SLIDER

LA ALTERNATIVA A STEAM DECK


No es que venga a descubrir el secreto mejor guardado del universo, pero me sorprende la cantidad de gente con la que me he cruzado que no sabía que esta opción existía. Por eso, os invito a que echéis un vistazo a esta alternativa a la Steam Deck que ofrece la propia Valve.






No es fácil hacerse con una Steam Deck. El dinero que cuesta junto a los enormes tiempos de espera, hacen que el panorama sea un poco desalentador. Por ello, hoy toca hablaros de una alternativa que me lleva acompañando desde tiempos antes a la propia Steam Deck, y que me ha proporcionado una gran felicidad, especialmente durante las noches y en esas sesiones en el water inesperadas. Estamos hablando de la aplicación del Steam Link, que a su vez viene de un producto descatalogado por Valve que permitía el screen mirroring en televisiones.




Esta alternativa no es óptima, ya os voy avisando y haciendo que ahorréis tiempo. Si vuestro fin con la Steam Deck es la de llevárosla por ahí de paseo, lamento comunicaros que esta alternativa no es precisamente una solución. Tampoco me parece una alternativa si vuestro concepto del Steam Deck es el de tener en el bolsillo un PC portátil que os permita trabajar en cosas de ofimática y similares. Podría funcionar, ya que se acepta el ratón y teclado, pero es un poco engorroso. Teniendo en cuenta el tamaño de la nueva máquina de Valve, lo más probable es que el uso que le queráis dar sea el de tener una consola-PC portátil que os permita jugar tirados en el sofá o en esas horas previas a dormir. Si es así, esta opción del Steam Link es más que viable, como yo mismo llevo comprobando durante mucho tiempo.


El procedimiento es muy sencillo, tan sólo tenéis que instalar la aplicación gratuita de Steam Link en el dispositivo en el que queráis jugar. Una tablet, un móvil o lo que os venga en gana será vuestra pantalla, y mediante el mencionado screen mirroring podréis jugar a cualquier juego de la biblioteca de Steam de manera portátil. Podéis conectar sin problemas un mando al móvil, o jugar con los controles táctiles increíblemente flexibles que incluye la propia aplicación de Steam Link. Mil opciones y personalizaciones ideales para que juguéis como os venga en gana, heredando el espíritu de la personificación del Steam Controller.




Repito, no estoy descubriendo la pólvora, pero me llama la atención la gente que desconocía esto y a la que se le han abierto los ojos al comentárselo. No estamos hablando de juego en la nube, estamos hablando de un mirroring que se produce desde tu propio PC, por lo que si tenéis una máquina potente el resultado en términos de gráficos y rendimiento será superior al de la propia Steam Deck. En mi caso, por ejemplo, jugar con un móvil con pantalla AMOLED es algo tremendamente diferenciador, y teniendo en cuenta que el juego lo está ejecutando el ordenador con toda su potencia gráfica de sobremesa, me parece una opción más que interesante como alternativa, de la que se habla poquito.


Sí, todo esto tiene sus peros, siendo el más relevante el hecho de que el ordenador ha de estar encendido en todo momento. Podéis, por supuesto, apagar el monitor y controlar todo desde el Steam Link, lo único que necesitáis es un ordenador que emparejáis con vuestro móvil a través de la aplicación -esto se hace una sola vez- y nada más. Como digo, ni siquiera necesitáis un mando ya que los controles táctiles tremendamente personalizables funcionan de maravilla, aunque evidentemente ciertos géneros claman por un mando. En cualquier caso, si os están viniendo los demonios porque os da pereza estar apagando el PC después de la sesión, sabed que la propia app del Steam Link trae la opción de apagar el PC de manera remota, por lo que no debéis preocuparos si os metéis en la cama a dormir y queréis echar una partida porque tan pronto como empiecen a cerrarse vuestros ojos podéis apagar el ordenador desde la cama con un mero click.




Más allá de los pasos obvios -tener una cuenta de Steam y tener el programa instalado en el ordenador- estos son los pasos que debéis dar:


  • Descargar Steam Link en el dispositivo donde se quiera jugar, disponible en Android e iOS.


  • Emparejar mediante un código proporcionado por el programa en el ordenador, la computadora con con la aplicación. Esto sólo se hace la primera vez que se produce el emparejamiento.


Con esos dos sencillos pasos tendréis todo listo para jugar hasta que se os quiten las ganas de Steam Deck y, dependiendo de las características de vuestro PC, con un rendimiento y condiciones incluso superiores a las de la nueva consola de Valve.

3 comentarios :

  1. "Porque tan pronto como empiecen a cerrarse vuestros ojos podéis apagar el ordenador desde la cama con un mero click."

    Bueno... suponiendo que seáis conscientes de que os estáis durmiendo o no seáis capaces de echar una buena partida del mahjong completamente dormidos.

    ResponderEliminar
  2. Por cierto, muy bonitas tus imágenes de cabecera.

    ResponderEliminar