jueves, 24 de noviembre de 2016

Mi Novio

Hoy no os habla NeoJin, hoy os habla María José, y os voy a enseñar cómo tenéis que echaros novio. 


¿Que por qué María José? Bueno, preguntadle a mis padres. María José era el nombre con el que me llamaban cuando estaba en el vientre de mi madre. La creencia era que yo iba a ser chica, así que yo hubiera sido bautizado como María José. Al final salí cosa, y me pusieron de nombre NeoJin. 
No hay más tipos de hombre

Vamos ya a lo que os importa: encontrar novio. Sí, estáis en el lugar adecuado. Durante mi aventura pude ver cómo, efectivamente, en el mercado sólo se encuentra lo que veis a la derecha de este párrafo.

A la izquierda tenemos a un músico, el cual intuimos que es un chungueras por su ropa oscura. Ya os digo que no, que el maldito es un pringao y que ni siquiera bebe sangre de vírgenes. En medio podemos ver a un deportista. Concretamente un futbolista, con su ropa rojiza que bien podría ser el pijama oficial del Arsenal. Para terminar, tenemos un "rebelde". ¿Qué es eso? Pues está claro, uno que va en monopatín, un skater. ¿Hay algo más rebelde en esta vida que eso?

Así que la primera elección es difícil. Sí, los prejuicios no influyen. Tú cuando busques novio primero pregúntate qué quieres que sea, y luego ya te fijas en lo demás. Es el mejor consejo que oiréis hoy.

Veamos... un músico, un deportista y un rebelde... ¡Vaya! Parece que mi función como novia va a estar clara: ser una groupie y pelearme con otras féminas para que no me roben a mi estrella.

Mira, me quedo con el músico, que el futbolista y el rebelde-skater van a estar todo el tiempo lesionándose y a mí no me mola eso de ser enfermera.


Lo que veis es el primer consejo que se nos da. Vas por la calle y alguien te para y te dice "¡Oiga! ¿Me permite usted un consejo? Encuentre al chico de sus sueños." Pues bien.

No tardé demasiado en atacar, en cuanto se quedó solo me acerqué a él en el patio del colegio y le dije que me gustaría hablar con él. No me conocía de nada y quedé como una psicópata, pero vamos, me importa un pimiento. Él me ignoró un poco, y se marchó diciendo que tenía que irse a ensayar. ¡Ah! Estos músicos dedicados a las curvas de su guitarra cuando podrían posar sus manos en mis sinuosas caderas. ¿Psicópata yo? ¿Por qué lo dices? ¿Por que me recorrí medio patio del colegio y medio barrio preguntando que dónde ensayaba su grupo? Consigo la información y me entero de que está ensayando en el parque para un festival. Me acerco ahí y...



Me entero de que mi chico tiene una ex-novia y que además se está riendo de mis pintas. ¿Qué se ha creído esta zamarra? Yo, que llevo detrás de él desde casi que nací. Seguro que la tonta esta ha elegido entre un músico, un deportista y un rebelde y no está aquí por verdadero amor como yo.

¿Y qué es eso de reírse de mis pintas? ¿Qué voy a hacer? ¿Voy a apechugar con la ropa y las pintas que me gustan para que me quiera como soy? Ni de coña, me voy al centro comercial a comprarme dos trapitos. Se va a enterar la guarrindonga esta.

Oh, mierda, había olvidado que soy una estudiante y que esas cosas cuestan dinero. Voy a tener que encontrarme algún currillo de estudiante para pagarme mis trapitos. Qué suerte que no estoy en España y aquí voy andando y me salen los trabajos de debajo de las piedras. Tengo delante de mí cuatro opciones: pasear perros y recoger sus mierdas, preparar pizzas, limpiar coches y ordenar libros de la biblioteca del instituto.


Al final como veis cogí dos trabajos a la vez, el de pasear perros -además un perro sencillo, callejero, nada llamativo- y preparar pizzas en el centro comercial. Bueno, pizzas en teoría, porque yo ahí veo hasta grajeas de las de Harry Potter para echarle a la pizza. El caso, que no os aconsejo eso de pillar dos trabajos a la misma vez porque al final acabas mezclando cosas del uno con el otro. Que si le das un champiñon al perro y luego le sienta mal, que si el perro hace sus cosas y luego te falta peperoni en la pizza y tienes que echar mano a otros productos... Bueno, nadie se quejó y conseguí un buen pastizal para cambiarme entera. Toda cargada de personalidad, fui a las tiendas a comprarme algo apropiado para mi nuevo novio -y sobre todo para que la comemierdas de su ex se joda-.

