domingo, 12 de noviembre de 2017

Super Mario Sunshine

Mamá, Mario me tiene manía.



Sí que me la tiene, sí. Debe ser que cuando me pongo a los mandos de cualquier Mario el fontanero detecta inmediatamente que soy de Sega de corazón, y que me pasé toda mi infancia metido en la guerra de consolas entre ambas compañías donde no se podía ceder ni un paso a lo que proponía el enemigo. Mario me odia, y es algo que he comprobado en todos y cada uno de sus juegos donde siempre he muerto de las maneras más absurdas. Lo he dicho toda mi vida: nunca he sabido controlar a Mario. Da igual que sea en 2D, 3D o 634D, la realidad es que no he jugado todavía a un juego de Mario donde me haya sentido verdaderamente cómodo.

Mario ha ido esta vez más allá.

Ilustración de CobaltNick

Probablemente cansado de ofrecerme descontrol en general, Mario se ha preocupado en este Super Mario Sunshine de tocar zonas más profundas de mi impaciencia. Sunshine es el primer juego de Mario donde me he preguntado si este paradigma de los juegos de plataformas y la jugabilidad no está en realidad sobrevalorado, y también es el primer juego de Mario donde he pensado que, como videojuego, está lejos de ser pulido.


Cuando Yogurout ganó ¿A Qué Juego Quieres que Juegue? #13 pensé que, a falta de Switch, iba a tener mi propio Mario Odyssey este año con Super Mario Sunshine. No esperaba que fuera mejor que Super Mario 64, pero sí esperaba un juego muy redondo. Lo que finalmente me encontré fue un juego tremendamente perezoso e inesperadamente descuidado para un gigante como es Nintendo a la hora de tratar sus buques insignia. Vaya por delante que no es mal juego, pero tiene detalles impropios de la compañía nipona. De hecho, si este Sunshine hubiera sido ideado por alguna de sus "filiales" hubiera causado mejor impresión.

Tenía entendido que Sunshine era un juegazo, y después de frustrantes etapas con los controles y la sensación de estar jugando a un juego menor me dio por hacer una búsqueda en internet para comprobar si estaba solo en este mundo. No lo estaba. Al parecer Sunshine es la oveja negra, dentro del culto que existe a Nintendo y sabiendo lo difícil que es criticar alguno de sus juegos. Es esta la razón por la que tengo especiales ganas de jugar a Galaxy.


Super Mario 64 tenía sus problemas. De hecho, probablemente tiene la mayoría de problemas que tiene Sunshine, pero su dificultad suavizada le permitía salir del paso. Era un mundo en 3D completamente nuevo, todo desde cero. En Sunshine ya había pelo en los huevos de Mario 3D, y la terrible cámara no tiene perdón de Dios. A esto hay que sumarle unos controles tremendamente engorrosos donde la inercia se convierte en el peor de tus enemigos. Los saltos se tornan frustrantes solo por dicha inercia, y la sensación de que Mario no gira bien y no interpreta tus movimientos con el joystick se acentúa mucho. Es algo así como si todos los niveles fueran de hielo y Mario no parara de llevar una inercia criminal. Si a eso le añadimos que hay partes en Mario Sunshine donde se requiere mucha habilidad plataformera, el resultado es un cúmulo de pérdida de vidas absurdo que además se traducen en un backtracking todavía más absurdo. Sunshine parece ideado muchas veces para sacarte de quicio.

A toda esta fórmula contaminada añadid unas misiones un tanto descafeinadas en los diversos niveles. Se repite la fórmula de Mario 64 y se presentan distintos mundos con hasta un total de ocho misiones para conseguir las estrellas -soles en este caso-. Me parece bien porque es una estructura que todavía no estaba agotada, pero hay muy poca inspiración en lo que se hace en cada nivel. Eso sí, visualmente Sunshine es muy variado y sobre todo muy colorido. Su aspecto visual está a la altura.


