martes, 28 de julio de 2020

CARRION - KATAMARI A LA CARPENTER

Qué queréis que os diga, haberme hecho vegetariano.




Porque estoy muy cansado que me apunten con el dedo y con lo que no es el dedo, y me tachen de monstruo, de asesino y de cosas que, vale, técnicamente sí soy, pero tampoco hay que poner ese tono de odio hacia mi cosa. Es posible que alguna vez me recree demasiado comiendo humanos, y vale, podría comérmelos de un bocado en lugar de partirlos por la mitad, pero como digo, si no me queríais así, haber hecho que sólo me alimentara de amapolas del campo. Si sabéis cómo me pongo, ¿para qué me invitáis?

Yo sólo desperté dentro de un contenedor y lo primero que escuché fueron gritos y sirenas, mientras me cegaban luces rojas parpadeantes. También os digo, igual con un despertar más relajado no me da por comerme a todo el equipo de científicos que me vigilaba. ¿Qué queríais que hiciera? Y bueno, puede que sus muertes no fueran las más lights que habéis visto nunca, pero al fin y al cabo soy un monstruo que sigue las pautas de John Carpenter y que se ha criado viendo gameplays de Katamari. Era normal que incorporara según qué cosas a mi haber. Nunca mejor dicho lo de cosa. Así que yo paso la pelota de las responsabilidades, hablad con Carpenter y decidle que haga una película donde, en vez de devorar humanos en crudo, se los salpimente primero o se los haga al ajillo. Quizá así me dejéis a mí en paz con vuestros juicios de valor.


Luego está el tema de estar confinado. Vosotros, humanos, no sabéis lo que es estar durante meses confinados. ¿Cómo? ¿Que sí lo sabéis? Bueno, no me interesan vuestras vacuas vidas. El caso es que cuando me vi liberado, pues mis extremidades hentai-likes necesitaban estirarse y madre mía, no sabía que era tan rápido. Para mi gusto incluso rápido de más, porque es que las cámaras a veces ni podía seguirme. Al principio me resultó chocante, pero luego me di cuenta de que estos malditos humanos habían hecho un laberinto de instalaciones que manda narices -bocas-. Sin una mera señalización, sin un algo que me ayude a escapar de estas instalaciones que vaya usted a saber si se encuentran debajo del ayuntamiento de su pueblo. Vamos, que acabé perdido en múltiples ocasiones y entonces sí que agradecí esa velocidad absurda de mi masa viscosa a la hora de desplazarme.

Entiendo que, vosotros, humanos asquerosos, no malgastarais el tiempo en darme un poco de orientación, o que pudiera consultar un mapa. Vale, no me pegaba. Pero me llamó la atención que vosotros mismos no tuvierais a lo largo de vuestras instalaciones los típicos "usted está aquí" que sin duda hubieran ayudado a vuestra orientación en lugar de hacer que la gente se pierda durante varios minutos, o que nunca sepa qué se ha dejado atrás. Tanto que les gusta el "show don't tell", creo que algo así hubiera convertido sus instalaciones en un lugar mucho más accesible y cómodo. Además, adornen un poco, que bastante tienen con no ver ni la luz solar durante sus experimentos como para que encima todas las salas se vean iguales unas con otras. Llevo pocas horas de vida y ya quiero salir otra vez a comer.

Menos mal que he desarrollado una estupenda habilidad de parasitar que me permite pasar camuflado entre vosotros. Es lo mejor que tengo, desde luego. Esa sensación de ver el terror en el ojo ajeno al comprobar cómo tus propios compañeros intentan asesinarte es muy placentera, no puedo evitarlo. Puede que aquí sí que mis intenciones fueran un poco más macabras para con vosotros en lugar de pura supervivencia, pero es que hubo un punto de inflexión cuando empezasteis a lanzarme robots y gente equipada con lanzallamas. Lanzallamas, en serio, hay que ser mala persona.


En los últimos compases de mis travesuras en vuestras instalaciones, he de reconocer que se me fue un poco la cosa de las manos. Me hice grande de más, y la verdad, me estaba empezando a convertir en una masa incontrolable que directamente no cabía por algunos rincones. A veces me costaba hasta entender dónde estaba el centro de mi cuerpo, si es que a esto se le puede llamar cuerpo. Tenéis razón todos aquellos que decís que "menos es más", porque con lo cómodo que me sentía al principio acabé por cansarme de no caber por los sitios, pero sobre todo de sembrar un caos incontrolable y de perder todo tipo de estrategia, que encima de que me dais cerebro -entre todas esas bocas se esconde un cerebro, aunque no un corazón- me hubiera gustado usarlo un poco más que lanzarme a destruir todo sin pies ni cabeza.


Desde aquí, desde este cuerpo parasitado que ahora mismo teclea, lanzo mi mensaje a la humanidad: soy algo distinto dentro de algo que habéis conocido ya, y soy lo suficientemente especial como para merecer la pena, así que por favor no acabéis conmigo y me abandonéis sin darme una oportunidad a pesar de mis fallos.


2 comentarios :

  1. Me mola el toque de criatura que le das al análisis, Neojin, esta bastante bien, pero debo decir que estoy en desacuerdo con el diseño del mapa, aparte de mejorable, si es difícil perderse, pues yo lo estoy viviendo ahora mismo precisamente... Por lo demás lo dicho, muy bien, John Carpenter estaria orgulloso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si que pongo en el resumen final que es difícil perderse, pero me refiero a que es tan corto que no te va a llevar horas perdido. En el texto también lo comento (y en el vídeo). Vamos, tiene un diseño de mapeado bastante flojo, es bastante obvio.
      Gracias por comentar!

      Eliminar