miércoles, 23 de octubre de 2019

BLOODSTAINED: RITUAL OF THE NIGHT - LO FEO PUEDE SER BONITO

Es broma, es feo hasta rabiar.



Pero feo hasta el dolor. Feo de no acostumbrarte. Feo de darle el Mister Simpatía.

Bloodstained: Ritual of the Night es básicamente un Castlevania que tiene como desarrollador principal a Koji Igarashi, responsable de los Castlevania más importantes y buenos que han salido. Esto es, Symphony of the Night y los seis Castlevania portátiles de la era GBA y DS, juegos que a día de hoy son igual de buenos y que sin duda representan la excelencia de una Konami a la que añoramos.


Bloodstained: Ritual of the Night es un gran juego, no nos equivoquemos. Más allá de lo feo que es tenemos ante nosotros un metroidvania ágil y divertido que toma la esencia que introdujo Aria of Sorrow de chupar almas -en este caso llamadas fragmentos- que cambian nuestros ataques, otorgando así una enorme variedad de movimientos. Si estoy en lo cierto y no me engaña el hecho de no haber jugado a Curse of the Moon, Ritual of the Night añade las técnicas especiales: combinaciones de movimientos a lo hadoken y similares ligadas a cada tipo de arma, convirtiendo el combate en algo con un poco más de chicha.

Ritual of the Night se ha llevado críticas extremadamente positivas, pero tengo la sensación de que la mayoría de jugadores que han jugado al juego no tienen en su haber los seis títulos portátiles que mencionaba con anterioridad. Tanto estos, como el propio Symphony of the Night -el papa de todos- vienen a ser mucho mejores juegos en absolutamente todo. Si ya habéis pasado por los retorcidos castillos de Castlevania, este Bloodstained os gustará sin duda, pero raro será que lo pongáis por delante de aquellos títulos.

Lo que Koji Igarashi nos da es básicamente un Castlevania indie, sin el colchón financiero que podía darte tener detrás a algo como Konami, y eso se nota desde el principio. Todo es más tosco, menos refinado y, no sé si voluntariamente o no, más destinado al juego de nicho que a la venta masiva. Al juego le ha ido bastante bien, porque como siempre pasa, a los mandos el género no tiene rival siempre y cuando no lo compares con los más grandes, y el boca a boca también ha ayudado especialmente a Bloodstained. Estamos hablando de un juego de gente que ha dado algunos de los mejores títulos de la historia de los videojuegos.


No es ya su fealdad, que la estoy empleando más como un meme que como algo serio, son más sus sensaciones. Si a mí me plantan este mismo juego y me tapan el nombre de Koji Igarashi, jamás pensaría que tiene detrás al responsable de Symphony of the Night. Lo vería como un juego clónico que intenta imitar, cuando no copiar, la estructura de Castlevania pero sin el talento de los desarrolladores de los títulos más ilustres de la saga. Un homenaje pseudo amateur con cierta alma de adolescente inmaduro, que se ve incluso reflejado en su propio título.

Yendo más en serio, no sé qué falla exactamente en lo visual. No sé si es esa sensación de estar jugando a un juego al que el píxel le hubiera ido mejor, no sé si es que todo es demasiado HD y se ve tan claro que hasta se ve mal... No sé lo que es. Me imagino a los enemigos dibujados con lápiz en una libreta y la mayoría me parecen buenos diseños, que no desentonan, pero el paso a este universo en 2.5D no acaba de encajar. Está, además, falto de detalles y un poco huérfano de carisma, no porque realmente los diseños estén también mal, sino porque hemos visto diseños antológicos en la alargada sombra de los Castlevania.

Algunos, ni a lápiz ni a nada
Me está saliendo uno de esos análisis centrados en lo negativo cuando el juego me ha gustado y me ha enganchado muchísimo, y recomiendo que lo juguéis sin dudarlo, siempre y cuando os interese el género, claro. Si nunca has jugado a un Castlevania de los citados, te va a parecer un juego casi sobresaliente a pesar de su aspecto visual, salvo que tu vida pase por hacerle benchmark al Crysis de turno y el juego más jugado de tu biblioteca de Steam sea el 3DMark. Si has jugado al resto de Castlevanias, lo jugarás encantado porque no hay forma de hacer un metroidvania malo, pero me sorprendería que lo pusieras en lo alto de tu clasificación personal.


Todo funciona. La banda sonora sí que por ejemplo está a la altura de lo que puedes esperar cuando vienes de donde vienes, no como lo visual. Los controles se atascan a veces, aunque no tengo claro si ha sido mi mando o es que el juego tiene ciertos problemas para registrar ciertas combinaciones de movimientos. Nada especialmente grave (jugado con cruceta del mando de Xbox One). Lo que sí es más grave es el rendimiento del juego, con problemas de carga de pantallas -inadmisible que un juego así necesite de pantallas de carga largas al cambiar entre algunas habitaciones- y más de un bug que joderá tu partida, especialmente doloroso cuando estamos ante grabado manual. No me ha pasado mucho, pero es un juego que notas inestable, y que cuando haces algo importante o has tenido suerte para que te aparezca un objeto poco común, siempre tienes la sensación y el pánico de "voy a grabar antes de que esto se pueda romper". Todo esto también heredado de los Castlevania de DS, que estaban sujetos a congelaciones y algunos problemas.


Poco más que añadir. Sal ahí, abre tu bestiario, recoge flores -corazones- de candelabros y perdona su aspecto visual, porque desde luego te compensará todo lo demás. Siempre es una buena noticia que salga un juego como Bloodstained: Ritual of the Night.


2 comentarios :

  1. Es algo que está ahora de moda con todos los pequeños desarrollos. Gráficamente todos son muy parecidos, sin personalidad. Si sólo fuera un par podría que no pareciesen tan feos por ser más o menos únicos. Me recuerda a una época no sé si de la primera década de este siglo o la actual en la que todos los juegos que sacaba Ubisoft para PC eran gráficamente de "plastílina" daba igual que fuera aventura gráfica, plataformas o estrategia. Todo lucía parecido y terminabas muy cansado porque además no era un estilo gráfico bonito.

    Además, hay juegos que deberían ser con gráficos 2D coloridos y no con pseudo-3D, ves las 2D de Shantae o Shovel Knight por ejemplo y son bonitos ahora y dentro de 10 años, pero te hacen un remaster con fondos 3D y quedarían como el culo.

    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucha razón. Tal y como digo es un juego al que el píxel le hubiera ido mejor, y por tanto el 2D en vez de el pseudo 3D o 2.5D. Ya, claro está, depende de lo que te importen los gráficos, pero más allá de potencia gráfica y tal, es que joder, se ve tremendamente feo.
      Mira los que comentas, o el Dead Cells por ejemplo que se me viene a la mente. Juegos imperecederos visualmente.
      Gracias por tu comentario *_*

      Eliminar