miércoles, 9 de mayo de 2018

Mythic Wonders: The Philosopher's Stone

Os aviso ya de que vengo enfadado.



¡Los juegos de objetos ocultos! ¡El paradigma de lo casual! Ay, qué bien se lo pasan los jugadores hardcore insultando a aquellos que juegan a este tipo de juegos. Juegos de pasar el rato, no tanto de water como muchos otros que han pasado por este BloJ pero sí juegos pequeños con nulo reto para el jugador. Aparcacerebros sencillos que pululan por la mente de los jugadores hardcore de esta manera sin que siquiera se les haya dado una oportunidad.

La lanza a su favor ya la rompí hace tiempo. Los juegos de objetos ocultos que he jugado en móvil sí que van más en esa línea, pero en PC la cosa cambia, siempre y cuando sepas dónde buscar.


Mi primer encuentro con este género en la master race fue Nightmares from the Deep: The Cursed Heart. Fue el juego que alteró mi percepción, y es que delante de mí tenía un jugo de objetos ocultos capaz de incluir un montón de puzles diversos y una estructura muy similar a la de cualquier aventura gráfica, con su inventario y su "usa esto con aquello". Después llegué a Dark Arcana: The Carnival. Lanzado poco después que el anterior, repetía estructura y lo hacía en un juego mucho más corto e insignificante, pero igualmente válido.

Artifex Mundi está detrás de todo esto. Es una auténtica experta del género y sus juegos están bien considerados. El mercado está saturadísimo, hasta el punto de que hacer click en su página de editora de Steam te planta en la cara 77 juegos. No sólo desarrolla sus propios juegos sino que también publica los de otros, siempre con el género de objetos ocultos por bandera.


Aquí viene el giro de la historia.

En lugar de bucear en la inmensidad de títulos de Artifex Mundi, en lugar de seguir una evolución que no notaría ya que sus juegos se diferencian en meses entre lanzamiento y lanzamiento, decidí tomar una medida más drástica y saltar desde Dark Arcana, publicado en 2012, hasta este Mythic Wonders, publicado en 2016 y que viene a ser el juego más reciente con el sello de Artifex Mundi que tengo en la biblioteca. Son cuatro años, pero son como 70 juegos de por medio.


Aquí viene la hostia.

Evolución nula. No encuentro, más allá de una percepción visual más... cómo decirlo... más HD, ninguna evolución entre dichos juegos. Misma exacta estructura, casi mismos puzles -no quiero imaginar si hubiera jugado a los 70 juegos de entre medias- y mismas sensaciones. Es más, he notado hasta involución, pero creo que eso se debe más a la apuesta de Organic 2 Digital Studios, desarrolladora de este juego, que a la propia evolución de Artifex Mundi. Y es que en este juego las pantallas de objetos ocultos muchas veces muestran figuras en lugar de nombres, facilitando bastante la cosa. Algunos puzles no son nada intuitivos, y tuve momentos de hastío.

Estas escenas de objetos ocultos, muy mejorables

Al César lo que es del César. Este Mythic Wonders es bastante más trascendente que aquel Dark Arcana, ofreciendo muchas dimensiones que posibilitan un apartado visual variado, una duración más justa que, tal y como pasaba con anteriores Collector's Edition se complementa con una historia adicional que siempre es muy disfrutable. Por cierto, el juego no está en español, cosa que sí tenían los anteriores.

El capítulo extra siempre entra fácil

Vamos a dejar claras las cosas: si este fuera mi primer análisis de un juego de objetos ocultos se hubiera llevado toda la gloria. Aún así, objetivamente pienso que Nightmares from the Deep es mejor juego, aunque sólo sea por temática. En cambio, al tratarse de un salto tan grande y del que esperaba encontrar evolución, el tono del análisis es negativo. Está claro que Artifex Mundi tiene la fórmula y no tiene problema en atacar con ella. Sin broma, van a juego por mes.


Aunque todo esto sea una bebida sorprendente en principio pero tremendamente diluida, la realidad es que no puedo no aconsejar Mythic Wonders o, sin haberlos jugado, cualquiera de los otros casi 80 títulos del catálogo.


No hay comentarios :

Publicar un comentario