miércoles, 11 de noviembre de 2015

Battlefield 3

"Inteligencia militar son dos términos contradictorios".



Eso decía Groucho Marx, el cual probablemente hubiera disfrutado lo suyo con Battlefield 3. Sí, nos gustan las guerras, pero siempre y cuando sean a través de una videoconsola u ordenador. Prueba de ello son los cuatrillones que vende cada Call of Duty o los trillones -nótese la bajada de cifra comparativa- de la saga Battlefield.

Pero no os penséis que esto ha sido siempre así. De hecho, no fue hasta Battlefield 3 y su motor Frostbite cuando se empezó a equiparar el juego de EA Dice (Mirror's Edge) con el rey de esto de los shooters militarizados. Antes Battlefield se mantenía con una muy fiel legión de seguidores que permitían un online muy alegre, pero sus cifras de ventas poco tenían que ver con lo que llegó en Battlefield 3 y sus consecutivas secuelas.

El salto a Battlefield 3 fue bastante ambicioso, y prueba de ello fue la inclusión de un modo campaña que prometía hacer las delicias de los jugadores. No, el modo campaña es una basura y no lo voy a negar. Es más, el modo campaña hizo que todos los Call of Duty que había jugado -que no son pocos, basta con echar un vistazo en la etiqueta perteneciente a la saga- subieran automáticamente de puntuación en mi mente. Battlefield 3 convierte a Call of Duty en todavía un mejor juego, y eso es algo que debe dolerte mucho si eres trabajador de Dice y estás leyendo estas líneas.

Esto sí que es echar un polvo

No se puede hacer una campaña más insulsa, más olvidable y más petarda -y no porque falten explosiones- que la que hay en Battlefield 3. No creáis que recuerdo muchos momentos buenos más allá de una rata que intenta asesinarte y un paseo en avión. Todo muy aturullado, todo muy oscuro y todo con una visibilidad nula. Gastar tiempo en hablar de la campaña de Battlefield 3 es quererlo muy poco.

Hablemos ahora de un pilar importante del juego como son los gráficos. Sí, Battlefield es uno de esos juegos para hacer competiciones de benchmarking, pero la realidad es que, al menos Battlefield 3, está envejeciendo de mala manera. Han pasado ya cuatro años desde su lanzamiento, y aunque hay veces que deslumbra por sus gráficos la realidad es que en campaña lucen bastante pobres. Pobres en un sentido de que sí, buscan desesperadamente el fotorrealismo, pero siguiendo con el símil acaban siendo "fotos" sin vida ni movilidad alguna. Muy pobre todo, muy marrón, gris y soso para un ojo que ha visto en la vida real mucho más color que esto. No hablemos ya cuando el juego se mete en interiores y básicamente ofrece pasillos sin ningún tipo de complicación ni objetos por delante. Me recordaron mucho al Serious Engine de Serious Sam 3, sin que esto tenga por qué ser malo.

Si me enseñan esta foto cuando jugaba con mi Amstrad CPC 464 hubiera pedido que me congelaran hasta 2011

Pero amigos... antes de que os pase por la cabeza la posibilidad de un suspenso -tampoco sería como para eso-, todo esto de la campaña es una excusa para continuar con su online. Incluso los gráficos son una excusa para explotarlos en el online. Aquí no hay color, el online de Battlefield 3 es de los mejores que he jugado nunca, y mirad que estoy enamorado de juegos como Blacklight Retribution. Hablamos de online no cooperativo claro -no cooperativo contra IA, para ser más precisos-. Muy pocos juegos son capaz de transmitirme a la misma vez una sensación de realismo/simulación con la diversión propia de hacer el cafre por los escenarios. Tus habilidades cuentan, pero muchas veces la cosa pasa por ser el más atrevido y buscar liarla parda.

Gran culpa de este gran online la tiene el enorme diseño de mapeados, que ofrece casi infinitas posibilidades para el gran número de jugadores que es capaz de incluir -hola, Titanfall-. La pena es que la gente ya suele tirar por uno sólo como siempre pasa en los juegos de más éxito, pero si tenéis la oportunidad de rondar distintos servidores quizá podáis echar partidas a lo largo de los distintos mapas que presenta. Más allá de que incluya muchos modos lo que de verdad importa es que los mapas son tan complejos y a la vez tan intuitivos que hay pocas posibilidades de picárselos lo suficiente como para que la batalla acabe siendo injusta.

Si prefieres los juegos multiplayer, eleva la puntuación de mi análisis dos puntos más

Por supuesto en Battlefield 3 se sigue apostando por el uso de vehículos de todo tipo que hacen todo mucho más espectacular y dinámico. Los cazas son particularmente divertidos, aunque ya os digo que controlarlos os costará antes un buen puñado de suicidios. Es principalmente con estos vehículos donde el juego alcanza nuevas dimensiones y se vuelve inmensamente divertido y variado, y la gente de Dice lo sabe. Los mapas tienen una dimensión como digo bastante grande, que sí, puedes recorrer a pie gracias a su distribución de puntos de respawn, pero hay muchos pensados para coger cuantos más vehículos mejor.

Mi primer Battlefield tras varios coqueteos poco serios con los anteriores ha dejado un gusto amargo. Pensad que yo soy un jugador 90 % -por no decir más- single player, así que no puedo evitar sentirme algo decepcionado con Battlefield 3. Lo mismo vale en el sentido contrario, y es que teniendo en cuenta que no estoy cómodo en el online de casi ningún juego, el hecho de que me gustara tanto dice mucho en su favor. Ya si eso decidís vosotros con qué parte del análisis os quedáis.


4 comentarios :

  1. Es una pena que no le den bola a la campaña. Recuerdo como empecé a jugarla, lo impresionantes que me parecieron los gráficos, lo mucho que me aburrí y lo rápido que dejé el juego. Les pasa a muchos, mira Crysis 3, casi todos los CoD y el Battlefield 4. Para jugar un buen FPS he tenido que esperar a The New Order que les da a todos estos cien mil patadas en la boca En cuanto al online, pues vale, también soy jugador 90 % offline.

    Saludos fremen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todavía no he jugado a Crysis 3, aunque Crysis 2 me enamoró, pero he oído cosas malas de él :/

      Sí, las campañas de todos estos juegos son mierda al lado de maravillas jugables como Bulletstorm o el Wolfenstein que mencionas, que no lo he jugado pero vamos, pintaza no lo siguiente. Pero bueno, son distintos públicos también.

      Eliminar
  2. El Battlefield 3 me pareció un juego bastante aburrido. Su campaña me daba bastante sueño. Y como no suelo jugar online, su multijugador me daba sueño.

    No digo que Battlefield 3 sea un mal juego. Para nada. Puesto que su multijugador es una obra de arte. Pero a mi parecer me lo encuentro más un vende humo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y un humo que se disipa cada vez más fácilmente! Y esto se extiende también a la saga Call of Duty. No sé cómo irá la cosa en ventas pero desde luego se habla bastante menos de ellos que hace unos años (que hasta la salida de un modern warfare era noticia en Antena 3).

      Eliminar