SLIDER

lunes, 16 de agosto de 2021

TENDER: CREATURE COMFORTS - EL TINDER DE MONSTRUOS

Quién me iba a decir a mí que iba a llegar a un planeta donde todos sus habitantes buscan ligar. Quién me iba a decir a mí que ese planeta se mueve por las reglas de un visado que te permite tener, únicamente, diez citas antes de que te expulsen de allí -me río yo de las políticas de inmigración-. Tras poner mi mejor cara para la foto de perfil y darme cuenta de que mi faz está oculta por la escafandra, conocí a una ratona punk en plena crisis con su pareja -la cual no sabía de nuestro affaire-, piqué en unos cuantos bots terraplanistas, esquivé estafas piramidales y quedé con varios monstruitos para acabar empujado a la friendzone en numerosas ocasiones. Una pena que en una de esas citas acabara en el estómago de una planta carnívora. Eso sí, tremendamente educada. Me invitó a cenar.


Tender: Creature Comforts es un Tinder de monstruos, incluyendo en esta definición a los propios humanos. Desarrollado por Kenny Sun y escrito por Gideon Lazarus con un estupendo arte de Jie En Lee, estamos ante un juego que de primeras grita "simulador de citas" pero que a efectos prácticos, ritmo, e incluso presentación, es una visual novel con profunda toma de decisiones y múltiples arcos por descubrir, casi tantos como perfiles hay disponibles dentro de la aplicación. Y digo "casi tantos" porque diría que hay unos cuantos perfiles, normalmente aquellos sin foto de perfil, que nunca responden a tus mensajes ni te hacen match. En teoría, el juego ofrece cientos de perfiles disponibles, y no los he contado, pero quizá es un pelín exagerado. En cualquier caso, sin duda son suficientes como para dotar a Tender de una inmensa rejugabilidad, potenciada además por un sistema que de alguna forma reacciona a tu propia biografía. Tu partida puede tener resultados diametralmente opuestos en función de lo que hayas elegido ante las preguntas sobre qué buscas -pareja estable, encuentros casuales...-, sobre tu contexto -si vienes de una relación y quién dejó a quién- e incluso la forma en la que te vendes en tu perfil. He recibido bastantes reacciones por parte de mis pretendientes que han venido directamente influenciadas por todas estas variables.


El juego se desarrolla en tres fases, las cuales se entremezclan entre sí. Podemos tener todas las relaciones que queramos simultáneamente como si se tratara de la vida real. Quiero decir, podemos hablar con varias personas a la vez, e ir a la cita de unas mientras las otras están en espera. La primera de estas fases que mencionaba es la de encontrar el match. Se nos presentan perfiles con una foto y una breve biografía. Tendremos que deslizar a la izquierda para pasar al siguiente o a la derecha para "darle like". El juego tiene un sistema curioso que te frena el número de likes posibles en un determinado tiempo para que no te dediques a dar like a todos los perfiles. Si alguien nos devuelve ese like, podremos empezar con la conversación, iniciándose así la segunda fase donde tendremos que elegir nuestros diálogos para conquistar y satisfacer nuestras pretensiones. Si llegamos a buen puerto tendremos una cita en persona, donde de nuevo nuestras decisiones nos llevarán, habitualmente -muchas veces no está en nuestras manos-, al fracaso o al éxito. El juego terminará cuando hayamos obtenido una segunda cita con alguien, confirmándose nuestro éxito, o cuando hayamos tenido un total de diez citas que completarán nuestro visado, haciendo que debamos abandonar el planeta.


Tender tiene ciertos problemas a la hora de presentarte de igual a igual ante los pretendientes, y es sin duda éste el mayor problema que encontré en el juego. Más te vale llegar con buena autoestima a este juego por dos razones. Primero, la obvia, porque van a ser mucho más numerosos los rechazos que los éxitos. Segunda, la no tan esperable, porque en todo momento sientes que eres alguien menos significativo, que casi implora encontrar pareja, cuando deberíamos estar en un lugar donde la gente debería tener cierta predisposición a tenerla. Esto se hace muy latente en un hecho, y es que a ti no te da like nadie salvo que tú lo hayas dado antes. Es como si tu perfil no fuera público. La única manera de conectar con alguien es que te hagan el match tras haber dado tu el like deslizando a la derecha. Esta sensación amarga se potencia mucho más en las conversaciones y también en las citas. Eres tú, en todo momento, quien tiene que tomar la iniciativa. Eres tú, en todo momento, quien tiene que conquistar a la otra persona -¿persona?-. No es tanto el hecho de que el 80% de las ocasiones abrirás tú el diálogo y tendrás que hacerlo con la frase más ingeniosa posible, sino el hecho de que toda la conversación está orientada a que seas tú quien busque agradar a la otra persona. Son conversaciones normalmente desbalanceadas, que están muy bien escritas y son tremendamente interesantes, pero que nunca van sobre ti, y lo mismo ocurre durante las citas. En definitiva, sentí que estaba jugando a averiguar cómo resolver el puzle de cada uno de los personajes que se ponen ante ti en lugar de estar jugando a encontrar pareja.


