jueves, 8 de septiembre de 2016

Rise of the Tomb Raider

Choque de impresiones.


Rise of the Tomb Raider es la continuación del reboot de Tomb Raider que sacó un pedazo de nueve en estos lares, lo cual es una puntuación que he dado muy poquitas veces. Un gran juego del que escribía en su análisis, que "tengo la sensación de que dentro de unos cuantos meses no lo recordaré tan estupendamente como sí me pasa con otros juegos", y así fue. Ahora mismo la sensación es que es un grandioso juego pero en la escala de El BloJ no tanto como para un nueve. En cualquier caso, las razones de que no tuviera toda la consistencia que pedía eran dos: la falta de profundidad y de trascendencia.

Falta de profundidad traducida en que la historia era de lo más soso. Falta de trascendencia traducida en que Tomb Raider hacía lo mismo que otros juegos, pero no hacía nada nuevo, lo hacía simplemente mejor que la mayoría. Rise of the Tomb Raider lo tenía bien fácil para como mínimo igualar al Tomb Raider anterior. De verdad que pienso que, con una buena historia, trabajada y potente, Rise of the Tomb Raider hubiera dado un salto gigante.

Es ése y no otro el mayor problema de la saga de momento. Lara Croft ha madurado en este reboot, ya no es la implacable y letal busca tumbas de los juegos originales. Ahora es humana, siente y padece como una chica de su edad, decidida pero también vulnerable. Lara sangra, se moja, se ensucia y en definitiva está "viva". Los polígonos de sus tetas cada vez más grandes han sido sustituidos por expresiones faciales que ponen de manifiesto sus sentimientos en cada momento. Tomb Raider ha madurado, y su público también.

Pero la historia no ha madurado en absoluto. Estamos, en ambos juegos -y especialmente en éste último-, ante historias salidas de la mente de un chaval de 12 años con un fuerte espíritu aventurero. Parece el desarrollo de un capítulo de la serie juvenil mañanera de turno. Cero profundidad, cero interés por sus protagonistas y cero consistencia en las capacidades narrativas.

Ya lo estáis viendo, no voy a hablar mucho sobre Rise of the Tomb Raider. Puede que Crystal Dynamics repita su juego, pero yo no voy a repetir el análisis. Si queréis una opinión acudid directamente al análisis de Tomb Raider porque os garantizo que cada una de las palabras allí escritas se aplican de la misma manera, aunque con algo menos de intensidad por ser la segunda vez, ante esta nueva entrega de Lara Croft.

Y es que Rise of the Tomb Raider es el mismo juego con diferentes escenarios, y cuando digo diferentes escenarios digo diferentes texturas y acabados visuales, porque hasta la propia forma de los escenarios es en ocasiones idéntica al original. Rise of the Tomb Raider tiene la misma estructura que su antecesor, y eso es bastante grave. Con estructura no hablo de que estemos haciendo lo mismo que en el anterior juego. Quiero decir, he jugado a unos diez Assassin's Creed, estoy muy vacunado de jugar al mismo juego una y otra vez. Lo que digo de este Rise of the Tomb Raider es que el desarrollo, el guión -pero del juego- o como queráis llamarlo es exactamente un calco al anterior. Todo está "cronometrado" para que ocurran las mismas cosas y en la misma sucesión. Es una copia de un maravilloso juego, y por ello Rise of the Tomb Raider es maravilloso, pero también es lo que es. No atribuyamos a este buen juego éxitos que son exclusivos del primer reboot de Tomb Raider.


Quizá por esa nube de negatividad que rodea ese buen juego, la propia Lara Croft no tiene las buenas sensaciones del anterior título. Dicho pronto y mal: Lara me cayó bastante peor en esta aventura. Y es que no hay gran evolución en el personaje. Sí que hay una principal diferencia y es que esta vez Lara Croft elige estar donde está, en lugar de pasar varios capítulos de supervivencia como ocurría en el anterior. Lara busca algo concreto, y todo lo decidida que la vemos en según qué momentos contrasta demasiado con esa Lara asustadiza y preocupada que aparece en otras ocasiones. Vamos a ver, Lara Croft lleva matando personas ya dos juegos, y en un número muy elevado. Fácilmente más de cien personas han caído bajo sus armas, trepando por los árboles y cayendo encima con el cuchillo de combate en la garganta como si fuera un miembro de la hermandad de Assassin's Creed, creando flechas que explotan al contacto provocando varias bajas, rematando soldados aturdidos en el suelo violentamente y de mil maneras más. Lara Croft es una máquina de matar, pero en el juego se nos presenta como un corderito que pasa frío. No acaba de asimilarse bien la verdadera naturaleza -sea impuesta o no- del personaje.

Pocas mejoras jugables en el juego. Algun par de habilidades nuevas, mayor atención al sigilo y poco más que destacar. La base es la misma, los saltos son los mismos y las topiquérrimas secuencias donde los salientes se caen o te llueven piedras durante tus escaladas siguen estando ahí de la misma manera. Lo que sí es cierto es que Rise of the Tomb Raider tiene especial atención por las tumbas, y ahora realmente se ha mejorado esa vertiente de exploración donde nos sentimos tan aventureros, con numerosos enigmas, artefactos y cámaras que saquear.