¡Chiiiiicos! ¡Se me ha ido de las manos! No sólo me he comprado el traje más caro de la tienda sino que además me he tintado el pelo. Tenía yo un castaño clarito muy default y me he puesto un azul oscuro porque soy una chunga y voy a ser la novia de un músico.


Pues ya estoy preparada para darle en toda la boca a la focamonje de la ex-novia. Ya puedo ir al parque a darme paseítos delante de ella para que rabie hasta la saciedad. Ah, sí, y para conquistar al chico de mis sueños, que se me olvidaba.


Ahí está, tan guapo ajeno a todo. Si supiera lo que le he querido desde el primer momento en que le vi... Le queda tan bien esa cara pixelada sin ojos... Voy a hablar con él que claramente quiere que le moleste mientras está ensayando encima del escenario.


¡Lo ha dicho él! ¡No me lo estoy inventando! Estoy tan nerviosa... Mañana vamos a desayunar juntos en la cafetería del instituto. ¿Qué me pido? ¿Tendré que prescindir de mi plato de comida favorita: el ajo al ajillo? ¡No sé qué hacer! Mira, yo voy a ir sin pensarlo mucho y ya está.

Ha pasado algo inesperado, y es que... no he ligado con él:


Estaba tan nerviosa que hasta la imagen se ve particularmente borrosa. La ex-novia ha resultado ser una persona entrañable y adorable que me ha invitado a comer y me ha pedido perdón por su comportamiento. Ya sabía yo que no podía ser tan mala. Menos mal que no me dejé llevar por mi ira y de mi boca no salió ninguna palabra malsonante. En cualquier caso, me ha invitado a una fiesta de disfraces y, bueno, no pensaba ir porque... ¡Qué corte! Pero al final me ha dicho que va a ir el chico de mis sueños -que por cierto, ¿cómo se llama? Estaría bien que lo supiera- y me he animado a ir. He de captar su atención como sea, así que voy ya a comprarme un traje de marinerita que vi el otro día cuando estaba comprando en el centro comercial. Voy a llevar el disfraz estrella.


PUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTAPUTA

Vamos a calmarnos. ¿Qué hace una persona adulta como yo en una situación adulta? Pues está claro, llamar a la amiga más cabrona que tengo y formular un plan para joderle la vida a esa caracaballo.


Tras una larga tarde viendo El Diaro de Noah, y comiendo tortitas y helados que ha hecho que toda la ropa que me compré no me valga ya, hemos acabado ideando la venganza. He recuperado las partituras que tenía para flauta de sexto de primaria donde hacíamos aquellos ejercicios rítmicos del "taaaa-taaaaa ti-ti-taaaa" y tras practicar toda la noche -no he dormido- voy a desafiar a la zorrezna esa a un duelo de batería delante del chico de mis sueños -y si tengo la oportunidad preguntarle su nombre-.

Bueno, la verdad es que se me ha dado como el culo, pero ella lo ha hecho tan mal que la he humillado delante del chico de mis sueños.

En cualquier caso, hay algo que también me llama la atención, y es que yo estoy aquí dejándome los euros con diversos modelitos y el chico de mis sueños lleva la misma ropa todo el tiempo. Además el muchacho toca con su grupo y da conciertos en verano, con todo el calor. Pero bueno, seguro que simplemente tiene la misma ropa siete veces en su armario y por eso parece que no se cambia. Él es perfecto. Mirad si no esta foto que le robé nos hicimos la otra tarde en el parque. Yo salgo con mi modelito -aquí os dejo un truqui, y es que... ¡mi falda es parte del vestido de marinerita que me compré para lo de los disfraces!- y el chico de mis sueños sale con su misma ropa de siempre. No hay nadie más en la foto. NO HAY NADIE MÁS EN LA PUTA FOTO.


Una chica delicada como yo tiene sus armas de mujer. Dejé de ir tras él un par de días y... ¡magia! El chico de mis sueños me llamó por teléfono con una interesante propuesta.


¿A la disco? Er... bueno... es igual. El caso es que el chico de mis sueños me llamó para perrear como Dios manda, y yo encantada de poder acercarme más a él. Me cambié de ropa y allí me presenté para echarme unos bailes con mi apuesto pretendido. Eso sí, el maldito no se quitó la ropa tampoco para ir a la discoteca.


