viernes, 12 de julio de 2019

THE RED STRINGS CLUB - ¿CREES TENER CLAROS TUS PRINCIPIOS?

Mi partida y este análisis de The Red Strings Club es parte de ¿A Qué Juego Quieres que Juegue? #15 donde la bella Iris se alzó victoriosa. Echamos ya un vistazo a un juego encantado de poner patas arriba todo lo que crees.




El cyberpunk es probablemente mi ambientación favorita. Ya sabéis cómo va la cosa: neones hasta en papelerías, la tecnología más barata que la comida, cubos de basura en llamas donde los vagabundos  y aquellos que no aceptan el sistema calientan sus manos, continuas manifestaciones luditas que apelan a la humanidad por encima del desarrollo tecnológico, megacorporaciones que gobiernan el mundo muy por encima de los propios gobiernos, humanos con más implantes que la torre de Mega Drive-Mega CD-32X, organización de ciudades en distritos en disposición casi vertical donde los más bajos tan sólo tienen un techo de hormigón y pequeños oasis de barrio cibernéticos donde pararse a tener una charla con el camarero, ya sea un restaurante chino donde que te pongan perro es lo mejor que te puede pasar, o un club nocturno con un inagotable hilo de música jazz.

The Red Strings Club tiene un gran mérito, y es que transcurre en un 80 % bajo cuatro paredes, las del club nocturno donde encarnarás a un camarero, Donovan, que se encuentra conectado a ese sitio de una manera casi mística, y a un hacker freelancer llamado Brandeis encantado de cambiar el sistema con sus aptitudes y sus actitudes. No tenemos un escenario propiamente dicho, no tenemos una descripción social de una manera visual directa y, con todo y con eso, The Red Strings Club consigue que si abriéramos la puerta de salida pudiéramos imaginar con total precisión cómo sería la postal que estaríamos viendo. Lo poco que nos deja conocer el estudio valenciano Deconstructeam (Gods Will Be Watching) con el sello de Devolver Digital detrás es la representación de un argumento de pura ciencia ficción futurista en un contexto no tan futurista.


Tienes claro tus principios. Tienes esa sensación de que tus ideales son los correctos. Es más, tienes la sensación de que a nivel social hay ideas que no se pueden tocar. The Red Strings Club juega con eso, y desde luego va mucho más allá del argumento ya tan repetido de perder tu humanidad a base de colocarte implantes en tu cuerpo. Es algo que hemos visto en multitud de juegos, películas y libros, y es algo que The Red Strings Club ya tiene superado. Deconstructeam apela a algo mucho más conflictivo: la manipulación mental a través de la tecnología para lograr la estabilidad emocional general. Suena terrible, sí, pero me encantaría hacer una encuesta al respecto antes de que jugarais al juego, y me encantaría hacer la misma encuesta mientras veis los títulos de crédito. Y ojo, quizá alguno dirá que me estoy metiendo en spoilers, pero no estoy más que profundizando en una sinopsis que podría aparecer en la parte trasera de vuestra película favorita, porque todo esto no es más que contexto.

A través de nuestro club nocturno, iremos tejiendo los hilos que determinarán el futuro de la historia... o no Sí, The Red Strings Club es uno de esos juegos de decisiones, pero en lugar de venderte el típico "tus decisiones determinarán el final de la historia, elige con cabeza", aquí el mensaje es más bien opuesto: "tus decisiones desembocarán inevitablemente en la caída de Brandeis desde lo alto de un edificio". Es lo primero que ves al presionar Start, y es algo que el juego se encarga de recordarte cuando te muestra un diagrama con todo tu árbol de decisiones que termina en ése último momento. Por supuesto, el viaje está por encima del destino, y sí, tus decisiones configurarán el nudo pero no el desenlace.

