domingo, 3 de noviembre de 2019

XANADU NEXT - MENOS ES MÁS

Rokuso nos trae este Xanadu Next, perteneciente a ¿A Qué Juego Quieres que Juegue? Gold Edition #3.




Xanadu Next es uno de esos juegos con los que Rokuso llega y yo no he oído hablar de él en mi vida. Un vistazo rápido deja ver dos títulos que se cruzarán por tu mente al instante: The Legend of Zelda y Diablo. Un híbrido entre ambos juegos, con el action-RPG por bandera y más "recogido" de lo que cabe esperar. Si bien todo apunta a un considerable pozo de horas con un sistema de niveles clásico de RPG y mazmorras laberínticas con múltiples secretos, lo cierto es que Xanadu Next es un juego relativamente corto para el género, y no te exigirá horas vacías subiendo de nivel a tu personaje para afrontar las batallas que se avecinan.


Puede que sea mi ignorancia, o puede que simplemente he dado con un buen juego, pero quedé enamorado de Xanadu Next nada más verlo. La pena es que fue un flechazo de los malos, y se me acabó desinflando por culpa de algunas cosas que ya veremos más adelante. Básico a primera vista, y profundo cuando te sumerges en él. En Xanadu Next te pasarás el 90 % del juego buscando las espaldas de los enemigos para atacar con eficacia. Todo lo que sea salirte de eso te otorgará dolor y sufrimiento. Su sistema de batalla es simple, hasta el punto de que no existe ni un botón para esquivar y tu única función será la correr en círculos cascándole al enemigo de turno por la espalda, pero esconde a su vez mucho más allá de lo que deja ver. No se complica en absoluto, no se pierde en parámetros absurdos con un 0'1 % de incidencia en pantalla. Va a lo directo y es lo que hace que sea tan accesible sin renunciar a un poco de chicha.


Y es que Xanadu Next es uno de los pocos RPG que me he encontrado que ha apostado por un adictivo sistema de niveles/experiencia/skills/lo que queráis poner aquí. Todo en este juego, salvo equipo, sube de nivel. Por un lado tenemos el nivel del personaje, cuya subida de nivel te proporcionará puntos de habilidad a repartir de forma clásica entre distintos parámetros, siendo estos una excusa para poder equiparte determinados objetos. Por otro lado, los denominados guardianes también suben de nivel, siendo estos una especie de habilidades pasivas otorgándote distintas ventajas. Cuanto más alto el nivel del guardián más potente su ventaja. Por último, las armas también suben de nivel, o mejor dicho, tú subes tu habilidad con el arma a la hora de usarla.

Lo de las armas tiene más chicha, y funciona como verdadero reclamo. Cuando has matado lo suficiente con un arma desbloquearás una habilidad especial que siempre podrás usar mientras tengas equipada dicha arma. Ahora bien, si tu manejo del arma llega al máximo desbloquearás esa misma habilidad pero te la quedarás para siempre, pudiendo usarla con cualquier arma. Así, no es raro ponerse armas de menor nivel para que éstas vayan desbloqueando sus habilidades y tenerlas disponibles con cualquier arma. Es, de verdad, el único juego que recuerdo que me ha hecho desequiparme la combinación de equipo más idónea para desbloquear todas las habilidades que pude.

Mi análisis está quedando muy descriptivo y muy poco subjetivo, pero realmente considero que todo eso son los puntos fuertes del juego. Bueno, eso, y un gran diseño de mapeado que presenta la mayor parte del juego como una gran mazmorra interconectada. Como suele ser recomendable en estos casos, mejor jugar a Xanadu Next con bastante frecuencia para retener en tu mente los caminos y sitios que desbloquear.


Tres son los problemas que me encontré en Xanadu Next, y que lo alejan de ser ese notable alto que me estaba pareciendo durante las primeras horas para ni siquiera llegar a él, aunque tengo la impresión de que estoy siendo algo duro.

Para empezar, los controles -jugado en PC- dejan mucho que desear. Se presenta un sistema híbrido que te permite manejar el juego con mando, bastante idóneo dada su jugabilidad, pero que te exige usar el ratón para acceder al inventario. Cada vez que quieras cambiar de habilidades o usar algo, tendrás que soltar el mando y usar el ratón, lo cual me parece inadmisible. Voy más allá, hay batallas que afrontarás y, por habilidades de tu arma, no harás ningún daño a tus enemigos, por lo que te tocará ir al inventario -con el ratón soltando el mando- en un menú que en ningún momento pausa la acción. Podéis jugar Xanadu Next con ratón y teclado, pero creo que no compensa todo lo demás.


Segundo, hay momentos tediosos capitaneados por puzles de mover cajas que, si bien incorporan cosas nuevas y en su mayoría se agradecen, acaban siendo en muchos momentos infernales y pesados. Todo esto cobra más protagonismo en los últimos compases del juego, y además se complementan con mazmorras excesivamente grandes y un poco liosas.

Tercero y último, sufrí numerosos bugs que me fastidiaron demasiado la experiencia. Usar el amuleto que te devuelve al pueblo -básicamente para grabar partida- era una lotería donde 1 de cada 10 veces obtenía un error que me devolvía al escritorio. Eso, en un juego donde se graba de forma manual, es un ratio demasiado difícil de ignorar.


Por lo demás, un juego con bastante personalidad, desconocido por lo que sé y muy jugable a pesar de ser de 2005. Puzles, batallas con boses, historia interesante y hasta una mazmorra extra para los que busquen mayor desafío. Aunque se me desinfló tengo poco que reprocharle.


No hay comentarios :

Publicar un comentario