Que sea el mismo juego implica que las pocas fallas que tenía el juego a nivel jugable sigan presentes. Por ejemplo, seguimos teniendo el instinto de supervivencia el cual no podemos mantener fijo -algo así como el modo detective de la saga Batman: Arkham- y tendremos que activar cada cinco segundos -y esto no es una exageración- para encontrar los coleccionables de turno. Coleccionables que, especialmente en este juego, son un verdadero coñazo, y es que los escenarios tienen demasiadas verticalidades, lugares accesibles sólo desde un lado del mapeado y cosas similares que convierten a Rise of the Tomb Raider en uno de los juegos con más aburrido "backtracking" del género mundo abierto.

Técnicamente es una barbaridad, pero el anterior también lo era. Una de las mejores cosas que me ha pasado en la vida es no tener ojo para diferenciar cosas como una imagen con un filtro FXAA de una con SMAA, por poner un ejemplo. Sí, Rise of the Tomb Raider se ve increíble -y la optimización por fin es genial-, pero tampoco es una diferencia muy abismal con respecto al anterior título. El sonido, una de las cosas que me llamó la atención en el original, sigue estando muy cuidado, y es diferente a cualquier otro juego nuevamente.

Tomb Raider vs Rise of the Tomb Raider

Es un espectáculo, no lo voy a negar, pero también es una oportunidad desaprovechada. Un juego menos trabajado de lo que esperaba.


8 comentarios :

  1. No sé si fue porque jugué a los dos seguidos que el Rise... me pareció un poco soso. Como dices, la historias es un poco simple y en muchos momentos pensaba que jugaba al Assassin's Creed.

    Es más en la Lara de la que me enamoré he vuelto a jugar un par de veces más, el otro Lara todavía tengo que terminarlo... ¡y me da una pereza!

    Espero que no vayan repitiendo la misma fórmula o terminara cansando como lo ha hecho el Creed.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es la definición perfecta de un juego hecho por alguien que, haga lo que haga, iba a vender tropecientasmil copias.

      Repito, no es malo, pero... eso :/

      Eliminar
  2. Sin haberlo jugado, entiendo muy bien lo que dices de los coleccionables, supongo que por haber jugado 3 assassins creed. Y, aunque eso signifique acortar la vida del juego, la solución es no coleccionar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, pero por lo menos en los Assassin's Creed sabes que vas a ir a por el coleccionable y lo vas a coger. No he tenido que usar nunca jamás una guía para conseguir el 100 % en los AC. Aquí en cambio, por ejemplo, hay desafíos adicionales que se activan al realizar la primera acción, por lo que puedes pasar por varias zonas sin saber siquiera si existen. A todo eso, hay que sumarle que los coleccionables normales ya de por sí requieren escaladas aburridas que muchas veces acaban sin ser efectivas porque tenías que haber accedido por otro sitio para llegar hasta ahí.

      Me he explicado como el ojete, pero vaya, eso xD

      Eliminar
  3. Yo creo que, al menos en este caso, que sea el mismo juego, puede ser algo bueno. Si tienes una fórmula que funciona y divierte, ¿Por qué arriesgarte a cambiarla? Si no está roto, no ha necesidad de repararlo.

    Pero bien es cierto que si ni siquiera se han molestado a incluir alguna que otra novedad jugable o añadido por mínimo que sea, lo único que tienes es una expansión en grande y sobrepreciada. He ahí el dilema de muchas secuelas. Si te pasas de innovador, corres el riesgo de alienar la saga, y si innovas poco, puedes acabar sacando más de lo mísmo una y otra vez.

    Muy buen análisis. Un Saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, como digo que sea el mismo juego cuando era tan bueno está bien. El ejemplo de Assassin's Creed que dije es el caso más claro. Los malditos juegos son iguales, y la mecánica es la misma, pero no por ello deja de ser una saga que disfruto excepcionalmente.

      El caso de Rise of the Tomb Raider va más allá. Se copian ritmos. Todo sigue el mismo orden EXACTO. Lo sobrenatural llega en el mismo momento, las zonas de fuego llegan en el mismo momento, las caídas con QTE llegan en el mismo momento... ES un caso extremo de copia.

      Pero vamos, un 7'5 por aquí es una nota altísima, jamás diré que fue un mal juego xD.

      Eliminar
  4. Buenas Neo!

    Rise of the Tomb Raider es un juego estupendo, que me parece más que su antecesor: más grande, más espectacular, más habilidades, más lara y una historia más absurda y más "peor" (y es mucho decir).

    Jugablemente y visualmente es una delicia, pero argumentalmente es mediocre.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y eso que el primero en historia tampoco iba precisamente sobrado :/.

      La verdad, creo que no costaría tanto hacerle una historia a la altura del resto del juego.

      Eliminar