miércoles, 13 de diciembre de 2017

PlayerUnknown's Battlegrounds

Tenemos que hablar del PUBG.



Tenemos que hablar del PUBG. Tenemos que hablar del juego que ha cambiado todo más de lo que parece en 2017. Si existe un juego que ha marcado el devenir del año ese ha sido el desarrollado por PUBG corporation. Es el juego que ha sido capaz de tirar del trono a juegos como Counter-Strike y Dota2, tras incontables años en los primeros puestos de las estadísticas de número de jugadores. No es que les haya superado, es que directamente triplica sus cifras. Básicamente todo el mundo juega al PUBG.

¿Por qué? Bueno, no lo sé muy bien. PUBG llegó y lo hizo muy bien. Los desarrolladores se aseguraron de que los youtubers de más renombre jugaran bastante al juego, y la sensación por tanto de que todo el mundo lo estaba jugando era un poco irreal hasta que fue verdad. Para motivar todavía más esto, los propios desarrolladores concedían claves especiales a dichos youtubers que les permitían crear partidas donde todos sus suscriptores les perseguían convertidos en zombies. Un modo solo disponible para estos youtubers grandes que organizaban quedadas para jugar al juego con sus seguidores. Básicamente podías, por unos 30€ si no tenías el juego todavía, matar a tu youtuber favorito en directo y además quedarte con el juego de moda.


Así que sí, PUBG se lo ha montado muy bien, y lo cierto es que todos nos hemos puesto de acuerdo para que nos guste. Ya existen un montón de clones que se han sumado a este nuevo género llamado Battle Royale. Básicamente partidas contra un gran número de jugadores -cien en el caso del PUBG- en una isla que genera aleatoriamente armas y objetos -la isla es siempre la misma pero es inmensa-. El mapa va reduciéndose con unas zonas marcadas y todo aquél que quede fuera de la zona es eliminado. Al final, la zona se vuelve tremendamente pequeña obligando a los jugadores a matarse entre sí. Es en el fondo una reinvención del rey de la colina de todo shooter que se precie, pero entre vehículos y un montón de posibilidades tácticas PUBG casi inventa un género. La tensión que se logra al entrar en el top 10 es enorme, y tu ojete mengua al ritmo del círculo que va marcando la zona.


No todo es tan bonito y PUBG está plagado de cheaters que publicitan sus propios cheats dentro del juego para que los compres en sus webs. El juego sigue en early access aunque no le queda mucho para salir porque en teoría en siete días estará por fin disponible como juego completo. A día de hoy tiene una optimización terrible que hace que hasta los equipos más exigentes tengan que bajar sus gráficos al medio-bajo.

PUBG mezcla la tercera y la primera persona para que tú mismo saques las ventajas de ambos mundos. Es bastante más táctico de lo que quizá puedas pensar, y normalmente el que sobrevive es el que más tiempo pasa escondido y tiene más suerte con el tema de las zonas. Por esto, aunque hay verdaderos pros, hay sensación de que puedes llegar bastante lejos en cada partida.

El peculiar ritmo y estructura de PUBG lo empujan hacia una serie de inconvenientes. PUBG normalmente es bastante divertido, pero la realidad es que hay partidas infumables donde te limitas a andar como si eso fuera un walking simulator. No te encuentras a nadie durante veinte minutos de andar a campo abierto y cuando lo haces eres abatido por un disparo en la cabeza.


Si asimilas todo este tipo de cosas PUBG está muy bien. Su fama es merecida, aunque todavía se me escapa el hecho de que la gente lo juegue tan masivamente. Los cambios prometidos marcarán el devenir del juego, pero ya han conseguido lo más difícil con semejante volumen de jugadores. Veremos a ver qué trae 2018 para el juego con su definitiva salida.


2 comentarios :

  1. http://www.vandal.net/noticia/1350701196/montan-una-cafeteria-falsa-para-recibir-codigos-de-juegos-gratis/#_


    Esto tiene que aparecer en la entrada de diciembre XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues oye, sí, salvo que se llene la cosa de noticias es candidata a aparecer, asi que muchas gracias xDD

      Eliminar