miércoles, 4 de julio de 2018

Vanquish

Acción a raudales para un juego que ha pasado más bien desapercibido. Hoy analizamos Vanquish, propuesto por Pere Sbert en ¿A Qué Juego Quieres que Juegue? #14.



Aquí tenéis el videoanálisis de Vanquish.


Mi historial con PlatinumGames es escaso pero positivo. Creo que sin pensarlo demasiado Bayonetta es a día de hoy mi hack and slash favorito, y no por lo bien que lo hace a los mandos sino por presentar un juego increiblemente variado con una cantidad de situaciones tan diversas que hace imposible que te aburras.

Adivinad qué le falta a Vanquish.

Con nombres de la talla de Shinji Mikami, Vanquish se presentaba como un shooter ambicioso. Quizá el hype mató a un juego que, ya aviso, está lejos de ser un mal juego, pero entre su duración y su linealidad no puedo negar que quedé decepcionado en muchos aspectos. Porque aquí está lo curioso: no me importa la duración si merece la pena, pero las poco más de cuatro horas que me duró Vanquish se me hicieron largas. Cuando iba viendo el dato del tiempo quedé impresionado porque tenía la sensación de llevar muchas más y ese dato es mucho más inesquivable que cualquier bala del juego. Falla en ofrecer un juego diferente. Como digo en el videoanálisis, si me hacéis inclinarme por un lado u otro me inclino claramente al lado de "Vanquish es un shooter más".


En el juego vas a encontrar todo lo que esperas, pero absolutamente nada más. Podría haber hecho este análisis sin haber jugado a Vanquish que el resultado hubiera sido practicamente el mismo. Sucesiones de tiroteos que acaban en un boss. Bosses que están muy lejos del ingenio que esperas en PlatinumGames, divertidos de matar incluso a pesar de que tienen estrategias prácticamente nulas pero que te aparecerán en más de una ocasión a lo largo del juego -sí, en un juego de cuatro horas-.


Pronto te das cuenta de que estás ante un arcade puro y duro. Esto no es en absoluto algo malo. Estás ante un arcade que no desentonaría en un salón de recreativas, con QTEs, historia estúpida e innecesaria, puntuaciones, speedrun... Vanquish no es ese juego que quieres jugar con auriculares en la oscuridad de tu casa.


Una vez dejado claro donde tropieza el juego, vamos a ensalzar su principal virtud: su apuesta por una estrategia que se encuentra oculta entre capas de disparos y metal. Tu barra de vida es compartida con tus poderes. Es una barra que se regenera bien rápido, pero que si abusas de ella quedarás expuesto sin armadura a merced de un par de tiros. Saber cuándo y cuánto usar tus acciones especiales va a ser primordial para salir con vida. Sí, puedes tomarte Vanquish como un shooter de coberturas, pero donde verdaderamente se disfruta es saliendo a jugársela.


Este cambio de chip corre a cuenta del jugador, y aunque el propio juego te motiva a ello con unas coberturas un poco deficientes digamos que depende demasiado de que el jugador se dé cuenta de ello. Esto me llevó a pensar en muchos otros títulos que apuestan por sistemas parecidos. En el vídeoanálisis se menciona Bulletstorm, y no existe mejor ejemplo de ello.

Vanquish es buen juego, pero anecdótico de más. Su problema no está en que su duración sea corta, sino en que lo mismo que haces al principio es lo que haces durante todo el juego. Con mucha más inventiva como tuvo Bayonetta, o como mínimo algún maldito cambio de escenario, porque es horrendo a la vista, Vanquish hubiera sido mucho mejor juego, o por lo menos no se hubiera quedado en ese juego de 6 de instalar, jugar y desinstalar.


2 comentarios :

  1. A mi me pareció un juegazo. Totalmente de acuerdo en lo de la linealidad y la historia estúpida. En cuanto a la duración, si bien es cierto que se trata de un juego corto (4-5 horas), también lo es el hecho de que sea altamente rejugable. Por otra parte, en cuanto a jugabilidad y frenetismo creo que estamos ante un shooter top de la anterior generación. Muy infravalorado en mi opinión, un poco lo mismo que le ocurrió a Binary Domain.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, Binary Domain! Lo empecé y lo tuve que dejar porque tenía no se qué de controles por voz y en ese momento no podía, pero ahora sí. Le tengo muchas ganas!

      Gracias por tu comentario. A mí el juego no me llegó tanto pero igualmente me gustó.

      Eliminar