Super Mario Sunshine es, a pesar de todo, un buen juego. Un buen juego que ni se acerca a otros grandes juegos de la compañía que lo desarrolla. Utilizando un símil futbolero, que ya sabéis que me va mucho, es como si el Real Madrid empatara en casa frente al Hércules. Soy consciente de que soy especialmente malo jugando con cualquier Mario, pero también soy consciente de cuáles son mis limitaciones y cuáles son las del juego.


9 comentarios :

  1. Yo lo jugué en la Wii, pero tuve que dejarlo porque usa gatillos y aunque se podía hacer combinaciones de dos botones para simular "medio gatillo" era bastante incómodo jugarlo así. En cambio no noté ningún problema con la cámara y el movimiento de Mario. Tampoco profundicé, saque 5-10 estrellas. Recuerdo eso sí, un nivel bonus del primer mapa que creo que tenías que ganar un carrera plataformera al Bowsy Sombra o lo que sea y ahí sí que me pareció un subidón de dificultad tipo los dos últimos cuadros de Mario 64; pero por lo demás lo que jugué me pareció asequible. Otro defecto que sí que recuerdo era el no saber que hacer para poder avanzar esto sí que me cansa mucho en juego plataformas 3D donde parece que el reto no es "alcanzar algo" sino explorar a boleo. Motivo por el cual el Banjo&Tooie me parece peor juego que el Banjo&Kazooie por ejemplo.

    Me has dado ganas de volver a jugarlo, pero antes compraré un mando de GameCube XD

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podría haber escrito todo esto yo, hasta con los mismos ejemplos xDD. Yo no conseguí todas las estrellas, pero la escalada de dificultad es importante. Su parte plataformera es no ya difícil, sino incómoda que es el verdadero problema.

      Yo lo jugué con mando de Xbox 360 en el Dolphin y sin problemas con los gatillos, por si tienes esa posibilidad ^^.

      Eliminar
    2. Lamentablemente el mando de 360 funciona por wireless y la Wii va por bluetooth para reconocer mandos. Aunque podría probar el dolphin, pero ya miraré.

      Eliminar
  2. Es una mierda de juego. Y lo dice alguien que ama todos los marios, pero es que este jugablemente es desesperante, no sé en que coño pensaba nintendo cuando lo hizo, pero vamos. Es el único que me terminé con el mínimo numero de soles, más por orgullo que otra cosa, y a la estantería volvió. Y ahí sigue.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de no estar solo, aunque no llego a catalogarlo como "mierda de juego". "Mierda de Mario" igual sí... No sé! Es desde luego un Mario inesperado.

      Eliminar
  3. Pues no estoy de acuerdo en lo de deslizarse, y eso que es mi principal queja con los Mario 2D. Así como en otras muchas sí estoy de acuerdo (se nota apurado y con misiones claramente de relleno), creo que el control de Mario es finísimo, y el Aquac lo hace todo muy sencillo. De hecho, diría que hasta nos malacostumbra, haciendo mucho más complicadas las misiones sin él por eso mismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tanto, medio juego está pensado para que controles sus imprecisiones con el chorro de agua durante el salto. En cuanto te lo quitan estás desnudísimo.

      Eliminar
  4. Neojin te recomiendo jugar Paper Mario 64 es muy divertido cada combate con Jr.Troopa (por cierto este terco personaje persigue a Mario en busca de venganza pero siempre sale vencido aún así se le quiere) también adoro las animaciones de las graciosas cinemáticas que ofrece Papercraft Mario 64 (se entiende mucho mejor en español este excelente RPG, yo lo finalize menos mal) el 4to encuentro de Jr.Troopa es un cague de risa lástima que está en inglés el vídeo, te recomiendo el juego Neo!!pero busca un emulador que no se congelé hasta donde llegas a la estrellita Stella https://youtu.be/oEl42bCAgyc

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jugué en mi día a Paper Mario 64 ^^, es buen juego! Por aquí en El BloJ apareció también el Paper Mario de GameCube. Es una buena saga.

      Eliminar