SLIDER

martes, 7 de septiembre de 2021

1980-1990 LA DÉCADA DORADA DE LOS VIDEOJUEGOS RETRO - RESEÑA

Echamos un vistazo en profundidad a 1980-1990 La Década Dorada de los Videojuegos Retro, un libro escrito por Enrique Segura Alcalde que Dolmen Editorial nos ha hecho llegar con la excusa del lanzamiento de su segunda edición, y como aperitivo de su continuación que está a la vuelta de la esquina. Sed bienvenidos a este monumento a la nostalgia inmortalizado en 432 páginas que funciona como festival de celebración de una de las décadas más brillantes no sólo de los videojuegos, sino de la cultura pop en general. Si alguna vez has probado a hacer un hadoken convencido de que iba a salir algo de tus manos, si alguna vez has alquilado un juego en sábado para tener que devolverlo un lunes en lugar de al día siguiente, si alguna vez has protagonizado batallas verbales con alguien defendiendo a tu consola de la burda competencia o si alguna vez has sentido el pánico de no saber si la vida 0 contaba o no, enhorabuena: estás en el sitio correcto.



No es la primera vez que Enrique Segura Alcalde aparece por este BloJ. Suyo también es el espectacular Arcade Classics Collection que repasamos en su día y que, dicho sea de paso, es un excelente complemento para un libro como el que hoy nos ocupa. Un libro que, tal y como pasaba con el anteriormente mencionado Arcade Classics Collection, cede todos los derechos de autor a la lucha contra el cáncer, por lo que si no teníais suficientes motivos para comprarlo, ahí tenéis uno más.


El sentimiento al leer el libro está claro: una fiesta de los videojuegos retro a la que acuden un montón de invitados con un Enrique Segura Alcalde como maestro de ceremonias. Es algo así como una quedada de amigos compartiendo recuerdos y anécdotas a la que han tenido la cortesía de invitarnos. Un reencuentro con el yo del pasado, con viejos amigos que ahora empiezan a peinar canas -los más afortunados que todavía pueden peinar algo- y han sustituido sus montañas de VHS por montañas de obligaciones. No voy a negaros una cosa, estas reuniones, en formato de libro en esta ocasión, suelen ser un caldo de topicazos que se pueden resumir en el "antes se vivía mejor", en la idealización del pasado comparativo que se encrudece con los años y no deja disfrutar del avance como deberíamos. Siempre que leo un texto enmarcado en aquella época gloriosa que viví, voy con miedo de encontrar un tono poco adecuado e incluso exclusivista. No es el caso de este libro, y es algo que quiero destacar por encima de todo. No existe un tono paternalista ni aleccionador. Lo que queda es tan sólo una pila de viejos recuerdos que miran directamente a los lectores que compartimos aquellas sensaciones únicas de los 80, pero que no reparte ningún carnet. Es más, algunos invitados adquieren un tono casi paródico de todo lo que he mencionado. ¿Recordáis mi análisis de Doom de 2016 donde mencionaba que su verdadero éxito radicaba en haber encontrado el equilibrio perfecto entre el homenaje old-school y el videojuego actual? Pues podríamos aplicar ese razonamiento al libro de Enrique Segura Alcalde.




Sobre la estructura del libro, tenemos 20 capítulos distribuidos en 432 páginas a color y repletas de ilustraciones, en un trabajo de maquetación soberbio protegido por unas tapas duras con una portada que a mí no me ha acabado nunca de convencer por sobresaturación de estímulos en su disposición, aunque soy consciente de lo subjetivo del asunto. Dentro nos espera un libro al que le encuentro muy pocas pegas, y que mezcla sabiamente a todos sus invitados para darle un cuerpo, una coherencia al libro completo pretendiendo no aglutinar una lista de juegos, sino una historia con introducción, nudo y desenlace coronada por capítulos que funcionan más como anexos y que le dan el dinamismo a la obra, haciendo que el casi medio millar de páginas parezca un par de centenas. Yo, que siempre tengo mis peros con el tema de las entrevistas, quedé bastante contento con esta estructura más híbrida que las entremezcla en los capítulos, convirtiéndola en un material mucho más interesante y acorde con lo que se está contando que si estuvieran aparte.


Dado el tremendo número de invitados y el renombre de los mismos que tenemos en el libro, no voy a hacer menciones a ninguno de ellos ya que nos llevaría toda la reseña. Os invito a que echéis un atento vistazo al índice donde figuran estos nombres, y ya que estamos lo usamos de referencia para ir desgranando bloque a bloque todo lo que Enrique Segura Alcalde nos ofrece, que no es poco.



