sábado, 4 de julio de 2020

ORI AND THE WILL OF THE WISPS - ALGO PASA CON ORI

Algo me ocurre con los Ori. Algo que no alcanzo a entender. Sobre el papel, unos juegos preciosos, dentro de uno de mis géneros predilectos -por no decir el que más-. En la práctica, unos juegos que olvido de inmediato. Hoy toca uno de esos análisis tremendamente personales.



Recuerdo instalar Ori and the Will of the Wisps de lanzamiento. Recuerdo hasta pre-instalarlo para ejecutarlo en cuanto estuviera disponible. Desgraciadamente, una tonelada de bugs acompañaron al juego a pesar de haber sido retrasado, de los cuales destacaba en PC un molestísimo sonido distorsionado que directamente destrozó cualquier emotividad que pudiera encontrar en la intro. Así, poniendo pie por primera vez y dando mi primer salto en la aventura, presioné el botón Start para abandonar partida y empezar a buscar por foros qué estaba pasando para descubrir que era un problema conocido que "no tardarían en arreglar".

Ese "no tardarían en arreglar" duro un mes entero. No os voy a engañar, las ganas de Ori se me rebajaron un poco al ver cómo un juego tan esperado había salido de esa manera, y me dio tiempo suficiente para recapacitar sobre lo injusto que somos con determinadas compañías que apedreamos en cuanto encontramos un bug en sus mamotréticos mundos abiertos. También me dio tiempo para otra cosa: plantearme rejugar un Ori and the Blind Forest que había olvidado por completo. Me extrañaba no tener recuerdo de un juego que valoré muy bien, pero finalmente opté por no rejugarlo con el fin de no llenar mi cabeza de Ori y fastidiar la experiencia de la novedad de empezar el segundo.


Finalmente pude jugar a Ori and the Will of the Wisps sin problemas, tras una gran actualización que como digo llegó un mes más tarde del lanzamiento para PC. Mientras lo jugaba todo iba perfecto, un juego precioso, con una suavidad sin igual y suficiente imaginación en su parte plataformera como para justificarse entre el top de los mejores metroidvanias hechos. Cuando salía de él, no sentía la necesidad de volver a hacer click en "iniciar", y de alguna manera me veía forzado a continuar con él recordando lo mucho que me gustaba. No era algo natural, era algo diferente.

Y la prueba final de todos estos sentimientos inexplicables de amnesia no deseada la he tenido ahora mismo, cuando echando un vistazo a la lista de mis últimos juegos completados me he percatado de que no había escrito el análisis de este juego, y que al estar escribiendo estas líneas estoy haciendo un esfuerzo muy grande por recordar cómo era cuando sólo han pasado un par de meses desde que lo acabé.


Tenemos un juego con una puntuación alta, porque así lo reflejé en la mencionada lista de juegos completados. La nota no miente, es un juego fantástico en todos los sentidos, pero no puedo evitar tener en mente todo lo anterior. De hecho, Will of the Wisps me gustó más que el anterior a pesar de que comparten puntuación, pero ha sufrido un pequeño recorte pagando unos platos sucios que ya dejó Ori and the Blind Forest.

No os engañéis, estamos ante una delicia visual que supera a cualquier otro juego y casi diría que es la cúspide del 2.5D. También estamos ante una delicia a los mandos con la inclusión de nuevos movimientos que hacen que tengamos una cantidad de recursos infame a la hora de desplazarnos por el mapa. Se apuesta por una acción más física, cosa que no acabé de celebrar, y se incluyen batallas con jefes tremendamente desafiantes. Nuevamente, Ori demuestra gran sentido de la épica, y las persecuciones que eran lo mejor del primero, aquí son recurrentes e igual de fantásticas. Han sabido por dónde llevarlo.


Este análisis es muy personal, como estáis viendo, pero a la misma vez cuadra alarmantemente dentro de un contexto donde se habla de un juego la primera semana de su lanzamiento y no se vuelve a mencionar en todo el año. En este nuevo Ori también ha sido así, y de alguna forma todos estamos de acuerdo en que no se le da el reconocimiento que merece a ambos títulos de la saga, pero tampoco acabamos de alzar definitivamente la voz contra ello.

Reacciones de la comunidad a Ori and the Will of the Wisps.

2 comentarios :

  1. A mi ya me paso eso con el primero, lo jugué una vez, y aún estoy pendiente de volver a tener ganas de jugarlo.
    Supongo que todo depende de si el juego hace click en nuestro cerebro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me llama la atención la cantidad de gente que ha venido a decirme lo mismo. Pensaba que el problema estaba en mí, que no conectaba del todo con la saga (y repito, juegazos ambos, de ahí su notable), pero está quedando claro que algo sucede con ella.

      Eliminar