martes, 7 de febrero de 2017

Castlevania: Order of Ecclesia

Order of Ecclesia, el último gran Castlevania que se ha hecho con esa irresistible estructura de Metroidvania. Una saga en standby que también implica el cierre de las entregas de los Castlevania para DS. Juegos que, junto con los de Game Boy Advance, forman parte de lo imprescindible de ambos catálogos.



Día 1 (Tiempo de juego - Llegada a Minera Prison Island): Me llama la atención la nueva jugabilidad que apuesta por dos botones de ataque para realizar distintos combos. En lugar de machacar repetidamente el mismo motón la cosa va más de alternar ritmicamente los botones X e Y. Por lo demás Castlevania en todo su esplendor, con entradas secretas, lo que parece un mapa enorme -dividido al parecer en zonas más pequeñas en lugar de una gigantesca mansión/castillo- y una protagonista principal que difícil será que no aparezca en los PRM 2017.



(Tiempo de juego - 50 %): El juego me marca algo más del 50 % en el menú, pero todos sabemos que este tipo de porcentajes en un Castlevania no suelen ser muy representativos. Espectacular, con un diseño increíble y que, ya sólo con los dos anteriores títulos de la saga para DS justifica la compra de la portátil de Nintendo.


Corto y al pie: Order of Ecclesia no me gustó tanto como Aria of Sorrow, pero de las entregas de GBA y DS es probablemente mi segundo juego favorito. Un juego más condensado, con varios lugares que visitar en lugar del clásico mamotrético castillo de Drácula de otras entregas. En ese sentido tiene más parecido con Portrait of Ruin, pero desde luego mejora lo visto en la anterior entrega de Konami que se me antojó un poco floja.

El sistema de juego es curioso, y al principio llama bastante la atención. Contamos con dos botones de ataque a los cuales les asignaremos las habilidades que deseemos entre hechizos y ataques físicos de espada, maza, arco y similares que dejarán los enemigos con esos ratios tan peculiares ya marca de la casa. Equiparnos con dos "glifos" de ataque físico nos permite alternar X e Y para ir atacando sin pausa mientras la barra de resistencia nos lo permita, mientras que combinar glifos físicos con hechizos nos permitirá realizar ataques combinados bastante potentes. Cada enemigo tiene sus debilidades y contaremos con el clásico bestiario para poder ver de un vistazo rápido qué arma usar ante cada situación.

No hay, más allá de esto, grandes novedades en Order of Ecclesia. Sin embargo, el diseño de los niveles y monstruos vuelve a ser abrumador, y las implicaciones jugables de sus sistema le dan siempre un plus. Pero donde realmente destaca Order of Ecclesia es en sus bosses, unos enemigos en ocasiones inmensos que llenarán una pantalla tan pequeña como la de Nintendo DS. Bosses de corte clásico donde la estrategia se impone al nivel y estadísticas que tengas. Hay verdaderas batallas que son épicas y que dificilmente verás en un juego diferente a éste. En ese sentido, podemos hasta decir que Order of Ecclesia es el Dark Souls de la portátil de Nintendo.

Lo siento, soy alérgico al marisco

La historia también ayuda, por una vez, a un Castlevania. Más allá de ser interesante, cuenta con un personaje tan enorme como Shanoa que le da una nueva vida al juego. Los secundarios completan un reparto tan carismático que deja en paños menores a las demás entregas de Castlevania para portátil.


Todo esto, y no otra cosa, es lo que hace que este juego sea el mejor de los Castlevania para Nintendo DS. Un juego imprescindible para sacarle brillo a la consola. Es cierto que es más pequeño que otras entregas, que las horas que le dedicaremos, más allá de los típicos modos adicionales y fases bonus, van a ser menos, pero eso empieza a ser más una virtud que otra cosa. Mucho más compacto pero mucho más intenso. La mejor versión de un juego que ya hemos jugado unas cuantas veces.


14 comentarios :

  1. Uno de los imprescindibles sin duda de Nintendo DS y tambien de la saga Castlevania. Como dices, el planteamiento del sistema de los glifos es muy innovador en el scroll lateral debido a que no todos ellos se pueden combinar de una manera eficaz debido a la barra de stamina, que puede bajar de una manera alarmante con algunas combinaciones. El cambio de vueltas que le dan al Lore de Castlevania en esta entrega, mucho mas adelante en el tiempo, que deja de lado a la familia Belmont como protagonistas, funciona de maravilla. Me alegro que te haya gustado ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los metroidvania siempre han sido una de mis grandes debilidades ^^. Es una pena que la 3DS no cuente con algún Castlevania en este plan.