Joaquín Relaño -me vais a permitir que haga mención a los autores del prólogo y posteriormente el epílogo- es el responsable de escribir el prólogo con un texto tan fácil como adecuado: sus recuerdos. Parece topicazo, pero no deja de ser la mejor manera de empezar. El hecho de que Joaquín comparta sus recuerdos de aquella época no es un grito de atención, es una invitación a que busques en tu interior los tuyos y adquieras ese mood que se necesita para sacarle unos puntos extra a todo el libro. Una buena bienvenida, engalanada con portadas de la Micromania y la Microhobby, que tiene su segundo acto en el primer capítulo del libro donde ya Enrique Segura Alcalde levanta el telón de su función. Nos recuerda el contexto donde fue escrito el libro, en plena pandemia, y nos avisa ya de la peculiar estructura que tanto valoro: capítulos que se pueden leer por separado pero que juntos tienen un hilo conductor. Le da ese carácter casi de autobiografía, y de alguna manera define el libro como la reunión de amigos que mencionaba en anteriores párrafos, donde no sólo se habla de juegos, sino también de películas, música y cultura pop de los 80. Al fin y al cabo, no es casualidad que muchas de las portadas que inician los capítulos del libro pertenezcan a películas y personajes emblemáticos que trascienden el mundo de los videojuegos.


El capítulo 2 da inicio al primer gran bloque, que podríamos resumir como la etapa pre-consolas, y que nos llevará hasta el capítulo 5. El punto de partida se sitúa en "las maquinitas" en aquella época donde las pilas de botón eran un objeto de primera necesidad. Aunque las Game & Watch colman la mayoría de las atenciones, personalmente agradecí las menciones a aquellas máquinas clónicas que sí que estuvieron en mis manos a diferencia de las exitosas máquinas de Nintendo. También me llené de recuerdos leyendo sobre los primeros ordenadores preparados para jugar a videojuegos, aquellos que compraban nuestros padres "engañados" -luego ellos jugaban igual- con lo de que eran para estudiar. ZX Spectrum, MSX, Commodore y en mi caso un Amstrad CPC 464 con el que di mi primer pasito en esto de los videojuegos que ocupan un importante tramo del libro y a los que se les dedica el capítulo 3 en su totalidad, con un Enrique Segura que se atreve a confeccionar una lista con 20 juegos destacados de aquellos tiempos. Lista que de alguna manera alarga gracias a un capítulo 4 donde se trata el tema de las recreativas -de nuevo, para esto, tenéis el libro de Arcade Classics Collection- en el que se incluyen 18 títulos seleccionados como adaptaciones de arcades para estos ordenadores. En definitiva, un total de 38 juegos elegidos donde, si disfrutaste de aquellos ordenadores, será difícil que no encuentres algún viejo conocido.



El segundo gran bloque en el que estoy dividiendo el libro para esta reseña empieza en el capítulo 5 y llega hasta el 8. Se trata de la época donde las consolas llegaron a nuestros hogares, y para mí, la más representativa de mi infancia. Una llegada capitaneada por Sega y Nintendo que aterrizaron para colonizar nuestros hogares como si de alienígenas con un plan maestro se tratara, que venían a cumplir el sueño de tener una recreativa en casa y que de alguna manera empezaban a configurar lo que acabarían siendo ejércitos de niños que se posicionaban en los patios de los colegios para pelear por aquella consola que habían adoptado dando lugar a la primera gran guerra de consolas. Parece que estemos hablando de la Primera Guerra Mundial, y bueno, igual hasta nos quedamos cortos, porque el orgullo seguero o nintendero había que defenderlo a capa y espada, aunque a día de hoy todos hayamos quedado amparados por la gran bandera de lo retro. Así, Enrique Segura traslada muy sabiamente esta guerra de bandas enfocando las entrevistas en estos capítulos a la batalla entre Sega y Nintendo, entrevistando a uno de cada bando para que quede reflejado el contexto de la época y rematando cada capítulo con un listado de elegidos de cada consola. Lo que acabamos teniendo es un capítulo 5 dedicado a la batalla entre Sega Master System y la Nintendo Entertainment System (NES), un capítulo 6 dedicado a portátiles con el enfrentamiento entre la Sega Game Gear y la Nintendo Game Boy y un último capítulo para las grandes estrellas de esta década, es decir, la Sega Mega Drive y la Super Nintendo. Por último, se cierra este bloque de consolas echando una mirada a la siempre especial Neo-Geo de SNK, ese artículo casi de lujo por el que todos, independientemente de nuestro bando, suspirábamos con romanticismo, por ser lo más cercano que hubo a aquello de tener una recreativa en casa en aquellos tiempos.


