domingo, 1 de diciembre de 2019

DIARIO DE UN GORDOCHEETOS #12

Rejugar y comprar, las leyes del fin de año.




Si habláis conmigo de videojuegos últimamente, hay grandes posibilidades de que os repita la cantinela de que todo va muy rápido y consumimos juegos como si fueran pipas. A este ritmo, hay que empezar a prescindir cosas para apurar el tiempo lo mejor posible, y los coleccionables y extras son los grandes sacrificados, sin duda. El caso es que estoy rejugando a Quantum Break, un juego que me sigue pareciendo fascinante a pesar de que muchas veces vengas con gansa de jugar y lo que te toque sea ver una peliculita. Dado que ya lo completé al 100 % en su día no pensaba en pararme a perder tiempo en coleccionables, pero es inevitable, porque Quantum Break representa a la perfección lo bueno de los coleccionables. Sí, muchos textos son más largos que un día sin pan, pero la forma en la que se te presentan es tan atractiva que no cuesta nada preocuparse por encontrarlos. La línea temporal (en la imagen) muestra no sólo los coleccionables por orden, si no que los agrupa de manera que se distribuyen por zonas, por "tiempo", para que puedas saber a la perfección si te has dejado algo o no. Ojalá más coleccionables como los de este Quantum Break que invitan a la exploración con cabeza sin la pérdida de horas que suelen conllevar estos extras.

Los coleccionables de Quantum Break, un ejemplo de cómo se pueden hacer bien

Y es que ya estamos a finales de año, y como siempre dedico las últimas semanas a rejugar a algunos títulos. Los elegidos suelen ser juegos que ya he jugado pero de los que ahora tengo algún DLC que no había tocado y cosas así. Batman: Arkham Origins es el primero que he terminado bajo este pretexto. Soy un enorme admirador de la saga Arkham, y lo considero la excelencia de toda la generación, pero recordaba este Origins como un juego sucio, que precisamente servía para explicar por qué los otros (los de Rocksteady) eran tan buenos. Pensaba que lo pillé en un mal momento, pero la rejugada me ha servido para confirmar mis temores. Un juego que, si bien es notable, no debió existir.

Sigo siendo el mejor jugador de la historia de la saga Arkham, que quede claro

Phil Spencer se ha convertido en mi rey mago favorito. El Game Pass se ha convertido en la Steam de hace años cuando encontrabas juegarrazos a pocos duros, y dudo mucho que vuelva a tener juegos comprados durante una larga temporada. No, en serio, pocas cosas en el mundo de los videojuegos me han hecho tan feliz como esta etapa del Game Pass. ¡Es como si todos los días fueran los reyes magos! Te levantas, abres la app de Xbox y... ¡te encuentras juegos nuevos! Encima muchas veces juegos que ni siquiera habían sido anunciados -o yo no me he enterado bien-. Eso, unido a los lanzamientos disponibles desde el primer día en Game Pass no tiene precio. No, Microsoft no me paga, o bueno, igual sí, en ilusión. Viva tito Phil.

Phil Spencer guarda todos sus juegos en la pechera

¡Rebajas de Steam! Hacía años que no compraba yo en Steam, y bueno, precisamente por eso tenía varios dineros ahorrados por mis trapicheos con los cromos. Tanto es así, que cuando vi el Steam Controller a 5'50€ no dudé en ir a por él. Claro, la broma traía unos gastos de envío de 15€ aproximadamente. Si ya desconozco de dónde vienen los niños, lo de saber de dónde viene el Steam Controller con semejantes gastos de envío ya ni os cuento.

El caso es que ya pillé el Steam Link de la misma manera. si todo va bien, el año que viene las Valve Index a 5€.


4 comentarios :

  1. Siendo honestos,el Batman Origins si tiene algo bueno:La pelea contra Killer Moth en el puente.

    Pero todo lo demás si es...no muy bueno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Probablemente sea lo mejor del juego. El DLC Cold Cold Heart tampoco estaba mal, siempre viéndolo como un DLC, claro.
      Gracias por tu comentario!

      Eliminar
    2. Ah mierda,le equivoqué al villano.Era el Firefly.

      Eliminar
    3. Bueno, sabía que hablabas de ése, había pocas dudas xD.

      Eliminar