      Eliminar
  2. Ale, otro castlevania pendiente! Aun no he jugado ninguno y se me acumula la faena con esta saga. Quien tuviera tiempo....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uf, no lo dudes. Symphony of the Night de PSX es historia viva de los videojuegos, y los seis que hay entre game boy advance y la DS son maravillas.

      Eliminar
    2. Pensaba empezar con lo mas viejuno y luego tirar pa lante, pero después de jugar el metroud de nes, espero que no se me hagan tan cuesta arriba.
      Ahora estoy con burnout 3 y ocarina of time, así que tiempo al tiempo

      Eliminar
    3. Bueno, no hace falta decir que juegos como Super Castlevania IV son magníficos, pero el que marca la diferencia es el Symphony of the Night de PSX, que es el que marca la estructura del metroidvania por definición.

      Eliminar
  3. Me encanta este juego, particularmente por esa idea de que armas, lo que se dice armas, no hay, si no que hay hechizos que materializan armas en nuestras armas, por lo que hay que atacar con cabeza si no queremos que se agote el maná.

    Maldita sea, que juegazo, hace mucho que no lo juego, pero me han entrado unas ganas enormes al recordarlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo estoy en una profunda depresión por saber que no me quedan más Castlevania en DS xD

      Eliminar
  4. Pues yo la verdad sufrí un profundo desencanto con este juego, y lo cierto es que, actualmente, es el Castlevania que menos me ha gustado.

    Los jefes, que siempre suele ser mi parte favorita, en este juego es una de las cosas que más odio, ya que fue la primera decepción. Quitando 2 de ellos (el esqueleto gigante y el cangrejo de la torre, dónde sí que se podía emplear la estrategia) los combates se resuelven simplemente metiendo trayazos de 2 glifos combinados, y luego rezar para que le quedase poca vida como para rematarlo a ataques normales. Cualquier otra opción resulta bastante inviable, ya que no importa que veas cuál sería la estrategia, que simplemente no dan tiempo de reacción, o no paran de lanzar ataques ineludibles que drenan 600 de vida por golpe.

    Por si eso fuera poco, el sistema de leveo es la risa. Los enemigos dan una experiencia de risa, y por si no fuera poco, estar al nivel 30 y estar al nivel 14 es prácticamente lo mismo: no es que los jefes te sigan dando problemas, que eso está bien ya que un jefe no problemático no es nada, es que los enemigos normaluchos que hace tiempo deberías haber pasado de ellos te siguen tocando las pelotas cosa mala.

    Para mí, este juego presenta el fallo de una dificultad artificial basada únicamente en enemigos que dan una birria de experiencia, la mejora de niveles y ataques no se nota nada a no ser que ya hayas subido como mínimo 5 niveles, y jefes hiperchetados de matar por fuerza bruta.

    El resto del juego: historia, diseño, gráficos, explorar diferentes localizaciones a lo Portrait of Ruins, sistema de glifos y demás está genial, pero la jugabilidad, el sentir que por mucho que te esfuerces no mejoras nada es algo que, simplemente, me puede. Le he echado horas, muchas, y actualmente va en su segundo parón indefinido generado por puro tedio, y con 0 ganas de ponerme con ello de nuevo, lo cual me apena ya que Castlevania es una saga que me gusta mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, yo lo veo desde otra perspectiva. El hecho de que un enemigo te quite 600 de vida y acabe contigo de un par de golpes precisamente es lo que hace que sea más estratégico. Recuerdo épicas batallas (como con el Caballo del último castillo que parece sacado del Shadow of the Colossus) donde tienes que memorizar cada uno de los movimientos para salir vivo de allí. El juego pide tiempo para aprender los movimientos enemigos y es cierto que mueres más de lo que se debería, pero me acabó compensando. Cuestión de gustos sin más!

      Es cierto que no se ven grandes diferencias entre niveles y que el último castillo está plagado de enemigos que son unos cabronazos, no hablemos ya de las zonas especiales donde hay enemigos que directamente pasan por bosses. Sin embargo, la cosa pasa más por tener una buena combinación de glifos y aprenderse casi de memoria las debilidades de los enemigos en cuestión -y por supuesto asignar a las ranuras A B C los glifos apropiados para no tener que estar pasando por el coñazo del menu-.

