lunes, 10 de septiembre de 2018

Conan Exiles

Conan Exiles es un título del que llevamos mucho tiempo oyendo hablar. No en vano empezó a dar guerra en early access el año pasado y no ha sido hasta mayo que hemos visto su versión final, o mejor dicho, esa 1.0 oficial, ya que el juego sigue actualizándose al mismo ritmo que tecleo escribiendo esto.



Nunca he sido fan de los juegos de supervivencia, y sin embargo me lo he pasado bien con ellos. Gran culpa de todo esto es tener amigos con los que te lo pasas bien, por lo que uno siempre acaba teniendo una idea un poco confusa sobre si es el juego el que es bueno o simplemente tú y tus amigos estáis inspirados. Así, he jugado a grandes juegos como Rust y 7 Days to Die, juegos que he jugado tanto en multijugador como en completa soledad.

Es importante poner en contexto al lector cuando se habla de un juego de supervivencia. Es importante conocer qué ha jugado porque casi todos los juegos del género son muy parecidos y comparten una gran cantidad de mecánicas. Abrumadores todos de inicio, Conan no se entiende sin Rust y eso es así, aunque ofrece una variedad mucho mayor en todo lo que propone. Mi experiencia con Conan Exiles fue bastante básica y en cierto modo no me veo muy capacitado para poder hacerle un análisis como debería, pero tomaos esto como un texto donde se reflejan mis impresiones tras haber jugado al juego durante decenas de horas. Muchas para cualquiera, y a la vez muy pocas para alguien que juegue a Conan Exiles.


Lo primero que llama la atención del juego son sus tres grandes posibilidades: la posibilidad de jugar en servidores pacifistas donde tan sólo la naturaleza puede atacarte, la de jugar en servidores híbridos donde se abren franjas de tiempo en donde eres atacable y por último el juego tal y como fue concebido, el PvP donde cualquier jugador puede atacar tu base y saqueártela como dúramente aprendí en el Rust. Esta diferenciación ayuda bastante a separar aquellos que buscan experiencias diametralmente en los survivals. Aquéllos que buscan hacerse una casa preciosa con sus tapices y sus trofeos de caza frente a los que quieren hacerse fortalezas inexpugnables. Aquéllos que quieren vivir en paz frente a los que necesitan de esa adrenalina de asaltar al vecino.

Así que sí, digamos que desde mi punto de vista Conan Exiles es un Rust llevado más allá. No, no me lo he pasado mejor que con el Rust en absoluto, pero objetivamente es mucho mejor juego. Habría que ver cómo está Rust a día de hoy, porque el Rust del que yo os hablo es el de la primavera de 2017 y Rust es bien conocido por cambiar su estructura de juego sin miramientos cada vez que pestañeas.

La canónica rueda del dolor

Y es que la interfaz, la jugabilidad y todo lo que tiene que ver con facilitar las cosas ante un juego tan denso y tan duro es sin duda el principal valor de Conan Exiles. Hay múltiples bugs, sobre todo a la hora de crear estructuras, pero la sensación es que los controles son muy intuitivos y no nadas perdido en un mar de confusión. Repito, tiene mucho que ver de dónde vengas en esto de los juegos de supervivencia, pero si tienes unos cimientos de algún otro juego notarás que Conan Exiles tiene este apartado muy cuidado. Está, en definitiva, muy bien hecho.

Eso sí, por mucho que todo esté bien organizado, que se ofrezca con lógica al jugador y que en definitiva sea más amigable de lo que quizá esperes, prepárate para sentirte abrumado por la insultante cantidad de cosas que se pueden hacer a la hora de construir y a la hora de crear armas y equipo. Si a todo esto le sumas que el juego cuenta con una especie de modo historia donde todo esto tiene un propósito final, y que las tres grandes modalidades de servidores ofrecen experiencias distintas, diría que hasta que no le has echado un millar de horas no has completado Conan Exiles. Por eso, prepárate para ver fortalezas acojonantes con un diseño espectacular llenas de esclavos que harán todo el trabajo por ti. La interfaz de creación como digo tiene sus errores pero se ajusta muy bien a todo tipo de superficies. Conan Exiles te desafía y te invita a que hagas construcciones monstruosas