Haz lo que puedas para sobrevivir a los cuestionarios morales que se te avecinan, porque ya te aviso de que, a menos que tengas la simpleza racional de una percha, no te va a ser fácil. Aunque el juego está dividido en fragmentos donde cambia el escenario y el personaje a controlar, tu principal función será la de servir copas con Donovan a todos aquellos que se acerquen por tu Red Strings Club. Tienes una baza a tu favor, y es que tienes fama de servir la copa ideal en el momento ideal. Recuerda lo que eres realmente, un broker de información, y es algo que todos saben en un juego que a todos les gusta jugar. Tuyo será el objetivo de servir una copa que genere distintos estados de ánimo para obtener la información que estás buscando. Equivócate a la hora de elegir la combinación y no obtendrás ninguna información que te ayude a encarar la historia.

Es simple, pero es muy efectivo, y desde luego aleja a The Red Strings Club de ser un juego de hacer click para ir pasando texto. Servir bebidas es inmersivo y a la vez interesante. Sí que es verdad que me sobraron algunas decisiones al respecto, y lo hubiera hecho más dinámico, pero otorga ese punto que siempre necesito para juegos con demasiado texto.


Lamentablemente tengo que señalar varias cosas que no me parecieron tan estupendas en The Red Strings Club, más allá de que hubiera quitado partes de ese sistema de preparar bebidas. Primero, algo netamente subjetivo: los personajes me cayeron mal, pero mal hasta el dolor. Su forma de hablar, su forma de comportarse y casi cualquier cosa que decían me causaba cierta irritación. Total incompatibilidad de caracteres que probablemente no os pase. Segundo, la historia está muy bien y es algo primordial en un juego de estas características por encima de todo lo demás, pero también me sobraron varias partes que no aportan nada y que funcionan más como extras que como parte de la trama principal. Es algo así como si The Red Strings Club fuera una edición "montaje del director" con más añadidos. Tercero, considero que existe un enorme reparto de personajes para un juego relativamente corto. Prepárate para lidiar con un montón de siglas corporativas y nombres, y aunque Deconstructeam hace lo imposible por dejar siempre claro lo que está pasando uno acaba a veces bastante aturullado. Cuarto y último, algo que comento en los directos, y es que se hacen demasiadas bromas de cuarta pared durante las conversaciones: "¿te crees que esto es un videojuego?". Puede aparecer alguna vez, pero recuerdo demasiadas y es algo que paradójicamente acaba sacando de contexto.

Me gustó mucho el final, cómo fluye la historia. Por encima de las implicaciones morales y esos cambios de parecer que pudieras tener, The Red Strings Club tiene ese giro que se le pide a cualquier obra narrada que busque sorprender, y conmigo lo consiguió. Como dije al principio, esquiva esa primera capa de debate moral-científico y lo lleva más allá. Algo similar sentí con la película Ex Machina (Alex Garland, 2015). Historias que buscan un mensaje por encima de una representación sociológica de futuros cada vez más plausibles.


4 comentarios :

  1. "me encantaría hacer una encuesta al respecto antes de que jugarais al juego, y me encantaría hacer la misma encuesta mientras veis los títulos de crédito." Pásame la encuesta y me comprometo a jugar el juego antes de que acabe el año

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igual estropeo la sorpresa, jajaja. Tranquilo, con sólo jugarlo sabrás a qué me refiero con exactitud :D. Y si quedan dudas, bueno, siempre están los directos donde reflexiono largo y tendido sobre las cuestiones morales que aparecen en el juego ^^.
      A ver si lo juegas de verdad y recuerdas darme tu opinión, que me interesa.

      Gracias por comentar (ahora y siempre <3).

      Eliminar
  2. Me encantó este juego, es más, me flipó en muchos momentos, pero para mí tiene un fallo garrafal: el minijuego de las esculturas del principio. Tosco, lioso, injusto, lento y repetitivo. Y lo ponen justo al principio, cuando se supone que deben mostrar lo mejor. Pero bueno, una vez superado este bache el resto es pura grandiosidad, así que se lo perdono.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que no tengo un buen recuerdo de él, pero no llegó a molestarme tanto como para que me llegara a mermar la experiencia final. Es cierto que es una parte un poco larga de más y que parece un tutorial de algo que no aparece en todo el juego. Probablemente lleves razón en que se podría haber hecho mucho mejor, o como mínimo empequeñecerlo.
      Gracias por tu comentario <3!

      Eliminar