martes, 1 de septiembre de 2020

DIARIO DE UN GORDOCHEETOS #16

Hoy, bastante actualidad y algún minianálisis por ahí camuflado, todo mientras surco los cielos a 1 FPS.


De verdad que no sé qué tiene Unity que permite programar de una manera tan sencilla, y de verdad que no entiendo qué tiene Unity que acaba por ofrecer unos juegos con unos problemas de rendimiento brutales. Uno de estos juegos que me he tenido que tragar ha sido Torch Cave, una suerte de juego de plataformas que no es capaz siquiera de configurar bien los botones del mando. Porque vale, dar soporte de mando imagino que será un paso laborioso, pero lo que no puedes hacer es permitirte dejar el mando a medio. Tardaréis un par de niveles en coger una habilidad que no está recogida dentro del mando, y tendréis que pasaros a ratón y teclado.


El juego, además de ser una pesadilla visual sin precedente de la que sólo se salva cierta dedicación a la iluminación, es un festival de bugs propio de un producto inacabado, que salió en Steam y no tardó en ser eliminado por su bajísima calidad. Sí, es uno de esos juegos que regalaban casi por abrir los ojos cada mañana y que incluía un logro por cada vez que saltaras. ¿Que qué hago yo jugando a esto? Las noches de verano son muy largas, creedme, pero no hagáis lo que yo, sobre todo porque así evitaréis uno de los peores apartados sonoros de la historia de los videojuegos, o mejor dicho, del arte en general. Todavía no tengo claro si suena una canción o varias a la vez.

Tiene secuela, y no hablo de la cara de imbécil que tenía mientras jugaba. Hablo de segunda parte. La jugaré, porque no hay nada peor que cagar y quedarse a medio.

El análisis de Flight Simulator puede tardar un tiempo, aunque ya estoy en condiciones de hacerlo. Como no quiero destripar mucho para luego no repetir lo mismo, me limitaré a decir que está siendo increíble. En cualquier caso, el verdadero motivo de este párrafo es deciros que estoy haciendo un hilo en Twitter donde pongo capturas de todos los viajecitos que estoy haciendo. Seguidme en Twitter para ver mundo desde el monitor del PC. No hay nada más GordoCheeto.


Moría de envidia yo cada vez que veía a la gente disfrutar de esos macroeventos de Fortnite. Mi alma adolescente creo que no se ha perdido, y por ello vivía para ese momento donde el Warzone hiciera uno de esos eventos. Meses me ha tirado escuchando lo de que se iba a hacer un eventazo donde la presa iba a destruirse y se iba a inundar todo de agua, que si una bomba nuclear iba a caer en el estadio, que si tal que si cual... Nada de eso pasó, y al final Activision lanzó un evento verdadero, o semiverdadero, porque no ocurría como yo esperaba en mitad de una partida. Se habilitó una partida especial durante, si no me equivoco, una hora, y tuvimos que hacer cuatro tontás para ver el trailer de lanzamiento de Call of Duty Cold War. Bueno, contento por haber participado en el evento pero a la vez decepcionado porque está lejos de lo que se podía haber hecho.

Cualquiera que esté medio hambriento por culpa de la ausencia del E3, que cada vez echo más de menos, probablemente habrá buceado en esta Gamescom 2020 que prometía una serie de anuncios. Seamos sinceros, a poco que tengáis experiencia en esto de los eventos y conferencias en vivo, y a abrir esa bolsa de Cheetos a las 2 de la mañana porque hay que hacer tiempo hasta que llegue la conferencia de Sony, sabía perfectamente que la Gamescom no iba a sacar a Gabe Newell lanzando el Half-Life 3, ni iban a aparecer los precios de la nueva generación, ni nada por el estilo.

Pero con todo y con eso, pues uno siempre tiene fe, como cuando llega la navidad y se porta un poco mejor porque a ver si al final los Reyes Magos van a traer carbón, y todos sabemos que la última semana es la más trascendental. Eso de la evaluación continua para otros. No fue el caso, porque la Gamescom fue lo que cualquier persona de mente y corazón frío hubiera descrito. Ahora bien, más allá de la falta de anuncios interesantes lo que realmente me saca de mis casillas es esa sensación de que, de nuevo, estas conferencias no piensan en ningún momento en los verdaderos protagonistas, y más en tiempos de pandemia que ha fomentado estos streamings de croma potente: los jugadores. Cualquier jugador medio avanzado es capaz de ver esa conferencia y señalar sus problemas de inmediato: trailers con viñetas del WoW de duración sanguinaria, vender en todo momento la segunda temporada de Fall Guys como el plato fuerte del evento, y, lo más chistoso, la concesión de premios a juegos que todavía no han salido al mercado y que nadie ha tenido el placer de probar. Eso sí, no tengáis dudas de que ahí estaremos el año que viene de nuevo, con nuestra bolsa de Cheetos a medio abrir de nuevo.

4 comentarios :

  1. A ver si te pasas por Bilbo con tu avioncito y me haces una visita (que conste que tengo el juego y un buen joystick para jugarlo pero no lo he probado aún XD).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Voy a hacerlo! Espero que esté la ciudad bien hecha, que hay algunas que... La forma y poco más :(

      Eliminar
  2. Pues tengo curiosidad de ver cómo se han recreado los pueblos que me paso el día visitando en mi trabajo, si es que se han recreado pueblos de menos de 2000 habitantes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se han "recreado", en el sentido de que la IA ha sacado los edificios por sí misma, pero no han metido mano de manera, digamos, manual. Si ves el hilo que he puesto verás ciudades como Salamanca o Bilbao que no tienen ese "rediseño". Valencia o Murcia por ejemplo sí que tienen este rediseño. Eso sí, todas las ciudades y pueblos y parcelitas en mitad de la nada están, aunque sean tiradas por IA, y su disposición es clavad, 1:1.

      Si tienes curiosidad, dime esa ruta y la hago encantado y subo las fotos al hilo de Twitter!

      Eliminar