lunes, 24 de julio de 2017

ChromaGun

Portal, cuánto has cambiado todo.

Podéis ver el gameplay completo de ChromaGun aquí.

Es curioso que, con el éxito de la saga Portal, no hayamos tenido una verdadera lluvia de juegos del género que intenten imitarlo. Más que lluvia, hemos tenido alguna tormenta de estas veraniegas que levantan más polvo que agua. A la cabeza se me vienen algunos títulos como Q.U.B.E., Quantum Conundrum, más recientemente The Turing Test o este ChromaGun que hoy nos ocupa.

Todos tienen lo mismo en común: son muy buenos juegos que además no hubieran existido de ninguna manera sin Portal. En algunos casos la línea que separa Portal de dichos juegos de puzle en primera persona es más gruesa, pero en otros, como este ChromaGun, la línea es tan fina que muchas veces a uno le cae hasta mal el juego por plagiar determinadas bases. En cualquier caso, la ausencia de una verdadera lluvia de títulos y el hecho de que los que están presentes no sean precisamente revolucionarios convierten a Portal en una saga todavía mejor, si es que eso era posible.

Portal 2, todavía sin rival que se le acerque

ChromaGun es un juego de puzles en primera persona dividido en distintas cámaras que van incrementando su dificultad y aportando cada vez nuevas mecánicas. Todo gira en torno a una pistola que dispara tres colores. Algo así como los geles de Portal 2, solo que con menos chicha. Unos robtos -que también pueden ser cambiados de color- se ven atraídos por estos colores, de manera que tenemos que conducir a estos robots a interruptores para seguir nuestro avance con ayuda de una pistola cromática. Suena bien, y está bien. La pistola dispara tres colores: amarillo, rojo y azul. Además de estos, pueden combinarse, dando lugar a naranja (rojo y amarillo), púrpura (rojo y azul), verde (amarillo y azul) y a un color neutro que sale al combinar los tres colores y que bloquea todo tipo de atracción del robot. No estamos hablando de un juego que tiene disponibles todos los colores ni distintas tonalidades, y desde luego mejor así porque lo contrario sería demasiado complicado.

ChromaGun en un vistazo

ChromaGun es buen juego, y tiene algunos niveles verdaderamente buenos. La curva de aprendizaje es perfecta, y aunque se hace un poco corto de más es un juego tremendamente disfrutable. Es cierto que en el capítulo final se introducen nuevas mecánicas que quedan muy de pasada y con las que se podría haber jugado mucho más, pero el resultado final es bueno. ¿Dónde tropieza? En la mencionada línea que lo divide de Portal, y es que el juego de Pixel Maniacs (Escape the Loop, Can't Drive This) no se molesta en diseñar un universo propio. La historia se desarrolla en ChromaTec, unos laboratorios donde tú eres un sujeto de pruebas de un arma experimental en desarrollo y donde tendrás que luchar por sobrevivir porque lo que se pretende realmente es acabar con tu vida una vez hayas probado el arma. Todo se desarrolla en habitaciones tremendamente luminosas y con un narrador que utiliza el sarcasmo y la ironía continuamente. Es todo tan Portal que es casi ofensivo.

Aperture Chromatec

Recomendado, sin duda, pero al igual que puedes recomendar comida congelada precocinada cuando existe la original, por decirlo de alguna manera.


No hay comentarios :

Publicar un comentario