lunes, 28 de noviembre de 2016

Call of Duty 4: Modern Warfare

Sólo los muertos ven el fin de la guerra.



Nos movemos a la trinchera del cuaderno de bitácora y vamos viendo lo que esta adaptación para DS de Modern Warfare ofrece.

Día 1 (Tiempo de juego - 01:10): Bastante sorprendido de lo bien que se ha transmitido de momento la acción y la épica bélica de la saga Call of Duty a una consola pequeñita como la Nintendo DS. El juego ha adquirido una dimensión más arcade, con una música más metalera y un ritmo mucho más pronunciado. Gráficamente impresionante, aunque a veces el hardware no da para más y hay caídas de FPS. No es algo que parezca importar a los desarrolladores que pueblan la pantalla con explosiones y enemigos. Jugable en cualquier caso.

El control es peculiar, y supongo que no se puede hacer mejor. La verdad es que la precisión para apuntar con el stylus es bastante grande, y después del ratón es el segundo control más preciso que me he encontrado para un FPS. Eso sí, no serán pocas las veces en las que entres en modo mirilla sin querer hacerlo.



(Tiempo de juego - 04:00): Me está gustando y no poco. Ya me he habituado al control a pesar de que sigo entrando en modo mirilla accidentalmente. No me entero para variar de nada de la historia, pero la vertiente arcade del juego está cada vez más patente. La cantidad de tiros que se necesitan para abatir a tu personaje es enorme en comparación a otros Call of Duty que he jugado. Sin embargo, es fundamental apuntar a la cabeza para no tener que gastar un cargador entero en el cuerpo de un enemigo y conseguir abatirlo.



Ante ustedes, otro caso en el que el juego tiene potencial en el cuaderno de bitácora pero que se la acaba pegando. Todo iría muy bien de no ser porque el juego va a más sin tener en cuenta las continuas caídas de frames que se dan. Al principio era algo anecdótico, pero cuanto más avanzas más frecuentes son. Estamos hablando de un juego que directamente se para un segundo para crear los enemigos de lo ahogado que va, y que muchas veces hasta te los planta delante de ti cuando hace unos segundos no había nadie.

Los enemigos actúan de una manera indebida. El juego de n-Space (encargada de múltiples adaptaciones para DS de juegos conocidos) tiene una propuesta bien clara: un disparo en la cabeza una muerte, y todo lo que sea salirse de eso  se traducirá en cargadores enteros de munición gastados sobre un enemigo sin ver cómo cae. Al igual que las caídas de frames, todo esto se empieza a acentuar excesivamente desde la mitad del juego en adelante.

Podríamos aceptar todo esto hasta cierto punto, pero la jugabilidad es increíblemente frustrante. Si bien pude lidiar con sus problemas al principio, el juego se empieza a tornar casi injugable. Entrar en el modo mirilla y salir de ella es un desafío solo para los más valientes. Hay que pulsar la pantalla dos veces con el stylus para ello, y ha de ser un golpe preciso que no implique nada de movimiento porque no contará. Nuestra velocidad de desplazamiento en modo mirilla es ridícula y nos tiraremos medio minuto de reloj intentando entrar y salir de dicho modo, el cual, como dije en el anterior párrafo, es básico e imprescindible para poder apuntar a la cabeza a los enemigos. ¿No habéis tenido suficiente con todo eso? Pues las caídas en el rendimiento hacen que el juego tarde a veces en detectar tus acciones, y por tanto entraréis en bucles de entrar y salir del modo mirilla cuando le disteis hace ya unos segundos. Añadid a esta bonita fórmula de frustración y decadencia, el hecho de que el juego tiene hipersensibilidad a la hora de detectar el stylus, y el 90 % de las veces que simplemente estás mirando el escenario o andando hacia tu siguiente objetivo iréis entrando y saliendo en el modo mirilla a pesar de que no habéis levantado el stylus de la pantalla en ningún momento.

Así que imaginad el panorama. Imaginad tres terroristas delante de ti cosiéndote a balazos mientras tu no puedes disparar porque estás peleándote con el modo mirilla ya que los disparos desde la cadera son ineficaces mientras intentas huir para ponerte a cubierto pero no puedes porque el juego tiene problemas graves para dejarte entrar por puertas que además normalmente están bloqueadas por tus compañeros de equipo que son un verdadero dolor en las pelotas y con un dolor de narices en la muñeca izquierda porque tienes que coger la consola sólo con una mano. Espero que este párrafo sin comas os haya dado un inmersivo ejemplo del agobio sentido en Modern Warfare para DS la mayor parte del tiempo.


No le puedo negar su ambición y que, sobre todo al principio, todos sus problemas están minimizados. Pasar más allá del ecuador es algo tan insufrible como inexplicable es que saliera un juego así al mercado. Yo para mí que las fases de pruebas de Activision para dar el OK se quedaron en la introducción.


No hay comentarios :

Publicar un comentario