sábado, 6 de julio de 2019

BATTLEFIELD I - EL MEJOR BATTLEFIELD HASTA LA FECHA

¿El juego para poner fin a todos los juegos?



¡Sí! Bueno, con muchos matices, pero la idea es que Battlefield I es, sin duda, el mejor Battlefield (click para ver los análisis de toda la saga) al que he jugado, y también probablemente el mejor juego de guerra online que ha pasado por mis mandos.

Si que es verdad que también es una gran oportunidad desaprovechada, y es que su marco, el de la Primera Guerra Mundial, merece mucho más de lo que muestra el juego de DICE de 2016. Esto suena muy mal, pero soy fan de la Primera Guerra Mundial ya que, aunque por números no tuvo la repercusión de la segunda, sí que fue la guerra que definiría todos los conflictos bélicos del siglo XX y lo que llevamos del XXI. La primera gran guerra donde se utilizaron armas químicas, tanques y conflictos marítimos y aéreos. Su importancia fue capital a la hora de definir la estrategia bélica contemporánea.


Y todo esto queda un poco de lado en Battlefield I. Su modo campaña se centra en cada una de estas materias -nula importancia del gas mostaza-, pero se hace como si fuera un juego bélico más. No se aprovecha la parte didáctica que pueden ofrecer estos juegos, y más allá de recrear con mayor o menos acierto las batallas históricas no hay un esfuerzo por potenciar esa faceta de aprendizaje. En los mapas multijugador se dan pequeñas introducciones pero que quedan fuera de contexto. Digamos que Battlefield I está interesado en que te lo pases bien y poco más, que no nos engañemos, es lo mínimo que le podemos pedir a un juego.

Partiendo de ahí, Battlefield I lo hace todo sumamente bien, y pone de manifiesto que Battlefield Hardline no fue un éxito pero sí que fue un juego necesario. Haber jugado a Battlefield I después de haber jugado a Battlefield 4 hubiera minimizado su impacto, pero viniendo de un juego tan diferente como era Hardline, Battlefield I se ve como una apuesta nueva que además incluye bastantes de las cosas vistas en Hardline referentes al sigilo, como el lanzamiento de casquillos para despistar enemigos e incluso el marcado de enemigos para explotar la vertiente sigilosa. Y es que si venís del análisis de Battlefield Hardline allí encontraréis que hablé de que era imposible establecer partes de sigilo y partes más relajadas en medio de un conflicto como la Primera o Segunda Guerra Mundial. Battlefield I se atreve con ello, y le sale bien.


El modo campaña debe ser analizado como un extra en esta saga, y así funciona, pero diría que es la mejor campaña de todas más que nada por su nueva apuesta: varias historias de guerra que no tienen relación y que se centran en distintos frentes y rangos. El modo campaña de Battlefield I es como una de esas películas que recogen varias historias de veinte minutos de duración, y que si alguna de ellas no te gusta siempre tienes el consuelo de que la siguiente está a la vuelta de la esquina. Si bien por sí mismas no son tampoco algo memorable, salvo algún buen momento, su estructura renovada le da mucho más dinamismo. Además, el juego te deja bien claro desde el principio que la guerra no tiene nada de divertido con una introducción magnífica que gustó tanto que el concepto se repitió en Battlefield V.


Terminamos la campaña -que por fin deja alterar el valor de distancia de visionado- y vamos al online para encontrar una fórmula conocida y a la vez fresca. No me lo pasaba tan bien en un Battlefield desde el 3, y desde luego éste le supera por todo: por variedad, por sensaciones, por equilibrio. Es uno de los juegos más accesibles que me he encontrado dentro de los online, quizá siempre potenciado por la enorme cantidad de jugadores que permite cada partida. Es muy fácil hacerse con las novedades e implicaciones, y hay gran sitio para la creatividad y adaptabilidad. Eso sí, el mal de todo juego online está presente: hay gente en los modos estrella, pero si buscas una partida concreta en un modo concreto o escenario concreto te va a costar lo tuyo encontrar semejantes.


Battlefield I es la cúspide de una fórmula, la cual hemos visto mil y una veces. No he jugado todavía a Battlefield V, tan sólo tengo en mi haber su introducción, pero dudo mucho que por bien que lo haga me guste tanto como este Battlefield I, dentro de lo que es el género, claro está.


No hay comentarios :

Publicar un comentario