jueves, 1 de diciembre de 2016

Alien vs. Predator

En el espacio nadie puede oír tus depredaciones.


Alien vs. Predator. Quizá mejor dicho Alien vs. Predator+Humans. Un juego desarrollado por Capcom para su potente placa CPS-2 que, curiosamente, nunca tuvo un port para ningún otro sistema a pesar de estar considerado entre los grandes del género.

No hace mucho tiempo, cuando gozaba extremamente con cada beat 'em up de turno y devoraba el catálogo de CPS1/CPS2/Neo Geo en busca de repartir con la mayor de las violencias, Alien vs. Predator se convirtió en un clásico instantáneo. Mis mitos de ciencia ficción reunidos para masacrarse en pantalla en un beat 'em up 100 % Capcom. A pesar de siempre haber amado los videojuegos, nunca tuve dinero como para permitirme el lujo de echar moneditas a las máquinas recreativas, por lo que se abría ante mí gracias a la emulación un nuevo mundo donde los pequeños sprites de Mega Drive y similares daban paso a gigantescos juegos con hasta cuatro jugadores simultáneos repartiendo en la misma pantalla en el mejor de los casos.


Sí, Alien vs. Predator me encantó en su día, pero la experiencia es un factor demasiado importante en esto de los videojuegos y, tras haber jugado cientos de estos juegos, Alien vs. Predator pierde cierto fuelle. Una tarde que jugué a Alien vs. Predator con un amigo fue el punto de inflexión. Veníamos de jugar al grandioso The King of the Dragons, un juego equilibradísimo, quizá incluso demasiado fácil para lo que se solía ver en una recreativa. Alien vs. Predator es un juego muy difícil, sí, pero además es un juego donde la habilidad no cuenta demasiado. Un juego caótico donde cantidades inhumanas de aliens llenan la pantalla que a su vez ya está bastante poblada de hasta tres jugadores disparando por todas partes. Una pantalla colapsada por tropecientas armas que se acumulan hasta tal punto que no puedes dispararlas porque el botón de disparar es el mismo que el de cogerlas. Cementerios de armas que aniquilan cualquier tipo de estrategia y que entorpecen una jugabilidad que ya de por sí se excede en cuanto a combinaciones de ataques posibles.


Alien vs. Predator no es mal juego, pero mete demasiado en poco espacio. Es como meter cien Mentos en una botella de Coca-Cola de medio litro. Al final, gracias a la emulación que te permite meter todas las monedas que te vengan en gana, la dificultad acaba siendo algo mucho menos sufrido, pero la sensación de estar avanzando únicamente gracias al item especial que aniquila lo que hay en pantalla en cada continuación usada es todavía más hiriente para el alma de un jugador veterano que cualquier dinero invertido en una partida.

Si queréis caos sin pies ni cabeza dentro de un género tan agradecido como el beat 'em up adelante. No os quedéis con la sensación de que no me gusta el juego emanada del análisis, que me gusta, pero yo desde luego quiero algo mucho más relajado y con sentido. Me estaré haciendo viejo de más.


6 comentarios :

  1. El Universo de Aliens y Predator + Un Beat 'em Up tan divertido, pulido y gratificante como un Captain Commando o un Cadillacs & Dinosaurs. Dime si eso no es la combinación más jodidamente perfecta desde Galletas Oreo con Leche!

    Eso no merece un mero y simple 6 joder! No me obligues a movilizar mi pelotón de la Mugre del Colonial Marines sobre tu cabeza, insensato! xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿De verdad te parece tan divertido como Captain Commando o Cadillacs? ¿De verdad lo ves a ese nivel? Sabes que no!!!

      No, en serio, ¿no se te pasa de caótico?

      Eliminar
  2. habia olvidado por completo este juego!! caray que recuerdos!!!!!!
    pensar que tuvimos que esperar muchisimos años para ver esto en el cine!! JEJEJE

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque la película luego era... Bueno, mejor que la 2 desde luego xD

      Eliminar
  3. Totalmente de acuerdo, aunque creo que has sido generoso y todo con la nota, yo le hubiera bajado al menos un puntico XDDDD.

    Muy cierto todo lo que cuentas. Yo estoy segura de que no he jugado tantos beat'em'ups como tú, es un género que me gusta (Y en cooperativo son lo mejor) pero tampoco me fascina. No obstante, lo estuve jugando con un amigo tras haber visto fotos y ver que era de Capcom y... ostras, lo quitamos antes de terminárnoslo. Una cosa es pasárselo en serio con una cantidad de créditos factible en una máquina arcade, y la otra es echarse unos pachangueos en emulador con créditos infinitos... teniendo esta segunda opción, aunque jugamos "bien" los que más nos gustan, solemos acabar este tipo de juegos cortos con este sistema, y ni así lo hicimos. Cerramos y nos echamos un Captain Commando...

    Cantidad masiva de enemigos, pantalla incomprensible, parece un beat'em'up del que no probaron los resultados después de toquetear las opciones y multiplicar por tres el número máximo permisible de enemigos. Me flipa que un juego tan meh esté hecho por Capcom, siendo maestros del género, y me flipa más que otros suyos como el excelentísimo Battle Circuit o el Armored Warriors sean tan poco conocidos comparativamente y en cambio la gente pierda el culo por este, siendo de la misma empresa y este diez veces peor.

    Lo que hace el nombre de una franquicia famosa con millones de fanboys, oye... pura magia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra no estar sólo en este duro mundo XD. Battle Circuit es un grandioso juego! Armored Warriors se me hacía un poco más tosco, pero vamos, cualquiera de ellos más equilibrado que este AvP.

      Suena un poco a lo que dices, a "vamos a poner aquí lo más de lo más, todo explotando y un machacabotones a ver si la gente lo aguanta", y vaya, lo aguantó.

      Eliminar