sábado, 19 de diciembre de 2015

Call of Cthulhu: Shadow of the Comet

Vamos con el clásico que propuso Sikus en el último ¿A Qué Juego Quieres que Juegue? #10: Halloween Edition.



Si estuviera sentado delante de mi amado ordenador -sí, le quiero más que a muchos humanos- escribiendo estas líneas para algún tipo de revista o página web probablemente Call of Cthulhu estaría bañado en elogios, y no, no por los billetes que me pudieran enviar para ello, sino porque realmente pienso que los merece.

Sin embargo, tenéis la enorme desgracia de estar leyendo un BloJ de índole bastante personal, donde por encima de unos gráficos, una historia o incluso una jugabilidad se alzan las sensaciones, y por desgracia lo que sentí jugando a Shadow of the Comet es bastante negativo. Aquí tenéis que sumar muchísimas cosas para entender el tono de este análisis, y es que todos conocéis los problemas que tengo últimamente con el género de la aventura gráfica de toda la vida. Shadow of the Comet no es una avnetura gráfica "point & click" al uso, su manejo es diferente, pero la base está ahí y cláramente se engloba en esa categoría.


Me siento un poco decepcionado conmigo mismo porque Shadow of the Comet es el primer juego -que yo recuerde al menos- que ha conseguido sacarme de su propio contexto. Soy muy adaptativo a la hora de jugar a videojuegos, y soy consciente de las limitaciones de la época y de su propio contexto más que nada porque llevo jugando a juegos desde mi Amstrad CPC 464. Esto me permite disfrutar obras de arte antiguas y no estancarme en los problemas que presentan dichos juegos a la hora de ser jugados en la actualidad. Shadow of the Comet tiene el triste honor de ser el primer juego con el que no pude tragar a pesar de saber de que estábamos hablando de un juego de 1993.

Sus carencias, o mejor dicho, lo que me ha tirado para atrás ha sido su extrema lentitud. Lentitud en pantallas de carga, lentitud de movimiento de Parker -personaje principal-, lentitud en los diálogos extrema que creaba pausas de más de ocho segundos entre frase y frase, que además tampoco ayudaban con el flojo trabajo de voz detrás del sonido. Por desgracia -o por fortuna- hemos aumentado el ritmo de nuestras vidas y queremos hacer demasiadas cosas en mucho tiempo, y juegos como éste han sido sacrificados en el nuevo "modelo de vida" instaurado, al menos derivado de los videojuegos. No me hubiera importado hace años pasar un mes o dos mecido en el ritmo de Shadow of the Comet, pero ahora, es algo impensable para mí en un juego que realmente ofrece unas cinco o seis horas de aventura.


¿Cosas buenas? Un montón. La historia sin ir más lejos está muy bien, aunque me chirriaron unas cuantas cosas. No soy ni mucho menos un experto en Lovecraft, pero hay unas mezclas extrañas en el momento en el que se habla de términos como el Infierno y similares que creo no casan mucho con el universo del escritor. En cualquier caso, bastante interesante, lo cual sí que es primordial siempre en una aventura gráfica. También hay que destacar muchos de los puzles, increíblemente ingeniosos. No esperaba que me fuera a dejar boquiabierto en la resolución de algunos problemas.

No faltará nada de "folclore" lovecraftiano

Aunque mis sensaciones han sido negativas he de reconocer que agradecí que no fuera un juego donde fuera difícil perderse. Si que es verdad que tiene sus cosas enrevesadas -como el laberinto de cavernas, por ejemplo-, pero en todo momento como mínimo sabes dónde tienes que ir. Y es que llama también la atención el "mundo abierto" que presenta el juego, con un pueblecito llamado Illsmouth a tu disposición desde el principio, impropio de una aventura lineal como ésta.

Sé que no estoy siendo justo con el juego, pero decir lo contrario hubiera sido ser injusto conmigo mismo. Más que parecerme un juego malo, que en absoluto lo es, mis percepciones negativas van más por la sensación de haber perdido tiempo.


2 comentarios :

  1. Vamos, que a mí me gustará ;-)

    La compré en las rebajas de Gog junto a Prisoner of Ice. Es una una pega lo que comentas del tiempo pero si en realidad son cinco o seis horas encaja en el que puedo dedicarle a un juego últimamente.

    De todas formas, parece increíble que en un ordenador actual el juego vaya así de lento, es una lástima.

    Saludos fremen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando hablo de su lentitud es de cómo está hecho el propio juego, no de que vaya "lento" porque el ordenador no lo mueva bien.

      Ya que lo mencionas, el Prisoner of Ice sí que me encanta ^^

      Eliminar