Llegó un momento en el que salí un poco localcoño. Sí, después de aquellos bailoteos en la disco -que como podéis ver estaba más vacía que el corazón de la ex- entramos en una fase un tanto... delicada. No éramos novios, pero vi en él cosas extrañas que no me gustaron. Por ejemplo, un día le vi hablando con un amigo suyo sobre ligarse a mi amiga -la que me ayudó con aquello del desafío de batería- por una apuesta.


Pero todo se arregló, porque al final resultaba que mi amiga estaba colada también por ese chico. Sin duda fue una relación que empezó con una base muy sólida y estoy convencida de que van a llegar muy lejos. A raíz de ello, fui a disculparme con el chico de mis sueños y.. ¡me lo encontré con otra! El numerito que le monté todavía es la comidilla de todo el barrio.


Aunque al final...


Pues hombre, si vas a ser mi novio qué menos que contarme que tienes una hermana. Esas cosas se dicen. Bueno, un desliz lo tiene cualquiera. Admito que salí un poco loca, así que para recompensarle decidí dejarme de malos rollos e invitarle al cine. Eso sí, el cine no es precisamente barato, así que me tocó volver a repetir determinada experiencia.


Tras horas y horas echadas recogiendo mierdas de pizza y preparando pizzas de perro, conseguí el dinero necesario para ir con el chico de mis sueños al cine. Me dejó elegir la película, me dijo que adelante, que no me preocupara.


Así que bueno, teniendo en cuenta que es un músico y tal y que aquí estoy para complacerle a él y no para encontrar una zona común donde ambos podamos aceptarnos con nuestros gustos y pasarlo bien... pues elegí "¿Quién me ha robado la púa?" Una clara comedia musical con la que íbamos a reírnos un montón, probablemente repleta de pedos que con el Dolby Surround suenan de vicio. Un descojone. El caso, que salgo con las entradas y... ¡me dice que esa película no le gusta y que mejor la vea sola! ¡Después de todo el trabajo que me costó, de las horas cogiendo cacas de perro y de los trozos de chorizo que me comí cuando el jefe de la pizzería no me veía! Pero no creáis que acababa ahí la cosa, me dijo que "mejor mañana vengo contigo y vemos otra". Me ha salido gafapasta y el hombre quería ver Diversión y Cultura en Do Mayor. Salí con cero euros del cine pensando en lo difícil que sería el día de mañana.


Tengo al perro de los vecinos completamente agotado de tanto cagar, pero ya tengo el dinero para poder ir a ver la mierda apetecible Diversión y Cultura en Do Mayor.


Lo estáis viendo, ¿no? El maldito cine vacío mientras vemos una pareja dándose besitos. La de ¿Quién me ha robado la púa? tenía las entradas agotadas, y los pedos Dolby Surround eran tan sonoros que se oían en nuestra sala mientras nosotros presenciábamos una escena con música francesa.

Días después, el chico de mis sueños -al cual le he intentado robar el DNI mientras dormía para ver cómo se llamaba- se me acerca muy serio y nervioso y...


¡Cuidado que se me declara! ¡No estoy preparada para algo tan importante! ¡Llevo esperándolo demasiado tiempo!


Uno del instituto que no tiene ni nombre -anda mira, como...- aparece y me secuestra al novio justo en el momento más importante de mi vida -mi segundo momento más importante fue hace unos días cuando fui al espejo a ver cómo me había quedado el tinte azul-. Mi novio se esfumó durante unas horas, y volvió completamente abatido porque el batería de su grupo había dejado la banda. Así que... ¿qué hice? ¡Aprovechar la oportunidad! Decidí enamorarle por completo ofreciéndome como batería del grupo y salvando a su banda. Una jugada maestra. ¿Qué fue lo que me encontré?


Pues un examen amigos. Un MALDITO EXAMEN. ¿Sabéis de esto que eres chica y dices que te gusta el fútbol y el macho de turno te suelta que eso no es cierto porque no sabes quién fue el pichichi de la temporada 84/85? Pues esto es igual. Contesté a todas sus preguntas de manera correcta y lo dejé roto de amor. Entré a formar parte del grupo y tocamos en un festival veraniego en el parque de la ciudad. Cuando acabamos, se acerca el chico de mis sueños y...


