miércoles, 27 de septiembre de 2017

Old Man's Journey

Bienvenidos al Up de mercadillo.


Podéis ver el gameplay completo de Old Man's Journey en el canal de El BloJ.

Me sorprende mucho que Old Man's Journey no esté en boca de mucha gente, porque tiene todos los ingredientes para que toda la masa videojugadora que te rodea te bombardee sobre él. El juego de Broken Rules (And Yet It moves, Secrets of Raetikon) parece muy pensado para móviles, pero la versión para PC es lo suficientemente llamativa como para que triunfe con facilidad -a pesar de no ser el mejor port posible-. De momento o yo no me entero de nada o nadie está hablando de él, y es algo que me extraña.


Las imágenes hablan por sí solas, con un juego que ofrece más pintura hecha a mano que gráficos. Un juego que te invita a la reflexión mediante su protagonista, un anciano que un día recibe una carta y emprende un viaje que le llevará por tierra, mar y aire hasta su destino. Lo que empieza siendo un bonito viaje acaba convirtiéndose en un cúmulo de recuerdos que le llevan a recorrer su propia vida. El juego huele a "vas a emocionarte" desde el primer minuto, y vaya, lo acaba consiguiendo. Precisamente deja de ser tan emotivo porque se le nota que lo busca demasiado, pero consigue arañar alguna que otra parte de tu interior, y además lo consigue en poco más de una hora de juego.


Old Man's Journey parece uno de esos libros para niños donde todo está lleno de cosas con las que interactuar y dibujos bonitos en cada una de sus páginas. Poner el puntero -o el dedo si juegas a la versión para móviles- sobre algún objeto que destaque en el escenario hará que se mueva, ofreciendo casi una versión de un "¿Dónde está Wally?" a lo largo de sus escenarios mientras nuestro querido ancianete va paseando.

No se puede ser más bonito

¿Dónde está el juego en todo esto? Al contrario de lo que pueda parecer en un principio Old Man's Journey no es una aventura gráfica, y tampoco llega a ser un juego con base narrativa como puede ser Oxenfree. Es tan sólo en los últimos niveles cuando sientes que estás jugando a algo. El juego es en el fondo un juego de puzles donde tendrás que trazar un camino para el personaje moviendo montañas de manera que sus líneas se vayan solapando. Puedes menguar o agrandar dichas montañas, dando lugar a efectos ópticos que permiten el avance. Es desde luego más difícil explicarlo que verlo, por lo que os vuelvo a instar a ver el gameplay que se subió al canal de Youtube, al menos para que os hagáis una idea.

Mover las montañas para que sus superficies entren en contacto es la principal base del juego

No hay nada, absolutamente nada, fuera de esto. Tan sólo hay algunas variantes dentro de esta fórmula, pero no se ofrece nada más. Como digo, tampoco hay una narrativa propiamente dicha, tan sólo avanzar para ir desbloqueando pequeños recuerdos que cuentan una historia que debemos ir completando en nuestra cabeza.

No todo son colores vivos

No es un juego que triunfe por su aspecto jugable, y tampoco tiene una historia increíble más allá de la emotividad casi intrínseca de este tipo de relatos. Lo que nos queda es un aspecto visual impresionante, lo que convierte a Old Man's Journey en una especie de mirador gigantesco. ¿Merece la pena? Si no esperas un videojuego supongo que sí.


No hay comentarios :

Publicar un comentario