Si bien el obvio problema de gestión de estas relaciones capitanea el balance de puntos negativos de Tender, hay otros matices que hacen que me acabe pareciendo una idea que podía haber usado una todavía mejor ejecución. No puedo obviar de mi mente el hecho de que sentí que los perfiles estaban puestos a huevo para dar like. Hay determinados diseños que están especialmente cuidados y bien trabajados a los que se le unen biografías escritas con especial atractivo, y este tipo de perfiles, que destacan por encima de los demás, siempre obtienen como mínimo respuesta de match y suelen esconder las tramas más interesantes del juego. No me gustó el hecho de que existan tantos perfiles sin foto de los cuales te responde uno de cada diez, y que estos otros perfiles acaben siendo casi clickbait.


Como visual novel está muy bien escrita. Los perfiles esconden tramas divertidas, profundas, a veces tristes y normalmente interesantes y muy diversas. Sí que tengo que decir que para mi gusto todo se pasaba de excéntrico. Es cierto que tiene su justificación en el simple hecho de que no tratamos con humanos -también los hay- y estamos ante seres de diferentes planetas con contextos bien opuestos con la búsqueda de pareja como elemento tangencial entre culturas, pero eché un poco de menos la normalidad. Cuesta mucho encontrar gente normal, gente a la que le puedas gustar o no, pero cuyas citas sean simplemente normales. Estas citas hiperbolizadas están tan presentes, que las citas normales acaban siendo las especiales.


Antes de terminar con el análisis, he de mencionar que si tenéis la oportunidad, juguéis a Tender en dispositivos móviles. Si bien la versión para PC es perfectamente funcional, se pierden algunos extras tremendamente inmersivos que, no lo negaré, hubieran convertido a este Tender en una experiencia todavía mejor. La versión para móvil limita los likes todavía más para extender tu aventura y hace que las conversaciones se prolonguen a un ritmo natural. Los personajes dejan de responder entre conversaciones para volver tiempo después de una manera más orgánica. Recibirás las notificaciones de las conversaciones en tu móvil como si fuera cualquier otra app de mensajería y tendrás que quedar con los monstruos a un día y hora determinado, utilizando un calendario dentro del juego que deberás respetar abriendo la aplicación ese mismo día a esa misma hora para acudir a la cita. En definitiva, el mismo juego, pero presentado de una manera mucho más certera, que ayuda sin duda a su ritmo narrativo y a su presencia en el tiempo.


Que Tender es un juego que recomiendo a todas luces, es algo obvio. Es un giro a las visual novel y un ejemplo de dinamismo extremo que muchos deberían mirar. Su estructura, de sobresaliente, queda empañada por esa sensación continua de ceder en un ámbito, el de las relaciones, donde mantener el equilibrio de la balanza debería ser fundamental. Tiene el suficiente contenido como para darte decenas de horas de variedad y diversión, por lo que como simulador de citas y como visual novel funciona a todas luces.


Copia de prensa proporcionada por sus creadores. En ningún momento las opiniones de este texto se han visto influenciadas por este hecho.

5 comentarios :

  1. "Una pena que en una de esas citas acabara en el estomago de una planta carnívora. Eso sí, tremendamente educada. Me invitó a cenar." jajajajajajja

    Estás dolido porque después de la era dorada de Fotolog y las teens no estás acostumbrado a sentir ese rechazo.

    ¿Dónde estará Rich? ¿Se acordará de mí allá donde esté?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene muchas similitudes con el Fotolog, aquí te limitan los likes y allí los comentarios.

      Eliminar
  2. Que opinará mi mujer si me pongo a jugar a esto?

    ResponderEliminar