Es entonces cuando me acuerdo de cierta persona:


Pero no, esta vez nadie interrumpió lo inevitable, y saltó el bombazo.



Pues hombre, es que a ver, vale que era el chico de mis sueños y tal, pero... ¡es que no se cambia de ropa! Ya he estado en su casa y no tiene replicas de su ropa, es la misma. Encima me viene ahora justo después del concierto que estamos los dos sudando y oliendo a rata a proponerme noviazgo. Tampoco creáis que se me ha olvidado lo de ¿Quién me ha robado la púa? y que me hiciera comprar otra vez entradas para tragarme esa gafapastada que le gustaba a él, además del examen tocapelotas que me hizo para comprobar que era apta. Y bueno, no nos engañemos, ahora soy una megaestrella que toca la batería y no me van a faltar los chicos de mis sueños. Además... por encima de todos los problemas que tenemos y de todas las incompatibilidades... ¿CÓMO COJONES TE LLAMAS?

Sin embargo, la vida es caprichosa, y al decirle que no quiero ser su novia me vuelve a hacer la misma pregunta. Vuelvo a decirle que no. Vuelve a hacérmela. Le digo que no. Así unas setecientas veces. Efectivamente, había entrado en un bucle temporal. Oh, cruel ironía que no me dejaba avanzar en el juego del amor. Acepté mi destino, era lo que quería, el chico de mis sueños estaba allí delante de mí. ¿Qué importaba que no tuviera nombre?


Digo: "Venga, voy a ser un poco stalker pública y a decirle que he ido detrás de él desde la primera vez a ver si se asusta y se va", pero no, el muchacho daba palmas con las orejas.



AMORZACO PERO DEL DE VERDAD, DEL QUE OS JODE NO TENER


"Vuestro tierno amor está floreciendo y finalmente junto al chico de tus sueños, feliz y contenta"


20 comentarios :

  1. Picueto me dejas con tanta telenovela! XDXD

    ResponderEliminar
  2. NeoJin, os amo a ti, a la exnovia, y al catálogo de casposidades de Nintendo DS. Sigue así que eres un genio XDDDDDDDDDDDDDDD.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maria José y yo nos movemos entre la caspa como nadie. Algún día tengo que recopilar todas estas entradas y publicaras en un libro. El BloJ: Director's Cut.

      Eliminar
  3. Empiezas a salir con él y todavía no sabes su puñetero nombre XD. Te doy una semana saliendo con él (?)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es envidia pura que tienes del amor verdadero.

      Eliminar
    2. Envidia no, es ser realista jajajaja

      Eliminar
  4. ¡Me encanta, y encima, aunque esté dirigido a chicas, como hombre que soy he aprendido una gran cantidad de trucos para el amor!

    http://i.imgur.com/SPXyFkI.png

    ResponderEliminar
  5. Te digo lo mismo que por Twitter, hacía mucho que no me reía tanto con un análisis de juego, de verdad xDDDDDDDDDD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oye, que va todo en serio!!! No te rías de mi novio el sinnombre!

      Eliminar
  6. Muero. Voy a llegar tarde a trabajar por leerte. Por cierto, Mari, yo iba a ser Arturito. A mi madre le parecía muy gracioso poder llamar a su futuro hikp "Arturo caga duro" pero le salí rana, se siente. Yo puedo ser tu novio ideal (:

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Arturito y María José viven enamorados en un universo paralelo. Seamos felices sabiéndolo.

      Espero que conserves tu trabajo xD.

      Eliminar
  7. ¿Qué es esto, que como no salió ningún juego troll en el último AQJQQJ tenías que resarcirte? XDD. Dicho lo cual, a quién se le ocurre ir a una fiesta de disfraces organizada por la ex justo cuándo comienzas a flirtear con su chico. A ver, que yo no soy ninguna experta, pero aun así sé que eso es básico y de manual jajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo me lo creí!!! Si es que soy inocente. Será por el carácter rebonico en general de los juegos de DS o algo, pero pensaba que eso iba a ser una bonita historia de tolerancia, respeto y amor xDDD.

      EN EL AMOR TODO VALE.

      Eliminar
  8. jajajajajajajaja Por fin saco tiempo de mi apretada agenda para leer esto. Qué giro de guión más inesperado. Más conmovedora que la relación de Pol y Adara.

    ResponderEliminar