      Una pena que no te gustara tanto, hasta el punto de ser tu Castlevania menos favorito :(. Por curiosidad, ¿cuál te gustó más? Hablando de los de GBA y Nintendo DS.

      Eliminar
    2. No son tanto los 600 de vida como que el ataque sea ineludible, que eso toca más la moral. Goliath, que es en quién estaba pensando, por lo que recuerdo, te mete en una esquina y luego te machaca de un ataque, y no puedes hacer nada salvo mirar, ni siquiera cuando te está arrinconando. Tampoco es que sea muy fan de memorizar patrones de ataques de "hay que atacarle con X e Y armas, y si hace esto o lo otro, ejecutar tal o cual acción, o si no estás muerto", de forma que más que un combate parece que estés ejecutando una coreografía, sino de "vale, parece que por ahí deja hueco, parece que si hago esto no me como mucho/ningún daño y encima abre una brecha en su defensa, a ver como soy capaz de aprovecharlo" y cargármelo con la estrategia que crea más conveniente y que no me lleve media hora de reloj.

      Yo con las debilidades tengo el problema que hay glifos cuya potencia base es mediocre, por lo que simplemente suelen quedar descartados. Y luego están aquellos que no he conseguido hasta muy tarde y apenas he usado, por lo que su nivel propio está muy bajo, y la pereza que da en conseguir más de 1000 puntos de habilidad para empezar a hacerlos medio decentes es suprema.

      Ahora mismo es Portrait of Ruins, seguido muy de cerca por Dawn of Sorrow. De todas formas, aun me faltan 2 de GBA, y además el Order of Ecclesia me gustaría rejugarlo una vez me lo haya pasado, ya que, cuando tuve que reiniciarlo hace tiempo por fallo con la partida guardada, descubrí que se me hizo mucho más ameno hasta la parte dónde lo había dejado parado la otra vez. Por ver si mis impresiones en la segunda vuelta cambian un poco.

      Eliminar
    3. Vaya, pues Goliath es uno de esos jefes que memoricé y no me dio problemas, nunca me llegó a arrinconar :/. Al fin y al cabo hay que tener también un poco de suerte, si en tu caso se dio de esa manera entiendo tu descontento.

      A mí me gustó un poco más Dawn of Sorrow que Portrait of Ruin, pero ambos son grandes juegos. De todas formas como digo por ahí por el análisis mi favorito es el Aria of Sorrow de GBA, aunque si ya has jugado a Dawn of Sorrow igual no te causa tanta impresión -o puede que ese de GBA que hayas jugado sea el Aria of Sorrow y todo esto que digo no tenga sentido xDD-.

      Si tuviera que ordenar los seis, quedaría algo así:
      Aria of Sorrow - Order of Ecclesia - Dawn of Sorrow - Circle of the Moon - Portrait of Ruin - Harmony of Dissonance.

      Eliminar
    4. Con Goliath sé que debe haber algo que se me escapa, ya que, que me arrincone 1 o 2 veces, vale, pero que lo haga siempre, pues como que algo en lo que hago falla. Al final es posible que la batalla termine con Dulahall, que me era imposible, hasta que descubrí el truquito de poner a Charlotte a un lado y Johnattan al otro.

      Lo cierto es que el Dawn of Sorrow y el Portrait of Ruins están en mi caso casi a la par. Sí que he jugado al Aria os Sorrow (incluso le hice una entrada), y los problemas que tengo con ese juego son 2: su dificultad tal baja (solo me dio problemas algún jefe final y porque ya iba de sobrada) y por ese mapeado infernal, no por ser retorcido (que lo era) sino por la presencia de zonas que no se comunicaban y que en plano en miniatura sí que lo parecía, por lo que en muchas ocasiones me tiraba demasiado tiempo yendo y viniendo hasta que lograba llegar a la zona que quería.

      En mi caso sería: Portrait of Ruins - Dawn of Sorrow - Aria of Sorrow - Order of Ecclesia.

      Eliminar
  5. Steam key que incluye tres juegos:

    Fiends of Imprisonment, Break into Zatwor y Absconding Zatwor.

    TGGLX-PWPEQ-??4WA

    ?? corresponde a las iniciales de la saga cuya 15ª entrega salió no hace mucho al mercado.

    ResponderEliminar