martes, 12 de junio de 2018

Dishonored 2

Dishonored 2 llegó gracias a Pablosh Snake, flamante ganador de ¿A Qué Juego Quieres que Juegue? #14. Teniendo en cuenta que me gustó tanto la primera parte, era muy improbable que su secuela no me gustara.

Aquí tenéis el videoanálisis del juego. ¡Espero que os guste!


Aviso ya que este análisis tiene un aura negativa, pero no quiero que se malentienda un hecho: Dishonored 2 es un gran juego. Lo único que sucede es que sus virtudes son muy obvias, y creo que no es muy necesario pararse en ellas. Tanto su puntuación como las horas de diversión que me dio hablan mucho de lo que me gustó. Considero más interesante pararse a analizar los pequeños pero importantes problemas del juego de Arkane Studios (BioShock, Prey).

Leer el análisis de Prey es fundamental para entender un poco lo que viene a continuación, o si lo preferís pasaos por el videoanálisis que le dediqué. Optéis por la opción que optéis, pronto notaréis que Prey me gustó, pero tardó mucho en despegar, y también notaréis que jamás llegué a entender dónde fallaba. Dishonored 2 me ha servido para resolver esta duda.

Emily ha crecido, y es cien veces más interesante que Corvo en Dishonored 2

Prey se desarrollaba en un mundo completamente abierto, un mundo lleno de detalles pero que te dejaba un montón de horas vacías yendo y viniendo de secundarias. Esto es meramente subjetivo, pero prefiero mucho más la estructura de Dishonored 2, abierto pero controlado, ofreciéndote niveles grandes pero que empiezan y acaban, llenos de vida, de posibles rutas y de, en definitiva, la sensación de que tus pasos siempre van a algún sitio.

Dishonored 2 es un Deus Ex. Un juego donde puedes optar por el sigilo o por la confrontación directa, y que tiene un gran diseño de niveles que le permite ofrecer un montón de posibilidades. Las confrontaciones directas no están mal, pero optar por el sigilo siempre parece la opción más jugosa y es ahí precisamente donde el juego de alguna manera tropieza, aunque sea por herencia.


Y es que Dishonored 2 ofrece un sigilo básico, un sigilo que va al núcleo de las mecánicas que tantas veces hemos visto. Esto es, buscar las alturas y la espalda de nuestros adversarios. Es divertido, funciona y los poderes dan la chispa que necesita, pero no deja de ser otra vez lo mismo. En resumidas cuentas, si Dishonored 2 dura unas 25 horas yendo a un ritmo bastante marranero, nuestro cerebro sumará esas 25 horas a todas las anteriores que llevábamos en Dishonored 1 y en muchos juegos del estilo. Es por eso que el juego se me agotó de cara al final, al contrario precisamente de lo que le pasó a Prey. Me pareció un gran juego al principio, pero cuando me di cuenta de que seguía haciendo lo mismo una y otra vez, potenciado por la desagradable sensación del guardado y cargado rápido, digamos que se me vino un poco abajo.


Los poderes como digo son sensacionales, y son las verdaderas herramientas para ofrecer una gran creatividad. El efecto dominó fue de lejos mi favorito. Como digo todo funciona pero está orientado a una mecánica demasiado vista. Dishonored 2, quitando un nivel muy especial, no tiene absolutamente nada que ofrecer.

Más allá de su jugabilidad, muy buena pero sin grandes novedades, el juego tiene un apartado visual notable. Sin embargo, también tropiezan a la hora de contextualizar. Los gráficos están bien, y el diseño también, pero no deja de ser este último herencia del primer Dishonored. Eché de menos un poco más de ingenio, un giro un poco más allá. También acabé un poco aburrido del juego a los ojos, y es que en él predominan los mismos tipos de escenarios. Eché en falta más escenarios de día y menos tonos oscuros de continuo. Es como que la paleta de colores no tiene mucha variedad, y aunque Dishonored 2 es un episodio muy oscuro podría haberse parado un poco más en la belleza que sí tenía el primer juego.


La historia sí que es floja. Empieza con fuerza, pero el desarrollo es de lo más decepcionante. La narración no está a la altura, y la emocionante historia de conspiraciones y traiciones del original están muy por encima de este Dishonored 2, que además está falto de carisma en sus personajes.

Repito, Dishonored 2 es un muy buen juego. Su puntuación así lo refleja. Es un juego a la altura de Dishonored 1, pero no deja de ser una segunda vez. Es de esos juegos donde puedes criticar muy poco de lo que hay, pero donde te pasas mucho tiempo echando en falta muchas cosas.


No hay comentarios :

Publicar un comentario