martes, 5 de noviembre de 2019

EDNA & HARVEY: THE BREAKOUT - DAEDALIC VUELVE A CAGARLA

O bueno, la cagó por primera vez.

Analizamos, con el juego sin terminar, la elección de Conejito_Zombi para el último ¿A Qué Juego Quieres que Juegue? Gold Edition #3.



No voy a repetir por enésima vez mi drama con las aventuras gráficas. Sí voy a repetir por enésima vez mi drama con Daedalic Entertainment. La compañía indie cosecha elogios por, permitidme ser duro esta vez, ser indie. Cualquier otra compañía, digamos AAA, hubiera recibido tormentas de odio por muchas de las decisiones que ha tomado Daedalic y que han tenido como protagonista en este BloJ a la saga Deponia, cuyos análisis os invito a leer para entrar un poco en contexto.

Edna & Harvey: The Breakout vio la luz en 2013, con una Daedalic todavía en formación. Pensé que por ello iba a encontrar un juego más humilde, más amateur, y sí, es un poco así si lo comparas a cómo ha ido creciendo la compañía, que a día de hoy trabaja también como distribuidora. Edna & Harvey es una aventura gráfica clásica de puntera, con su inventario y su base en el humor y absurdez  de la época dorada de LucasArts que explotaría con la propia saga Deponia, solo que aquí hay un pequeño giro.

Este pequeño giro es lo que me ha dado lo único positivo de mi experiencia de juego. Contamos con Harvey, un conejo de peluche que funciona como la conciencia en el cerebro perdido y lastimado de Edna. Así pues, como Harvey, podemos viajar por los recuerdos de Edna e ir enseñándole objetos del entorno para que ésta intente hacer memoria. Cualquier cosa interactuable puede ser arrastrada hasta el inventario de Harvey para luego mostrárselo a Edna. Así, más que un usar objetos random del inventario con otros del entorno, lo que tenemos es una mecánica novedosa dentro de un sistema tan rígido como el point & click.


Pronto empezaremos a sufrir los problemas principales de las obsoletas aventuras gráficas que, no nos engañemos, cada vez soporto menos. Inventarios kilométricos, azar a la hora de resolver puzles que pasan por probar todo con todo y que aquí son especialmente insufribles porque cada vez que queramos probar un objeto del inventario tendremos que acudir a éste, no manteniéndose en la interfaz para continuar con el "probar todo con todo". Diálogos que se repiten, un guión solvente pero que como siempre le pasa a Daedalic se pasa de revoluciones intentando agradar a los más nostálgicos y un aspecto visual, eso sí, atractivo aunque a día de hoy algo pobre.

Todo se mantenía en ese suficiente, en ese 5 que reflejaba el "el juego está bien si te gustan mucho las aventuras gráficas clásicas" hasta que dos bugs se cargaron completamente la experiencia de juego. Te tocará acudir a los foros para comprobar que tendrás que solucionar un puzle roto cambiando el idioma del juego al alemán para que el juego pueda continuar, y descubrirás con pavor que hay otro bug capaz de romper toda la partida entera, el cual me encontré.


Es difícil encontrar todos los bugs, sí, pero cuando los foros llevan clamando por dichos bugs, más que conocidos, durante la friolera de seis años y Daedalic no ofrece ninguna solución mientras se asegura estar cobrando el título todavía a 15€ dice mucho de una empresa que ya tiene en su haber demasiados problemas intra y extra oficiales.

Así que no, no pude terminar Edna & Harvey, y no, no invito a nadie a que lo haga. Sus aciertos no compensan una ruleta rusa capaz de tirar todo tu tiempo a la basura. Una pena.


No hay comentarios :

Publicar un comentario