martes, 4 de agosto de 2020

RIPTIDE GP: RENEGADE - BAÑO DE MEDIOCRIDAD

Mi historial con los juegos de motos acuáticas se reduce a Jet Moto y a cuando en Sonic All Stars Racing Transformed tu vehículo se transformaba en una lancha. Fuera de ahí, no recuerdo mucho más allá salvo que me computéis las carreras de los GTA, así que puede ser que no estéis ante la persona más indicada para evaluar un juego como este Riptide GP: Renegade, el cual a su vez tiene una intrahistoria en la que tampoco me he querido sumergir de títulos relacionados. Periodismo de primer nivel en este análisis.



Sí que os diré que recuerdo aquel Jet Moto como una maravilla de juego, y que me lo pasaba pipa en sus circuitos haciendo piruetas -mucho más manuales- que ni siquiera otorgaban puntos especiales, al menos que yo recuerde -de nuevo, periodismo de primer nivel-. Lo prefiero por encima de estas combinaciones de movimientos extraños para hacer múltiples piruetas en el aire como hace Riptide GP, pero igualmente la sensación es considerablemente satisfactoria.


Por mi recuerdo con Jet Moto, afronté este Riptide con ilusión. Lo primero que me llamó la atención fue su apartado gráfico, bastante paupérrimo y anticuado que hizo que me planteara muchas veces si no estaba jugando con una resolución inferior a la de mi monitor. A estos detalles visuales se le une la curiosidad de que el juego no trae múltiples cámaras, y la que trae por defecto está, para mi gusto, un poco demasiado encima del piloto. Los escenarios están faltos de texturas y de recursos, y no hay una excelsa variedad de circuitos que recorrer.

Jugablemente, aceptable, y es lo único que le salva, pero no penséis que hay mucho más de lo que podáis pensar. Sí que sorprende una apuesta por un modo historia con su desarrollo, a pesar de que la historia en sí sea más que omitible. No es el hecho de que sea un buen modo historia, es simplemente el hecho de que es un modo historia que está ahí, y sorprende teniendo en cuenta lo poco inspirado que está el juego en otras cosas. No hay más que ver los menús -con ausencia de opción para salir del juego entre otras cosas-, con sus motos desbloqueables y un diseño de juegos de móvil de hace tres o cuatro años.


Todo en Riptide GP es pobre y descafeinado, pero a los mandos no es desagradable. Mi ausencia de títulos del estilo a las espaldas hacen que haya, en cierto modo, disfrutado de este Riptide GP, pero mi experiencia general en videojuegos me hace sentir que es un título insuficiente a poco que rasque un poco la superficie.


2 comentarios :