martes, 30 de mayo de 2017

Broken Sword 2: The Smoking Mirror

¿Cómo ha evolucionado mi divorcio con las aventuras gráficas tras el éxito de haber rejugado el primer Broken Sword?



El drama de las aventuras gráficas empieza a ser tema casi principal de El BloJ. No me repetiré mucho más porque ya aburro más de lo normal, simplemente sabed que las aventuras gráficas -las clásicas, las de puntero-, siempre fueron uno de mis géneros preferidos hasta que la cosa, por arte casi de magia, se torció para no volver a enderezarse casi nunca. Por aquí han pasado sagas enteras como la de Deponia masacradas, e incluso juegos más clásicos como Shadow of the Comet. La evolución del género por culpa entre otros de Telltale ha hecho que mis exigencias de ritmo y niveles de coherencia vayan más allá de combinar dos objetos de un inventario.

La memorable introducción

En medio de este gran divorcio, decidí intentar ponerle solución jugando a una de las aventuras gráficas con las que más disfruté: Broken Sword. Fue algo así como llevarte a tu esposa en crisis a la ciudad donde la conociste y "reavivar la llama". Pude comprobar que quizá no soy yo el problema, sino que simplemente no acabo de dar con el "subgénero" en la actualidad que a mí me gusta. Aventura gráficas más lineales, más de realizar determinadas acciones que de combinar alocadamente todo lo que existe en tu inventario con todo lo que hay en el escenario.


Desgraciadamente este Broken Sword 2 peca de eso. Jugado inmediatamente después del primero, The Smoking Mirror es un juego mucho menos lógico y las situaciones rozan en ocasiones lo absurdo. No es tanto el hecho de combinar objetos de manera aleatoria, sino el hecho de tener en mente soluciones perfectamente posibles que el juego ni siquiera contempla para solucionar determinados problemas.

Broken Sword 2 brilla en puzles simples como éste, no en juegos enrevesados sin gran sentido

The Smoking Mirror es un pequeño paso atrás con respecto al original. No es mal juego, pero es una versión un tanto descafeinada. El buen inicio se acaba empañando con una historia que no acaba de transmitir tanta trascendencia como la del primero, y eso que debería ser todo lo opuesto. Además, se traspasa la barrera de lo sobrenatural, cosa que no sucedía en el primer Broken Sword. Se apuesta por una épica un tanto insulsa, y los personajes gozan de una irregularidad que no se veía en la primera parte. En cualquier caso, sigue apostando por esa atmósfera aventurera de enigmas y artefactos de antiguas civilizaciones que tan buena ambientación consigue, acompañado por un aspecto visual magnífico con escenarios pintados a mano. Eso sí, los personajes en pantalla se ven feos de narices en muchas ocasiones.

Stobbart, viajero empedernido

En otro orden de cosas, el remaster que probablemente adquiráis esta vez merece mucho más la pena que el director's cut de la primera parte. Los retratos en las conversaciones no acaban de hacerle un favor al juego, pero el resto de mejoras sí que son apreciables y, al contrario de lo que pasaba en la primera parte, no empañan ni se entrometen en la concepción original. No hay añadidos salvo algún cómic, un diario y, eso sí, un sistema de pistas que evita desgastar el ALT+TAB a los más impacientes.

¿Me ha gustado? Sí, y esa es la buena noticia. Me desesperó a veces con la lentitud de sus animaciones y con, como ya he dicho, algunos puzles ilógicos, pero no puedo negar que me gustó y es una digna secuela del original, dejando claro que nunca llega a superarlo. Desde aquí, la saga cuesta abajo, pero seguiré con ella para llegar al 5, al cual todavía nunca he jugado y sobre el que tengo bastantes expectativas.


¿Sobre mi divorcio? Bueno, digamos que sigo teniendo dudas sobre si realmente el problema soy yo o si el género simplemente no está al nivel que yo le pido.


3 comentarios :

  1. Jueguico para Steam

    A Detective's Novel: T6Y7W-N0WR6-K2Z6V

    ResponderEliminar
  2. Desgraciadamente tienes razón en todo. La segunda parte me gustó pero menos que el primero. Lo malo es que los siguientes son bastante peores hasta llegar al quinto que recupera en buena medida el nivel de los dos primeros. Al menos a mí me gustó mucho pero, claro, sigue siendo mi género favorito, así que pon esta opinión en cuarentena.

    Hay una cosa que dices que a mí también me toca mucho la moral. En muchos juegos tienes la posibilidad de resolver un problema con distintas soluciones y te rechaza todas o, como dices, ni las contempla, porque solo vale la que el juego dice. Eso me molesta un poco porque hace que se le vean las costuras a los juegos.

    Saludos fremen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente. Es evidente que hay muchas soluciones ante un mismo problema en todos los juegos, pero en este caso es como mucho más notable. Las conclusiones que parecen más lógicas no son las soluciones que contempla el juego, y se prefiere optar por una solución más extraña con tal de presentar un reto antes que usar la propia lógica.

      Lo dicho, no suele ocurrirme demasiado en este tipo de juegos porque están casi siempre muy bien diseñados para que todo sea un escenario cerrado, pero aquí se me hizo como muy patente.

      Tengo ganas de llegar al 5, la verdad.

      Eliminar