El capítulo 9 no lo podemos meter dentro de ningún bloque. Es un capítulo de alguna manera final, como un epílogo a mitad de libro, que viene a cerrar toda la primera parte dedicada a, por decirlo pronto y mal, la historia de la década de los años 80. Un puente entre la parte más contextual del libro y la parte más específica, como ahora veremos.



Entramos en la segunda parte del libro en el capítulo 10, y no la abandonaremos hasta el capítulo 17. Personalmente, mi parte favorita del libro. Englobo estas 122 páginas bajo un mismo saco para hacer referencia a capítulos creativos y muy dinámicos que vienen a funcionar como listas de recomendaciones muy especiales de videojuegos bajo un mismo elemento común. También son capítulos donde Enrique Segura Alcalde coge las riendas, y las entrevistas pasan a un plano más secundario. Tendremos un decálogo con diez mandamientos retro (capítulo 10), en el intento de intentar definir qué es retro y qué no -querido Enrique, todos sabemos que no le podemos poner diques al mar, pero es un capítulo especialmente divertido-. También pasaremos por un listado de 12 juegos difíciles (capítulo 11) representativos de la época en alusión a las 12 pruebas de Astérix y Obélix -preparad los pañuelos para secar los sudores fríos- y en conexión con ello una lista de jefes finales que nos hicieron la vida imposible (capítulo 12). Sorprende mucho la lista de juegos elegidos para jugar a dobles (capítulo 13) porque incluye juegos, aparte de la década de los 80, como Pro Evolution Soccer, Quake III Arena o Singstar. Al leer la coletilla del título del capítulo, "el espíritu de una época", uno entiende por qué se han metido ahí, pero es una desconexión demasiado fuerte con todo lo anterior y lo encontré, sinceramente, fuera de lugar, además de que la selección de estos títulos tampoco la considero la más acertada. En cualquier caso, recuperamos las buenas sensaciones cuando nos planta 11 juegos de fútbol (capítulo 14) representativos en lo que viene a ser su once inicial, tirando de nuevo de creatividad. Especialmente inspirada me pareció la lista de los elegidos para el trozo dedicado a los beat 'em up (capítulo 15) y también muy contento con el hecho de dedicarle un capítulo a la conexión existente entre el cine y los videojuegos con una selección de títulos basados en películas (capítulo 16), en una época donde las adaptaciones a videojuegos eran un pilar mucho más importante de lo que existe hoy en día, siendo casi residual. El último capítulo de esta separación nos lleva a una lista de personajes que Enrique Segura rescataría para salvar a la industria (capítulo 17), y con el que no acabé de conectar. Aunque entiendo perfectamente el razonamiento detrás de este capítulo, lo cierto es que objetivamente la mayoría de personajes siguen presentes de alguna u otra manera. Lo que se haga con ellos ya es otro tema, está claro. Es un capítulo ameno que de alguna manera sirve como excusa para personificar aquellos héroes que nos acompañaron como cabezas de cartel en aquella década. Nombres propios que merecían la mención a pesar de que como digo no comulgué tanto con la forma en esta ocasión.



Los últimos capítulos del libro vuelven a dar mayor importancia a las entrevistas y toman un carácter más de nicho, en una interesante mirada a, podemos decir, mantener viva esta época. Así, el capítulo 18 se centra en desarrolladores independientes retro, valientes estudios que continúan programando videojuegos para los sistemas que han ido apareciendo por el libro, mientras que el capítulo 19 se centra más en el apartado de comunidad, con entrevistas a invitados -algunos repiten- referentes a cómo se mantiene con vida la esencia de lo retro. El capítulo 20 cierra el libro, y vuelve a poner el foco en los juegos en un epílogo donde Enrique elige el que considera el juego más representativo de cada año de la década de los 80. 10 juegos que en el futuro no muy lejano deberían estar en una exposición de algún museo, si no ha pasado ya.


