto de muñecas que acompaña a la protagonista principal

Su estructura no es del todo mala, pero su diseño de niveles sí. Desde el punto principal inicial viajamos a los diversos mundos con temáticas clásicas -que si fuego, que si hielo, que si mar-, y aunque los niveles están un poco vacíos de contenido lo cierto es que el principal problema de ellos es lo que se hace dentro. Son muchas las veces que no sabrás dónde ir.

Perderse por no saber donde ir está mal, pero perderse en un mapa donde no paran de salir enemigos con encuentros aleatorios es el mal personificado. Enemigos que además pueden tener un nivel mínimo y que no te aportan siquiera puntos de experiencia. En A Witch's Tale te pierdes tanto que el juego se acaba tornando fácil porque tu nivel suele ir por encima de lo recomendado para cada mundo. El juego se complementa con batallas contra bosses tan descafeinadas como los combates normales.


Muy irregular. Por momentos me gustó bastante pero otras veces me desesperó. Quizá si has jugado ya a todo lo que tiene que ofrecer Nintendo DS en este género puede tener un pase.


No hay comentarios :

Publicar un comentario