La variedad de Conan Exiles permite construcciones de ensueño

La actividad de Conan Exiles queda muy clara cuando el comer y el hidratarte está en un segundo plano, ya que es una necesidad que cubrirás con mucha facilidad. Tampoco tiene problemas a la hora de moverte por el escenario, y es que tu personaje es capaz de agarrarse a todo tipo de superficies y escalarlas a cambio de tu barra de resistencia. Puedes tirarte desde lo más alto de una montaña e ir descendiéndola enganchándote como una alimaña en cuestión de segundos. Conan Exiles pasa por encima esas cuestiones básicas y se centra en la batalla y en los saqueos, y regenerar tu vida será tu obsesión cuando empiezas a jugar. En cuanto a estos saqueos que menciono, se ofrecen posibilidades tan variopintas como poder invocar a los dioses para que asolen poblados enteros en cuestión de unos pocos segundos.

A Mitra le gusta pasear entre fortalezas

También puedes notar que Conan Exiles tiene, digamos, un peldaño más en calidad de videojuego con respecto a otros juegos de supervivencia en un sistema de batalla elaborado que se aleja del típico machacabotones. No es tan profundo como un juego dedicado a ello, no es un Dark Souls, pero tiene la suficiente variedad y estrategia para no ofrecer combates a pecho descubierto. Además, el mundo es muy salvaje, tal y como todo lo que hay en algo que se llame Conan debe ser, por lo que prepárate para enfrentarte con enemigos muy grandes y peligrosos servidos por el propio juego. Eso sí, mentalízate de que a veces el sistema de respawn falla, y tu cadáver que ha dejado todas sus pertenencias es capaz de desaparecer mandando a la nada todo aquello que tanto te costó forjar.


No he disfrutado tanto Conan Exiles como otros juegos de supervivencia, pero no tengo grandes peros a la hora de valorarlo. Pura subjetividad unida a mi diversión. Creo que el principal problema que le vi a Conan es que el mapeado y todo lo que hay en él no cambia de lugar. Si te encuentras tres piedras de azufre en un sitio, estarán ahí siempre. Si te encuentras un cocodrilo a la orilla de un río, estará ahí siempre. Todos los recursos y enemigos están prefijados en lugares prefijados, y no se generan en el mapa, por lo que las fortalezas se sitúan en las mismas zonas por parte de los usuarios y, sobre todo, juegues en pacifista o no, los paseos para obtener recursos hasta que consigues esclavos son harto aburridos porque son siempre los mismos. Personalmente, me parece inadmisible que un juego que es capaz de ofrecer algo tan basto tenga esa base tan rígida que estropea en gran parte la emoción por la aventura.

Conan Exiles acaba siendo una mezcla de Rust -en mucha cantidad- con un MMORPG de farmeo y mejora de equipo para obtener armas y armaduras legendarias que ofrece mazmorras y batallas con jefes de gran nivel. Un juego que no te va a ofrecer tanta narrativa emergente a pesar de la cantidad de objetos y estructuras de creación que permite, pero que no deja de ser una gran opción para cualquiera que busque un juego de supervivencia. Eso sí, diría que no es la mejor opción para adentrarse en el género por lo abrumador del asunto.


Copia de prensa proporcionada por Funcom. En ningún momento las opiniones vertidas en este texto se han visto influenciadas por este hecho.

2 comentarios :

  1. Que ilusión me hace que hagas un análisis del Conan exiles!, yo me que quedé con muchísimas ganas de haber probado el Age of Conan, pero por aquel entonces no tenía ordenador para jugarlo como se merecía, en mi opinión fue un juego al que no se le hizo justicia, sin embargo a los que nos chifla el mundo de Conan que se sacasen este juego fue canela fina, tiene un lore muy dirigido a los fans, eso hace que haya gente que se pierda con la historia, la música del juego esta basada en la BSO original de Conan de Basil Poledouris, tiene cosas muy épicas, la más importante es que puedes ser un bárbaro, aplastar a tus enemigos, verles destrozados y escuchar el lamento de sus mujeres XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, precisamente les ponía eso a mis amigos cuando íbamos a empezar a jugarlo. Historia viva del cine xDDD.
      La banda sonora es tremenda, todos los comentábamos jugándolo.
      Este análisis podrías haberlo hecho tú, que le llevas metidas las horas que merece para ser analizado. Gracias por leerme *_*

      Eliminar