sábado, 2 de septiembre de 2017

7 Days to Die

7 Days to Mine.



¿Os acordáis de Samara? Sí hombre sí, la niña de The Ring. Esa niña que te mataba con todo el estilazo del mundo. Veías su película, que era puro cine de autor, sonaba tu teléfono y una amable teleoperadora te anunciaba que en 7 días ibas a morir. Como todos somos unos vagos los primeros días no se hacía nada, pero conforme se acercaba el séptimo día la prisa se apoderaba de ti. Nunca te daba tiempo a hacer eso de copiar la cinta y Samara acababa saliendo de un pozo y traspasando la televisión para acabar con tu vida. Eso sí que era realidad virtual.

Pues parece ser que la muchacha se ha aburrido, o eso o que no acaba de compensar tanto esfuerzo. Para facilitar las cosas aparece este 7 Days to Die, un juego de supervivencia con todas sus letras ambientado en un post-apocalipsis zombie del que eres el único superviviente. Todo transcurre además en una localidad llamada Navezgane -o una ciudad que se genere aleatoriamente antes del comienzo de la partida- con el clima más gilipollas que te puedes echar en cara. Aquí el "sal de manga corta échate una chaquetica por si tienes frio" se sustituye por el "sal desnudo y échate el abrigo de visón de la abuela por si nieva. Cuatro o cinco bioclimas te esperan en unas ciudades tan pequeñas o grandes como elijas en el menú de opciones, que incluye desde profundas zonas nevadas hasta el más duro de los desiertos.

"Perdone, ¿sabe por dónde queda Tomelloso?

La gracia de todo esto es que 7 Days to Die es un juego tremendamente moldeable, donde todo lo que ocurre se queda para siempre. Si construiste un pequeño bloque en la otra punta del mapa y regresas días o meses después seguirá allí, si saqueaste un bloque de apartamentos quedará vacío, si talaste una zona entera y no replantaste las semillas no volverás a ver árboles por allí, si cavaste un túnel nada lo tapará a menos que se produzca un desprendimiento. 7 Days to Die es un juego muy Minecraft, donde todo lo que ves está hecho con bloques y elementos que puedes crear con los materiales adecuados.

Si nos centramos en el juego, la primera impresión es nefasta. Si además vienes de otros juegos mejores como Rust, cosa que me pasó a mí, será algo así como ver un partido de tercera recién llegado de ver la final de la Champions League. Una optimización penosa -el juego se encuentra en early access, por lo que esto debe mejorar-, una interfaz horrorosa y poco intuitiva, aleatoriedad en el momento de nacer que te puede dejar directamente encima de una zona nevada cuando vas desnudo y mil cosas más que convierten el juego, que ya de por sí es abrumador, en un sufrimiento más que en una diversión. Por supuesto todo eso cambia, y cuando empiezas a entender los "ciclos" de 7 Days to Die el juego gana muchos, pero muchos puntos.

Y es que detrás de esos gráficos tan extraños, a veces increíbles y otras veces horrendos -suele tender más a lo último- y de todos los problemas mencionados anteriormente -y más que vendrán después- se esconde un juego increíblemente bien cuidado. El problema está en que te percatas de ello cuando ya llevas 50 horas jugadas. Es un juego cargado de detalles. El mundo ha sido generado con bloques y elementos del propio juego. En cada tipo de clima encuentras distintos zombies. No sólo te encuentras con montañeros en la zona nevada, también te encuentras con alternativos en zonas como el skate park, con prostitutas en el club de striptease y hasta con pseudo cowboys en la ciudad del desierto. Cavar en el cementerio te lleva a los ataudes con los cuerpos de los enterrados. Encuentras los materiales necesarios acordes con el lugar donde buscas. Las centrales eléctricas, hospitales, hoteles y la multitud de edificios que presenta el juego se encuentra en zonas lógicas. Las casas están cerradas y apuntaladas de la manera más coherente ante una invasión improvisada zombie. En definitiva, la inmensa mayoría de exploración que realizas cuenta sin palabras ni narrativa alguna una historia sobre el lugar donde estás.

Zombies para todos los gustos y colores

La cosa va así: empiezas a jugar tan feliz y contento y lo primero que te llama la atención es la lentitud de los zombies. Piensas que no hay desafío en esta cosa. Por supuesto esto no es así, y es el precio a pagar para los intrépidos como yo que juegan a los juegos sin contexto ni sabiduría alguna. La noche llega, y los zombies dejan de ir andando para correr como auténticas fieras. Así te llega la primera lección en el juego: las noches son para estar resguardados en un refugio, y los días son para encontrar y mejorar dicho refugio. Una vez aprendes lo básico del juego -cocinar, purificar agua y demás- sientes que nada puede detenerte. A todo esto... ¿cómo se llamaba el juego? ¿Alguien se acuerda? ¿no se qué to Die...? Espera... ¿7 Days to Die? ¿Y dices que este es el séptimo día? En el horizonte el sol se pone en el séptimo día, y todo se torna rojo. Los rayos y truenos se suceden anunciando el fin del mundo. Al séptimo día, una enorme manada de zombies que en todo momento sabe donde estás intentará darte caza, y probablemente tu todavía estés intentando averiguar cómo se consigue una simple olla para cocinar.