Dentro del propio capítulo 20 tenemos la despedida final y, la verdad, caemos en otro de los pocos puntos negativos que puedo achacarle al libro. Enrique Segura acaba con una muy bonita entrevista a Marcos García "The Elf", y la última pregunta de esa entrevista es una invitación a ponerle el cierre al libro. Me parece demasiado abrupto, y aunque en contenido estamos ante una despedida correcta, en eficacia estamos ante una estructura que no me deja la guinda del pastel que cabía esperar. Primero, por compartir ese mismo espacio del epílogo con la anterior lista de 10 juegos de la que venimos incluida en el mismo capítulo, junto con la entrevista, y segundo, porque hubiera preferido el exacto mismo contenido en un último capítulo aparte, dando un mayor empaque al libro al separar el contenido de esa despedida de todo lo demás. También me hubiera gustado que Enrique Segura hubiera escrito unas palabras de despedida. Cuestión, como veis, más de estructura que de contenido en todo caso.



Me he extendido quizá demasiado, pero estamos hablando de un libro del que no puedo ser más target. El contenido es tremendamente rico, y sí, ya os advierto que vais a echar de menos títulos que os acompañaron en vuestra infancia y que consideráis imprescindibles, pero a los listados de Enrique Segura tenéis que sumarle una enorme cantidad de juegos que se tratan en las propias entrevistas. Le agradezco enormemente al autor que en la inmensa mayoría de las entrevistas se pare a preguntar por juegos por encima de todo lo demás, y que no presente esta década de los 80 como una caja negra aislada del mundo donde está prohibido hablar más allá de ella. Numerosos títulos de rigurosa actualidad son mencionados y de alguna manera invitados a esta fiesta del videojuego, porque al fin y al cabo su existencia está directamente ligada a esta década de explosión de la industria.


Cargado de contenido y de recuerdos, con una maquetación y diseño sobresaliente -pocas veces lo estoy remarcando-. Muy pocos peros en un libro entretenido y tremendamente dinámico que a veces parece más interesado en descubrirte algunos buenos juegos de los que no se ha hablado demasiado que en ponerte la típica lista que todos tenemos en la cabeza. Algo nuevo descubrirás, seguro. Una celebración que debería seguir en un segundo volumen, el de la década de los 90, que ya estoy deseando leer. ¡Y que dure!



Podéis encontrar este 1980-1990 La Década Dorada de los Videojuegos Retro en la página web de Dolmen Editorial a un precio de 24'95€.


Copia de prensa proporcionada por Dolmen Editorial. En ningún momento las opiniones recogidas en este texto se han visto influenciadas por este hecho.

8 comentarios :

  1. No tengo palabras para expresar mi agradecimiento por tan extensa y amable crítica, es para mí un absoluto privilegio y un honor haber escrito un libro que haya dado pie a tantos y tan buenos comentarios. ¡Gracias de todo corazón, amigo Javier! Fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! Un honor que hayas venido a leer mi reseña de tu libro, la verdad. Es un placer para mí!

      Eliminar
    2. Hola Enrique, me interesa comprar la 2ª edición de tu libro y quería preguntarte si ya está a la venta esta edición en tiendas como Casa del libro o en El Corte Inglés, ya que quiero comprarlo en una tienda en vez de en la web de Dolmen Editorial. Y si no está a la venta en tiendas todavía, quería saber cuándo lo estará. Saludos de un amante de todo lo retro de Gijón.

      Eliminar
    3. Querido Javier, un placer contestar tu pregunta, y ante todo muchas gracias por tu interés. Efectivamente puedes comprar el libro en cualquier gran superficie (entre ellas, todas las que mencionas), y si no lo tuvieran en el momento lo puedes pedir y te lo traerán sin ningún problema. Estoy contigo: es importante apoyar al comercio local. ¡Fuerte abrazo y gracias de nuevo!

      Eliminar
    4. Gracias Enrique por haber respondido su pregunta!
      Javier, disfruta mucha del libro, que merece mucho la pena :)

      Eliminar
    5. Vale, entonces compraré el libro la semana que viene en Casa del libro aquí en Gijón y seguro que disfrutaré de él porque tiene muy buena pinta. Gracias a los dos por responder y un abrazo a cada uno :)

      Eliminar
  2. Muy bien artículo NeoJ. Como siempre dando toda las información hasta el más mínimo detalle. Ya sé cuál será mi próxima adquisición. Te felicito por tu trabajo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Uy Horus! Qué formal te me pones jaja. Muchísimas gracias <3. El libro es GOTY!

      Eliminar