sábado, 25 de marzo de 2017

Pokémon Ranger

El primero de los spin off de los tres que de momento componen la saga Pokémon Ranger.



Si mis cuentas no me fallan, Pokémon Ranger es el primer spin off de cierto renombre de la saga Pokémon que ha pasado por mis manos. Mi incursión en los spin off de la saga principal hasta el momento sólo pasó por Pokémon Pinball: Rubí y Zafiro y por aquel Poképark Wii: Pikachu's Adventure que constaba de poco más de unos cuantos minijuegos. De la saga principal he jugado a prácticamente todos, y soy uno de esos que tiene más facilidad para recordar Pokémon que elementos de la tabla periódica. Por El BloJ ha pasado por ejemplo el análisis de Pokémon Negro 2 con una muy aceptable nota.

Es por todo esto que tenía ganas de probar un spin off de Pokémon y me decanté por Pokémon Ranger, a pesar de que mis verdaderas esperanzas están puestas en la saga Mystery Dungeon. Este primer Pokémon Ranger vio la luz en 2006 en Nintendo DS de la mano de compañías tan respetables como HAL Laboratory y Creatures Inc. y daba un giro a la jugabilidad clásica de Pokémon.


El concepto de Pokémon Ranger es simple, pero a la misma vez choca un poco con la esencia de la saga. Los rangers son unos apasionados de la naturaleza y de la conservación de la misma, y se dedican a utilizar a los pokémon para que estos ayuden a aquellos que lo necesiten. Al contrario que en la saga principal, aquí simplemente capturaremos un Pokémon hasta que haya cumplido su función, y en ningún momento podemos sacarlo de su hábitat natural. Tan sólo añadiremos una ficha a una pseudopokédex donde recogeremos los datos de los Pokémon en cuestión. Todo esto va en contra del "¡Hazte con todos!" que tanto tiempo llevamos escuchando, y se echa mucho de menos ese factor de coleccionismo.


Pokémon Ranger utiliza el capturador, una máquina que se vale del stylus de la DS y que funciona de una manera fácil pero a la vez bastante imprecisa. Veremos el Pokémon en pantalla y tendremos que trazar círculos alrededor del mismo para capturarlo. Si el Pokémon toca la línea en uno de sus movimientos tendremos que volver a comenzar, y si nos vemos golpeados por uno de los ataques nuestro capturador sufrirá daños. Una vez capturado, contaremos con la ayuda de dicho Pokémon hasta que lo usemos una vez, bien sea para interactuar con algún elemento del escenario o para otorgarle propiedades al capturador que nos facilitarán las posteriores cazas. Así, cada uno de los Pokémon que aparecen tienen distintas habilidades basadas en sus tipos, por lo que sigue siendo importante memorizar la tabla de fortalezas y debilidades.

El capturador, nuevo protagonista del universo Pokémon

La historia de Pokémon Ranger es bastante floja, y, dentro de lo infantil que suele ser el universo Pokémon, se torna especialmente ñoño en este juego. El Go Rock, enemigos a batir en esta aventura, está lleno de personajes estridentes que además se hacen pesados en cada una de sus apariciones. En cambio, el juego gana enteros visualmente, primero porque los gráficos son bastante decentes y segundo porque luce mucho ver a todos los Pokémon sueltos por el mundo en lugar de los clásicos encuentros aleatorios de la saga principal.

Aunque es un buen juego, por alguna razón no engancha. Quizá culpa de ello sea lo aburrido de sus sistema de captura y a la misma vez frustrante, obligándote a trazar círculos a velocidades muy poco aconsejables para el mantenimiento de la pantalla táctil de tu DS. Si eres de los que necesita tener la pantalla de la DS sin una mínima raya aléjate de Pokémon Ranger como un Charmander se alejaría de un Gyarados.


2 comentarios :

  1. Yo lo jugué en cuento tuve una R4 y supe dónde descargar juegos de internet, ya que ese cambio de mecánica me atraía, si bien es verdad que en seguida noté las principales fallas del juego: un equipo rival que hace parecer a los reclutas del Equipo Galaxia serios y todos, y un sistema que, aunque en su momento lo disfruté bastante, luego no me ha vuelto a atrear. Prueba de ello es que comencé el Sombras de Almia, lo dejé porque no me llamaba lo suficiente, lo retomé, y lo volví a dejar, y sin ganas de continuarlo.

    Por no hablar, que después de completar la historia principal, no hay mucho más que hacer salvo capturar a una docena de Pokémon raros para completar la Pokédex y santas pascuas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, todo tal cual. Prueba de ello es que lo comencé como dos veces porque la primera vez lo abandoné. A la segunda estuve cerca también, pero me forcé. Es un juego que, por alguna razón no engancha en absoluto.

      Eliminar