Ya conoces el juego. Cada 7 días va a venir la de Dios, y la única manera de sobrevivir es protegiendo tu base todo lo que puedas. Luego con el tiempo te das cuenta de que a corto plazo la solución más óptima es fabricarte una estructura independiente de tu base -y algo alejada, claro está- que sea una trampa para zombies. Probablemente tu estructura caerá mil veces antes de que encuentres una forma útil de lidiar con esto, pero ten por seguro que vas a necesitar muchos pinchos y que nunca serán suficientes. Morir en 7 Days to Die no es el peor de los males. El único problema es que pierdes tus puntos de vida máxima y resistencia, pero la sensación de morir una y otra vez es la de comprobar que, en realidad, estás jugando mal al juego. Llegado ese punto, lo mejor es volver a empezar. Es en ese momento cuando te das cuenta de todo lo que has aprendido, y lo que antes te llevó 50 días lo has hecho en una semana.

Mis primeras noches de horda se traducían en ver zombies caer a mis pies mientras tomaba café

Probablemente cuando ya lleves una gran cantidad de horas encontrarás formas de romper el juego. Sabrás que los zombies, por distintas clases que existan, son muy tontos. La IA es muy básica y simplemente pretende matarte sin mayor estrategia, acudiendo siempre por la vía más rápida. Llega el momento de romper el juego cuando te das cuenta de que puedes crear un búnker. Puedes coger tu pala y cavar, durante semanas, hasta llegar al fondo de la tierra. Si te quedas muy en la superficie los zombies de la horda del séptimo día te encontrarán. Si llegas a lo más profundo del mapa, es imposible que puedan tirar las capas de roca que se alzan sobre ti. Por ello, basta con construirse ese refugio y hacer vida allí para sobrevivir a las hordas. Llegado a este punto, el juego muere por completo, y lo que antes era una frenética noche del séptimo día ahora no es más que una noche donde te dedicarás a cavar túneles para obtener recursos minando mientras pasa la tormenta. 7 Days to Mine.

El búnker, la opción más segura y rápida

En ese momento di por concluido el juego. Una parte de mí decía que estaba rompiendo el juego. Otra parte me decía que simplemente había sido lo suficientemente listo como para sobrevivir de la manera más cómoda, que de eso va el juego. En mi última partida había conseguido la mini moto que te permite desplazarte por todo el mundo con rapidez y un sustento de comida y agua para años. ¿Ahora qué? Ahora nada. El juego muere en ese pozo del "¿ahora qué?" que tanto sufren los juegos de esta clase.

Para colmo, a pesar de parecer un juego online la realidad es que 7 Days to Die funciona mejor como una experiencia single player, o si me apuráis, un juego PvE. Jugué ambas maneras, y ambas son muy divertidas, pero la realidad es que no hay una gran comunidad de jugadores jugando online, a pesar de ser uno de los juegos más jugados en Steam. Por alguna razón el single player se impone en un formato pensado para el multiplayer.

Jugando a perros malos

Volveré a él, pero cuando pase mucho tiempo. Con fortuna lo veremos algún día fuera del early access, pero de momento se actualiza a un ritmo lento pero contundente -cada actualización añade muchísimas cosas en lugar de pequeñas actualizaciones con cambios que ni se notan-. Espero que le den un poco más de cuerpo al juego, con misiones y objetivos porque hay un pequeño coqueteo con todo ello en algunos momentos. También espero que mejoren la tediosa interfaz, los horribles hitpoints y en definitiva toda la ausencia de feedback que muchas veces sobrepasa al juego.

He pasado un gran rato y he sobrevivido hasta el infinito. Lo recomiendo sin duda, pero tened en mente que es un juego algo abrumador y que requiere de tiempo y esfuerzo -y probablemente de un par de visitas a una wiki para saber por qué no está funcionando algo-.


6 comentarios :

  1. Has incumplido el séptimo mandamiento gamer: Jugar juegos en Early Access ¿No aprendiste nada de mi con Towns? XD

    El juego pinta bien por lo que comentas y el ¿fallo? final del ¿Ahora qué? pues es lo que les sucede a todos estos juegos. Al final se trata de juegos de hacer ensayos empíricos para ver que funciona y que no y tras muchos fracasos hacer una partida encadenando todos los aciertos y fin.

    Zaludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo he incumplido, oh, amo y mentor, pero perdóname porque tengo algunas razones de peso:

      1- No hay manera de que estos juegos salgan del early access. 4 años lleva éste en ello y tiene pinta de que puede tirarse 4 más.
      2- Puedes ir de guay como el Ark y salir del early access, pero la realidad es que Ark sigue en early access. Mientras la comunidad siga, dudo mucho que salga una versión final para este tipo de juegos.
      3- Y más importante, mis amigos me regalaron el juego para jugarlo y eso de "NO NO, NO JUEGO QUE ESTÁ EN EARLY ACCESS" quizá les hubiera sentado regular. Sólo quizá...

      Eliminar
    2. ¡El Prison Architect salió de early access! Y creo que ninguno más en toda la historia de los juegos. XD

      Eliminar
    3. Uuuh, pero nada que ver el Prison Architect con todas estas mierdas de crafteo y supervivencia xD

      Eliminar
  2. Por un lado parece interesante, pero por otro parece que hay que dedicarle una vida y creo que hay juegos mejores a los que dedicársela. Además, me puedo agarrar a eso de no jugar juegos en early access xD

    Saludos fremen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso decía yo, pero si das con amigos que quieran jugar este tipo de juegos caerás, muahahaha.

      No, en serio, es un poco sufrido pero luego merece la pena bastante.

      Eliminar